jueves, diciembre 28, 2006

De conflictos y negociaciones

A veces la gente de Naciones Unidas es de una ingenuidad enternecedora. El enviado de la organización en Somalia, sin ir más lejos, diciendo que si no se llega a un final negociado del conflicto, el país caerá en un periodo de inestabilidad y caos de consecuencias imprevisibles.

Pues mira, no. De hecho, es justamente lo contrario. Si el conflicto llega a un final no negociado, eso significa que uno de los bandos ha ganado claramente la guerra, de modo que los perdadores ya no pueden crear la inestabilidad que Naciones Unidas teme. Si el gobierno provisional, con el apoyo de tropas etíopes, pega una soberana paliza a las milicias islamistas y consigue establecer un monopolio incontestado del ejercicio de la violencia en el territorio (autoridad, en otras palabras), el conflicto se ha acabado, al menos por unos años.

Una guerra es una situación horrible, pero sigue siendo la continuación de la política por otros medios. Una victoria militar clara es una forma ciertamente violenta de decidir el futuro de un país, pero puede crear un resultado más estable que una interminable negociación entre dos bandos armados hasta los dientes y con una fuerte tentación a reformar acuerdos a cañonazos. Sonará cínico, pero a veces es dejar que la guerra siga, aún con ayuda externa, y alguien la gane de forma definitiva.

El problema, claro está, es cuando los bandos están igualados; entonces es cuando se debe forzar una negociación. Eso crea otra serie de dilemas, como el hecho que las partes no tienen información precisa de la fortaleza del otro, y pueden interpretar cualquier signo de debilidad (como pedir un alto el fuego) como una señal que seguir la guerra vale la pena.

Lo cierto es que a veces es mejor que alguien pierda de veras, no un resultado ambiguo permanente. Tristemente, a veces sólo entendemos el resultado de la violencia.

11 comentarios:

Jose R. dijo...

Trístemente estoy de acuerdo contigo, lamentablemente este análisis hará que algunos identifiquen que tu observación de la geopolítica sea confundida con tus posturas éticas personales. Lo duro de todo es que el mundo real muchas veces la ética tiene poco que hacer y al final la correlación de fuerzas militares supone la solución política. El objetivo, es que intentemos poco a poco reducir el peso de la guerra en nuestras formas de resolución de conflictos.

Mislata dijo...

Felizmente estoy muy de acuerdo contigo, como es habitual por otro lado.Buen post.

Anónimo dijo...

Viva la supervivencia del más fuerte.

Intentemos pensar qué diría alguien de extrema derecha de este tema. ¡Sin duda estaría de acuerdo contigo!

Bravo.

Sin duda, Franco siguió un pensamiento muy parecido. Pudiendo terminar la guerra dedicándose enteramente a conquistar Madrid, decidió alargarla para lograr la aniquilación física del adversario y establecer un "monopolio incontestado del ejercicio de la violencia en el territorio (autoridad, en otras palabras)".

Repito de nuevo. Bravo.

Señor, señor, qué razonamientos más funestos.

Egocrata dijo...

Anónimo:

Confundes una descripción de la realidad (que es la que es, no me la invento) con mi postura moral. Que el mundo sea de una manera y así lo cuente no implica que me guste.

Y sí, Franco fue racional en querer ganar la guerra de forma inapelable. El hecho que fuera listo no implica que no fuera un hijo de puta, desde mi punto de vista, pero ese no es el debate que aquí planteaba.

Anónimo dijo...

Mis disculpas entonces, Egocrata.

Por el tono de tu artículo, me dio a entender que lo justificabas.

Cuando ponía el ejemplo de Franco, quería hacer ver con un ejemplo cercano a nosotros el tipo de represión (la paz de los cementerios) que puede ejercer una parte sobre la otra para evitar, en aras de la seguridad, que la otra facción le pueda disputar el poder en un futuro.

Un saludo.

pascual dijo...

Por desgracia tienes razón. Aunque el resultado de una guerra acabe con una dictadura de un bando, siempre es a la larga mejor para la reconstrucción del país que un conflicto eterno, inacabable, en que la población se encuentra entre dos (o más) fuegos. Es más fácil plantearse la sumisión o el exilio que pasar media vida sin saber si vivirás mañana.

Por muy malo que fuese Franco, siempre hubría sido peor que la guerra civil hubiese durado treinta años, como en su momento pasó en Etiopía. Sin lugar a dudas. (Que si no hubiese habido guerra, y se hubiese permanecido neutral en la SGM como ocurrió en la Primera, miel sobre hojuelas, pero ese es otro tema.)

De hecho, cuando se comenta el conflicto de Oriente Medio a veces pienso, perversamente: si tantas ganas se tienen, que se maten de una vez y dejen de sentar al resto del mundo sobre un polvorín. Aunque supongo que por desgracia en este caso sería peor el remedio que la enfermedad.

wininu dijo...

precisamente lo q se dice es q las milicias han tenido algo de apoyo por haber establecido un poco de orden, monopolio de la violencia. Algo parecido a un Estado

Así q sea Etiopía desde luego mejor q los piraos islámicos.

Y este era el gran pais donde los ancaps debían poner lo ojos, más piraos. Se ve q no leyeron a Hobbes

Jorge Galindo dijo...

Me temo que la victoria total de un bando en una guerra civil que desemboque en el gobierno del Estado por parte de ese bando puede desembocar igualmente en un conflicto interminable. Todo depende de la capacidad del gobierno a lo largo de la postguerra y de los años y décadas venideras de a)entablar una negociación a largo plazo (dónde se ha visto que esto se hiciera con un bando vencido) b)reprimirlos y seguir reprimiéndolos, con lo cual no es nada bueno para la estabilidad del país, y mucho menos lo es para la parte vencida. Porque el conflicto puede reaparecer, y reaparecerá. En España pudo haber reaparecido 37 años después, y todos observamos hoy los coletazos que sigue dando. En Irak, desde luego, el conflicto que ya tuvo lugar en los 70 cuando Baaz y los chiís tomaron el gobierno hoy se está viendo. La negociación es un camino arduo y difícil, mucho, muchísimo, imposible a veces, incluso, pero mucho me temo que hay que seguirlo. Por el bien del largo plazo, para mal de los que ese tiempo están viviendo.

Un saludo, interesante blog.

Egocrata dijo...

España es ahora mismo una impecable democracia estable. No veo conflicto más allá del habitual en cualquier democracia occidental.

En el caso de Irak, tuvieron el pequeño problema que la idiota potencia que los invadió decidió disolver todas las instituciones del estado...

Anónimo dijo...

Ego-Trosky

No estoy del todo de acuerdo. El ejemplo que mencionas valdría justificar el gobierno de los tribunales islámicos, sobre los señores de la guerra. De hecho, a estos la guerra les venía de puta madre para seguir mandando.
La UTI tenía cierto aprecio de la población por esto, porque mas vale un gobierno fuerte (aunque islámico) que una Somalia dividida en Taifas por señores de la guerra que viven de ello. Nada que ver con Taifas como separatismos, ojo! Por lo mismo los talibanes caían tan bien al principio.

Lo que aquí ha pasado es que los señores de la guerra asociados han llamado al primo zumosol Etiopía... y vuelta a e empezar. Esperemos que venga la paz.

b) La potencia que invadió Irak lo único que dejó intacto fue el ministerio del Petroleo. La Institución!!! ;-)

Sobre lo de Somalia podeis leer unas anotaciones de Josep Fontana en "La Construcció de la identitat : reflexions sobre el passat i sobre el present". A ver si lo traducen.

c) La Renta per cápita y las hipotecas de la España actual no son las del 36. La guerra civil es solo virtual, en mi opinión.

Ahora bien... y si de aquí a 10 años ERC (y adlateres) saca un 65% de los votos y plantea un referendum.

y si en un plazo de 10 años MArruecos se plantea en serio recuperar CyM y la gente no está por la labor de defenderlas y las Fas sí...

Yo, en casa ya tengo un caco :-)

Jorge Galindo dijo...

Fe de erratas: donde puse "chiís" quería decir "suníes". Error imperdonable.

Por lo demás, pues la democracia en España de impecable poco tiene, y más aún comparada con el resto de nuestra querida Europa a la que pertenecemos. No se puede andar discutiendo hasta el punto que lo estamos haciendo si anulamos sentencias judiciales de hace 40 años. Es muy absurdo, y un síntoma de los coletazos de los que hablaba (como siempre, avivados por quienes piensan que le pueden sacar partido). Y en cuanto a Irak, no creo que la culpa de la guerra civil que se vive ahora allí sea (enteramente) de los EE.UU. Ellos no alimentaron el odio entre suníes y chiís, simplemente lo hicieron emerger, sumado a un odio hacia ellos, los invasores (porque otra palabra más adecuada yo no encuentro, la verdad). Y ah, otra cosa, el Ministerio del Petróleo intacto precisamente no quedó (si no, de qué las petroleras en conferencia de donantes xD ).

Que bueno, que al fin y al cabo todo ha de contextualizarseen el Esado concreto en el momento determinado, y en cuanto a Somaila y Etiopía yo, sinceramente, nada digo porque poco sé. Pero generalizar siempre es dificultoso, si no imposible. Es lo que tiene la sociología.

Un saludo.