lunes, noviembre 27, 2006

La orgullosa incompetencia de la FSM

No hace demasiado hablaba de los motivos que habían llevado al PSOE a escoger a su candidato a la alcaldía de Madrid por el expeditivo método del dedazo monclovita. La mayor parte de las razones que daba para este método se pueden resumir en la simple descripción de la Federación Socialista Madrileña como una auténtica casa de putas.

Pues bien, este fin de semana uno de los personajes más importantes de la FSM, José Acosta, ha decidido dar su opinión... y ha dado una de las mayores exibiciones de cinismo nunca recogidas en un periódico. Para los que no conozcan el PSOE en Madrid, Acosta es un guerrista de viejo cuño, en un mundo en que el guerrismo en el partido ha pasado a mejor vida en todas partes menos en Madrid. El señor Acosta es uno de los "dirigentes" más destacados de la FSM en los últimos 20 años, y uno de los secretos del "éxito" del partido en la región.

Cuando hablo de organizaciones disfuncionales y corrupción, el señor Acosta es un ejemplo de primer nivel. Para empezar, es uno de esos personajes de partido que no importa qué cargo tengan, todo el mundo sabe lo mucho que mandan. Tipos expertos en controlar el censo de militantes, regar de votantes de su corriente agrupaciones, y mantener a su bloque contento a base de usos liberales de patronazgo más o menos escandaloso. Capaces de protestar que haya agrupaciones disueltas después que las hayan pillado con mierda hasta el cuello en casos de corrupción urbanística, y quedarse tan ancho. Cuando se habla de los problemas de la FSM, y por qué desde Ferraz se prefiere ignorarlos, José Acosta es uno de los motivos.

Lo que me lleva a comentar algo que debería ser evidente, pero que los periodistas tienden a pasar por alto cuando hablan de partidos: los políticos mienten sobretodo cuando hablan de sus compañeros de filas.

Acosta, cuando critica a Zapatero, no está diciendo que es un dictador; está tratando de legitimar con retórica fina su lucha para que no le destruyan su feudo. El PSOE se ha tomado parece que muy en serio la limpieza de la FSM esta vez, tras la monumental pifia del caso Tamayo y la nula reacción de los socialistas madrileños ante la catástrofe; a la vista están las limpiezas salvajes contra todo alcalde que huela a escándalo urbanístico estos días. Los caciques de la FSM se harán un hartón de hablar de democracia interna estos días, pero están defendiendo otra cosa.

Por cierto, es evidente que eso vale para todos, Zapatero incluido. Todo eso de un partido abierto y plural, etcétera, era referiéndose a la limpieza que quería hacer de la vieja guardia. Los partidos políticos, al fin y al cabo, siguen desde tiempo inmemorial esas dos citas de Benjamin Disraeli: "Party is organized opinion" (en teoría) y "Damn your principles! Stick to your party" (en la práctica).

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Corrige el texto: No se llama Antonio, sino José, José Acosta, alias "el Obispo", alias Kardhu (marca de güsqui)

Egocrata dijo...

Ups. Lo he bautizado :)

BoraBora dijo...

http://www.provincianas.blogspot.com/, y bueno que `podemos hace al respecto?