lunes, diciembre 11, 2006

Pobreza en España (o al País le da un ataque de relevancia)

El otro día criticaba que los periódicos se concentraban en perder el tiempo en materias profundamente irrelevantes, lejos de los problemas del hombrecillo común. Pues bien, alguien en la redacción de El país lee esta bitácora (o al menos, pretenderé que eso sucede) ya que hoy dedican tres artículos bastante decentes a un tema relacionado con el planeta tierra, la pobreza en España.

Algunos datos para comparar, por cierto. Si bien el nivel oficial de pobreza en España (20%) es mayor que el de Estados Unidos (12,6%), ese dato es engañoso. La razón básica es que el nivel de pobreza para los americanos es definido siguiendo una serie de criterios "objetivos", no un 60% de la mediana como en España. El resultado es que si bien los precios en este país son más altos y uno no tiene acceso a muchos servicios públicos que sí disfruta en España (sanidad aceptable, transporte público razonable, desempleo decente, baja por enfermedad), el nivel de renta que hace uno pobre en Estados Unidos es inferior, tanto en términos absolutos como relativos. De hecho, no llega ni al 30% de la mediana, algo que debería dar que pensar a los que dicen que ser pobre en América es algo mucho más placentero.

Si miramos datos de la OCDE, y usamos cifras comparables con España, el nivel de pobreza en el Imperio es un 24%, y sin acceso a sanidad (ya que a este nivel no tienen acceso a Medicaid) o sistemas de seguro social parecidos. El propio gobierno federal admite que el acceso a la sanidad y el nivel de renta están relacionados, algo que debería llevar a pensar a algunos. El estado de bienestar cuenta mucho, digan lo que digan algunos.

4 comentarios:

Egocrata dijo...

Por cierto, sobra decir que el hecho que los niveles de pobreza no ha variado representa un fracaso de este gobierno. La ley de dependencia y el aumento de las pensiones paliaran el problema, sin duda, pero han ido muy lentos en aprobarlas.

pascual dijo...

Creo que gran parte de los problemas de esas familias que viven en "pobreza relativa", son debidos a falta de cultura económica. Me explico: las pensiones pueden ser relativamente bajas, pero España es un país de propietarios. Pues bien: con el aumento de valor de los pisos, los bancos sacaron al mercado las "hipotecas inversas", que permitirían a muchos jubilados cobrar un dinero bastante importante hasta su muerte, a cambio de dejar en herencia su casa al banco. Podría ser la solución para muchos, pero no se lo plantean o no se han explicado.

Por otra parte, y contrariamente a lo que ocurre en los USA, existe una cierta culturilla del hijo adolescente ocioso (y del jóven, y hasta del adulto) , entregado - a menudo con bastante desgana - a hacer como que estudia. Con cualquier currillo a tiempo parcial de fin de semana tendría dinero de sobra para sus gastos, pero perdura la creencia de que resta tiempo al estudio (cosa que también podría decirse de la tele, el cine o el deporte, que no aportan dinero y cualquier padre consideraría "también necesarios")

Por último, y eso lo he vivido personalmente en mi largo trayecto por todos los trabajos no cualificados que en mundo han sido, hay muchos prejuicios laborales. Muchas personas aceptan 500€ por lavar a una anciana señora de 90 kilos, y se asustan de los 25 kg que pesa un saco de arena por considerarlo un trabajo "muy duro" (pese a recibir por él sus buenos 1200 €). Idéntica situación se da en quienes trabajan por 600 € su jornada completa en una cafetería, pero no repartirían pizzas MEDIA jornada por 800 €. Y peor aún los becarios sin horario a 500 €, que yo no sé como no aparcan la vocación en casa y se dan a la vida fabril, donde las noches en vela (turno de noche), se pueden celebrar a fin de mes con 2000 del ala.

Los salarios que he descrito son reales, los he cobrado /visto cobrar. Y también los prejuicios descritos. Es algo que me apena bastante, porque creo que la sanidad universal, la prestación por desempleo y el acceso a la educación pública que tenemos en España están precisamente para evitar esas situaciones (y más de uno en los USA se daría con un canto en los dientes por gozar de tales prebendas, sobre todo porque allí la mitad de las bancarrotas se deben a los gastos médicos). Y sin embargo, me da la impresión de que muchas personas viven notablemente peor de lo que podrían sólo con echar mano de las oportunidades que REALMENTE tienen.
No sé , mi esperanza es que la realidad vaya motivando un cierto cambio de menatalidad hacia el dinero.
Felicidades por el blog, lo devoro ¡con gran ansia!

X-PAX dijo...

Creo que tienes razón en lo que dices, pero siempre encuentro un poco exagerado comparar USA con España. Más bien haría falta comparar Estados Unidos con Europa, y España con los diferentes Estados o al menos con alguno de igual demografía y situación socioeconómica.

De todas maneras aquí uno de los problemas más importantes es la vivienda y la especulación. Aunque por su puesto la ley de dependencia es una gran mejora. Pero pobreza y vivienda también van muy relacinados, te sorprendería saber la cantidad de familias que viven en una habitación en Barcelona. O el fenómeno de las camas calientes. Eso mientras el moobing inmobiliario deja a montones de gente en la calle, especialmente gente mayor y sin muchos recursos y las aceras se llenan de hoteles y pensiones.

Alex Guerrero dijo...

España tiene un 22%? Pues los "paraísos" escandinavos tienen entre 11% y 15%, así que tan mal no estaremos.

Como explican los propios artículos (plas plas al tipo de El País esta vez), los baremos en Europa básicamente miden desigualdad, no pobreza. En todo caso resulta que los pobres son fundamentalmente mayores de 65 años (o 60, tanto da), y especialmente cuando se quedan sólos.

Las hipotecas inversas no son una ganga. Es decidir tirar un gran porcentaje de lo que te ha costado tantísimo conseguir para heredar a tus nietos. Imagino que habrá gente que preferirá vivir a base de habichuelas los últimos 5-10 años por la ilusión de dejar algo en herencia a sus descendientes. Allá cada uno y sus ilusiones (y eso si tiene algo que dejar, que no creo que haya pobres por vocación),