viernes, noviembre 10, 2006

Elecciones americanas y errores de interpretación

Bien, parece que mis predicciones han acabado pecando de conservadoras, y los demócratas han ganado las legislativas en plan apisonadora. Control de ambas cámaras, Senado y Cámara de Representantes, las bases haciendo la ola, y un berrinche y crujir de dientes desde la derecha de los que hacen época.

Parece que es hora, poniendo cara de contertulio radiofónico, de interpretar los resultados. Ya se sabe, analizar qué mensaje el electorado americano ha enviado al mundo. Y a eso se ha lanzado todo el mundo, sin darse cuenta que hacer esto es una soberana tontería.

Las elecciones tienen resultados y consecuencias, pero no significados. No son un código secreto; son simplemente un agregado de millones de opiniones individuales dando su opinión de forma no demasiado detallada. Cada votante ha dicho una sóla cosa, si prefiere a los demócratas o a los republicanos. El hecho que el total haya ido hacia un lado y no el otro no implica que el subconsciente colectivo de América esté bramando un determinado mensaje al mundo; en todo caso dice que una mayoría de electores han decido dar el timón a los demócratas. Hay miles de culturas, grupos y estratos sociales distintos en una sociedad tan diversa como la americana, así que las causas del cambio de mayoría son necesariamente mucho más complejas que un mensaje único.

El hecho que la inmensa mayoría de intelectuales estén dando visiones desde su bola de cristal (con algunas excepciones), sin embargo, no evita que me tenga que referir con especial atención a las verdaderas chorradas que se han dicho desde la derecha. No que la izquierda no sea igual de cazurra leyendo resultados (lo de Kerry fue de espanto), pero como con decir "voluntad de cambio" uno no se aleja demasiado de decir lo evidente, pues esta vez no han estado tan mal. Veamos una lista de perlitas, leídas aquí y allá.
  • Las elecciones las pierden los republicanos, no las ganan los demócratas. O sea, los demócratas apestan.
Noticia impactante: en democracia, eso es lo que siempre sucede. Si un gobierno está haciendo un trabajo extraordinario, la oposición ya puede presentar a Pericles o Julio César, que al electorado le importará un pimiento. Si los republicanos han perdido, es porque estaban haciendo un trabajo patético, mientras los demócratas aplicaban esa cita napoleónica de que uno nunca debe interrumpir al enemigo mientras este comete un error. El mensaje de la oposición es básicamente irrelevante en unas elecciones; sólo deben evitar parecer locos peligrosos o desvariar demasiado. El resto del trabajo (pegársela con ganas) lo debe hacer el gobierno.

Y oye, los republicanos han hecho un trabajo excelente en ese aspecto.
  • Los demócratas son una banda sin ideología unificada. De aquí nada, los republicanos vuelven.
Uno de los graves problemas de los republicanos ha sido, precisamente, la espantosa esquizofrenia ideológica del partido. Hasta hace poco, lo único que mantenía al partido unido era su obsesión por bajar impuestos; el resto era un sálvese quien pueda. Tienen desde libertarios puros a potenciales teócratas evangélicos, realistas puros en política exterior y neoconservadores quijotescos, paladines del equilibrio fiscal y derrochadores natos, defensores del libre comercio y proteccionistas, pro inmigración y anti, pro gasto público (todos los de Nueva Inglaterra) y gente que odia el gobierno federal. Ahora que han perdido, están todos echándose las culpas los unos a los otros, diciendo que se ha traicionado la esencia del partido y que se debería volver a las raices (las mías) para ganar algo.

No es que los demócratas sean demasiado mejores (lo único que les une es que les gusta el gasto público), pero lo cierto es que no hay una ideología clara entre los conservadores. Y de hecho, este es el estado "natural" de la política americana.

El partido republicano de los últimos 12 años es un aunténtico bicho raro; un partido que vota en bloque en un sistema político en que el orden dentro de estas formaciones había sido siempre escaso. Los mecanismos que llevaron a tener a tantos políticos con ideas tan distintas todos a una son fascinantes, pero son una anomalía en este país. Me temo que el desorden relativo es el estado natural, no el monolito neocon con el que algunos fantasean.
  • De hecho, los conservadores hemos ganado. Mira cuantos demócratas moderados.
Esto es como si después de que el Barça le metiera tres al Madrid el año pasado, alguien dijera que es como si el Madrid hubiera ganado, ya que a Ronaldinho casi le fichamos. El hecho que los demócratas hayan despertado de su letargo, descubierto que un centrista es mejor candidato que Iosif Vissarionovich Dzhugashvili no tiene nada de reconocer que los otros son mejores. Es cuestión de dejar de hacer estupideces políticas.
Sí, a lo mejor tiene más tiempo de estar con la familia y tal. Con la popularidad alrededor de un 35%, no había político en Washington que se le acercara; ni siquiera los de su partido. ¿ Ahora que mandan los otros, mágicamente el tipo será amado y pasará leyes ? Bonita fantasía. Bush está básicamente acabado políticamente. Tenemos dos años de precampaña para las presidenciales.
  • Bah, todos los presidentes pierden sus segundas legislativas.
Normalmente el partido del presidente no pierde el control de ambas cámaras. Y oye, fue un buen baño; los demócratas ganaron por diez millones de votos. Negar los errores de los republicanos apelando a que están en la media histórica es como aplaudir al Atleti por no ganar nunca nada.

Mañana, si tengo tiempo, más sobre elecciones; hay mucho que contar. Hay que repasar causas, hay que mirar consecuencias, hay que ver cómo esto afectara al resto del mundo, y hay que discutir si este cambio de mayoría es un giro real a la izquierda, poniendo fin al legado de Reagan, o es un accidente histórico. Hay motivos para defender ambas posturas; hablaremos.

10 comentarios:

bordesinremedio dijo...

Para ese proximo post, yo soy de los de la deriva conservadora xD

Alex Guerrero dijo...

Como dice Brad DeLong, no sé por qué los medios (y yo mismo) hablan como si la diferencia de votos hubiera sido los 7.000, minimizando el desastre republicano, cuando han sido diez millones, o un 13.4% de margen de victoria para los Dem's.

Muy buen post. Pero deja de leer ya bazofia pseudoliberal y pillate el Economist, macho. Que nunca me lo citas.

Carlos dijo...

Mea Culpa! Confieso haber sido uno de los que se han apresurado a hacer interpretaciones chorras desde su blog. En mi caso, desde la izquierda. Pese a que los electores estadounidenses no sean conscientes de ello, desde el resto del mundo contenemos el aliento cada vez que van a votar y, luego, algunos nos precipitamos a interpretar los resultados de acuerdo a nuestros propios deseos.

Lasombra dijo...

Muy buen análisis, aunque me gustaría hacer un par de apuntes.

No estoy muy de acuerdo con eso de los nuevos demócratas moderados. Al menos, habría que discutir con respecto a qué los consideramos moderados. De los perfiles que he tenido tiempo de leer, me ha quedado la impresión de que la mayoría de los nuevos representantes y senadores están, por un lado o por otro, bastante a la izquierda de los republicanos.

Ahora bien, también hay que reconocer que si la derecha esta contenta porque los electores han cambiado a un imbécil ultraderechista como Santorum por un demócrata que está en contra del aborto, pues mira, sarna con gusto no pica, que se dice en mi pueblo.

Por otra parte, y como detalle, esta es la primera vez desde las segundas midterms de Woodrow Wilson (1918) en que las dos camarás cambian de manos en el sexto año de un presidente, luego el tipo ese de Libertad Digital no tiene ni p**a idea de lo que habla.

Y como curiosidad y hasta donde he podido comprobar, estas son las primeras legislativas desde Truman en las que un partido no ha perdido ni un sólo escaño (en este caso, los demócratas). Pueden poner todos los paños calientes que quieran, pero algo ha debido de pasar para que ni un solo demócrata (ya sea congresista, senador o gobernador) haya perdido la reelección.

Egocrata dijo...

Muy buenas aportaciones. Los datos que aporta Lasombra son tremendamente concluyentes, igual que los de Delong que habla Alex (que por cierto, ya enlazo.. :-) ).

Estoy mirando con cierto detalle a ver si esto es un cambio de marea o no. A ver si encuentro datos decentes.

Julian dijo...

Buen articulo, tovarich.

Lo unico...anda con cuidado a la hora de redactar posts. Las metaforas y alegorías futboleras son tentadoras, pero dañan la mente.

Te lo digo yo, que desgraciadamente soy victima constante de ellas. Años atras yo escribi muy bien y las ideas me brotaban como agua en una fuente... y ahora gracias a haber abusado de los paralelos al balonpie, lo unico que puedo escribir son tonterias, y aun asi no me he librado del dañino control de esas metaforas.

Estoy como un delantero que los unicos goles que puede hacer son cuando el guardameta esta ya vencido, y la pelota picando sola a dos metros del arco vacio. Asi estoy.

--J.

Anónimo dijo...

De "Joe, amigo de Bu enemigo de la humanidad, Lieberman", y de Lamont no decimos nada, ¿eh?.

Egocrata dijo...

Si tengo que entrar en detalle en las 33 elecciones al Senado, voy listo... Ya cuando hablé de Lamont y Liberman, si mal no recuerdo, dije que era probable que Lieberman ganara en noviembre. No me sorprendió demasiado.

Lo que me parece divertido es que algunos conservadores lo usen como justificación, diciendo que la guerra de hecho no es tan impopular. Entonces los republicanos sí tienen un problema; el país está girando a la izquierda.

Anónimo dijo...

"Ya cuando hablé de Lamont y Liberman, si mal no recuerdo, dije que era probable que Lieberman ganara en noviembre. No me sorprendió demasiado. "

Bueno. pues en una busqueda de las palabras "Lieberman" o "Lamont" desde mayo, en tu blog tienes:

viernes, agosto 11, 2006
Una víctima más de la guerra

martes, agosto 22, 2006
Realidades alternativas

martes, octubre 24, 2006
Americanos e impuestos

En los dos ultimos hablas de los personajes y sus elecciones primarias de refilon como refencia a otro asunto, y en el primero, que es en el que tratas el tema. O una de dos, o tu te dedicas a la criptologia, o de decir, siquiera insinuar que Lieberman podria ganar las elecciones, poquito... mas bien todo lo contrario.
Que si no fuera uno tan moderado, y fuera mas radical derechista maligno, igual hasta diria que de eso que tu dices acordarte de haber dicho NI UNA PUÑETERA PALABRA vamos...

Y que EEUU puede estar girando a la izquierda, pues puede ser. Pero Liberman victima de la guerra, como que no ¿verdad?.

Egocrata dijo...

Cometes la falacia de igualar a dos electorados distintos. En las primarias votaban solo democratas, muy en contra de la guerra. Lieberman cae victima de unas bases del partido cabreadas con un senador que dijo si a todo en este aspecto.

En las legislativas, vota todo el mundo. Que sobreviva ahora no significa que no perdiera debido a la guerra antes.

De todos modos, mira el resultado del candidato republicano en Connecticut. No es que los conservadores hayan ganado el estado.