lunes, noviembre 13, 2006

Paranoia de viejo cuño

No sé por qué, pero tengo la sensación que algunos hablan de la masonería con un tono parecido al que se usaba para hablar de los judios hace unos añitos por centroeuropa. Es sencillamente surrealista acusar a un presidente del gobierno de ser un malvado conspirador de una sociedad secreta con oscuros objetivos totalmente desconocidos. Suena a caza de brujas más que otra cosa.

En serio, ¿qué tiene cierta derecha española con los masones? ¿Alguien me puede explicar de dónde viene esta absurda paranoia?

2 comentarios:

ShAkEr dijo...

la derecha tiene miedo de la masonería desde los tiempos en los que dejaba que Franco pensara por ella.
Franco odiaba la masonería porque su hermano y su padre (con los que no siempre tuvo buenas relaciones) lo eran.
Sobre el odio a los judíos yo creo que en españa este tenía significado distinto de el de Centro-Europa, ara más bien algo religioso-casposo-cristiano que racista.

Anónimo dijo...

Draco.

Pues para que veas el origen del odio a la masonería tiene un origen estrictamente antiliberal. Desde sus inicios fue un modo de mostrar el rechazo de la España tradicional frente a las ideas de la ilustración y los afrancesados.

La masonería, al fin y al cabo no eran más que charlas de café de peligrosos librepensadores acaudalados, aderezadas con unas cuantas chorradas para darles más emoción. Gente que dice lo que quiere mientras comparte cañas y encima con algo de secreto, anatema para el pensamiento antiliberal, vamos.

La pérdida de la España imperial (las naves que habían de partir con los ejércitos para reprimir la revolución bolivariana fueron saboteadas por los masones, según la tradición) y las múltiples "calamidades" del sistema de pensamiento anti absolutista y liberal (ambas repúblicas, el 98, incluso las formaciones políticas exiliadas) siempre han tenido para los de siempre una conspiración masónica tras de sí.