jueves, agosto 16, 2007

Reflexiones tecnológicas variadas

Desde que cambié recientemente de trabajo, he tenido que añadir una nueva entrada a mi lista de enemigos mortales. Mi nueva némesis, nacida de largas horas de fustración en la nueva oficina, son las impresoras todo-en-uno, esos abortos presuntamente prácticos nacidos para esclavizarnos a todos y atarnos a las tinieblas.

Sencillamente, no entiendo esos bichos, o de hecho las impresoras en general. Los ordenadores hoy en día son auténticas bestias de cálculo, máquinas capaces de manejar enormes cantidades de información, gráficos absurdamente detallados y proezas de comunicación con otras piezas de hardware impensables hasta hace unos años. Bueno, trabajan con todo... menos con las malditas impresoras.

En serio: ¿Por qué cojones una impresora necesita unos drivers que ocupan 250 MB, te llenan el disco duro de absurdos visores de ficheros que no sirven de nada, y siguen sin imprimir, enviar por fax o hacer lo que se les pide de forma consistente?. Décadas de progreso tecnológico, y las malditas impresoras siguen sin ser capaces de distinguir un sobre de una etiqueta, escanear a un ordenador en la red sin tener que sacrificar un pollo a los dioses, y seguir machacando, torturando y encallando papel como si estuvieran trabajando con guantes de boxeo puestos.

¿Por qué uno no puede tener un trasto de precio razonable que no se comporte como un auténtico chapuzas imprimiendo? ¿Por que las impresoras más caras se comportan como divas malcriadas, dejando de funcionar y olvidando su configuración cuando se aburren? ¿Por qué todas ellas se las arreglan para colgarse, quedarse bloqueadas o negarse a imprimir siempre de maneras áltamente creativa? "No imprimo si no reinicias ese portatil tan antipático", dice siempre la maldita.

Las odio. Grrrr.

Y eso sin ponerme a llorar sobre el precio de los cartuchos de tinta, lo inútiles que son en atención al cliente, y jodido milagro que uno necesita para que algunos fabricantes hagan un controlador decente en Linux y/o Vista. Malditos todos.

A todo esto, una pequeña nota encantadora. Me han regalado un bonito televisor LCD de alta definición de 42 pulgadas, todo digital él, y con una calidad de imagen absolutamente increíble. Incluso media que no son de alta definición "real" (DVDs, Wii, Gamecube, Dreamcast vía VGA) se ven de fábula. Y en los canales de alta definición... oh cielos. Oh cielos. Oh cielos. Y eso que es "sólo" 720p/1080i, vamos. Encima, el circuito de imagen es brutal; incluso imagen en 480i (sí, el NTSC es patético comparado con la señal PAL) es para llorar de alegría.

Cuando tengo ganas de tirar la impresora por la ventana, pienso en mi televisor. Oh, deliciosa tecnología. Cuando funciona...

7 comentarios:

Carlos dijo...

42 pulgadas... LCD... GameCube... ¿No tendrás el Star Wars: Rogue Leader, por una casualidad?
Con respecto a esas impresoras, la verdad es que en mi trabajo tenemos una y no hemos tenido demasiados problemas con ella. Eso sí, te doy toda la razón en que los controladores están llenos de programas inútiles que esperan ansiosos a que conectes un PenDrive para lanzarte sus estúpidos mensajes.

Lole dijo...

La alternativa obvia es no imprimir.
En mi trabajo con el paso de los años, cada vez imprimo menos. Lo que necesito, lo veo directamente por el monitor, y en lugar de pasar la información al prójimo por papel, se la envío por correo. Antes gastaba toneladas de papel, ahora casi ná.

Además, nos estamos quedando sin bosques.
¡Guerra al papel, leñe!

Egocrata dijo...

Es lo que me pasa por tener un jefe del s.XX y organizar una boda utilizando (aún) métodos de arbolico muerto. Sigh.

Egocrata dijo...

Y no, no tengo el Rogue Leader :-(. Sólo compro GCN desde que tengo la Wii y disfruto del milagro de la compatibilidad. El F-Zero GX en 480p panorámico es sencillamente brutal.Aún no he pillado nada demasiado espectacular gráficamente para la Wii, Harry Potter aparte. Pero cuando llegue Metroid 3, Mario Galaxy y Smash Bros... oh nirvana.

:-).

geógrafo subjetivo dijo...

Yo odio los aparatos que son muchas cosas a la vez. Seré un poco paleto, pero prefiero que la impresora sea sólo impresora, el scanner únicamente scanner y el fax un aparatito aparte al lado del teléfono.

No puedo unirme al canto ecológico contra el papel, no por convicción sino porque mi vista no aguanta demasiada lectura en pantalla (y aún así abuso bastante), por lo que si algo me interesa y quiero leerlo atentamente, no tengo más remedio que imprimirlo. Defectos de fábrica que tiene uno.

judas dijo...

¿Que "te han regalado" ese televisor? Joer, quiero amigos de los tuyos. Dales mi mail.

itaca2000 dijo...

Lo de las impresoras y las multifunciones es cierto, pero te pasa por ser pecero y no maquero. En Mac raramente puede dar problemas una impresora, ni en red, ni, por supuesto, con conexión directa. Y te lo dice uno que trabaja con los dos sitemas y tiene una computadora de cada en su casa, y además con una impresora en red conectada a ambos ordenadores.

Por lo del NTSC, sí es una puñetera caca, no sólo por el número menor de líneas con el que trabaja sino en otros muchos aspectos, pero también es absurdo que los ingleses conduzcan por la izquierda cuando el resto de europeos lo hace por la derecha y que en USA se siga sin utilizar tampoco el sistema métrico decimal que es el más simple y sencillo y el más extendido.

Cosas del orgullo anglosajón, que le vamos a hacer.