lunes, diciembre 18, 2006

Negando democracias

Algunos se han soliviantado mucho por el hecho que alguien del PSE ha dicho que si un 75% de los vascos quieren la secesión, esta debería producirse. ¿Alguien realmente es capaz de defender que tras una votación democrática con un resultado así, el estado debería negarse? Una cosa es poner criterios estrictos para autorizar una secesión, otra es realmente negar el resultado de las urnas por sistema.

8 comentarios:

pascual dijo...

Está claro que si ese fuese el porcentaje real de independentistas, no tendría sentido ninguno oponerse a ello. El problema es que el sector social convencido es tan aficionado al ruido y la grandilocuencia que se le olvida muy oportunamente que en Euskadi el que calla no necesariamente otorga. Como el señor Otegui, que recibiendo un 8% de los votos aún se considera representante del "sentir mayoritario de los vascos".
Idéntica lectura tiene el ansia por unirse con Navarra a toda costa, que caso de producirse fortalizaría cosa mala al PP en primer lugar (los votantes navarros de UPN no son moco de pavo), y al PSOE de rebote. En suma, saldría ganando precisamente quien menos apoya esta idea. Y sin embargo, he aqui que es el bloque nacionalista, inasequible al desaliento, el que más pelea por meter en casa a los troyanos.

Gulliver dijo...

Estoy de acuerdo con que, en el caso del País Vasco, debería facilitarse la independencia si hay una abrumadora mayoría de partidarios. Pero no lo mezcles con la democracia. Democracia es una cosa y derecho de autodeterminación otra.

Por ejemplo, no creo que se deba dar la independencia a Marbella, en el caso de que votase el 100% constituirse en paraíso fiscal y urbanístico independiente. No es cuestión de democracia, ni de porcentajes.

¿Cuál es la diferencia entre el País Vasco y Marbella? Que en un caso son mayores los motivos identitarios y menores los del puro interés que en el otro. ¿Dónde se traza la raya? Donde queramos. No hay ningún límite natural que separe al País Vasco, de la Comunidad Valenciana, el Madrid de Esperanza Aguirre, Soria o Marbella, pero creo que se debe trazar una raya que incluya a unos y excluya a otros.

Tvrtko dijo...

Toda frontera, en función de la cual trabaja la democracia. es arbitraria.

Leon dijo...

Si se diera el caso evidentemente sería absurdo oponerse. No puedes obligar a alguien a estar contra su voluntad en un sitio. Pero tanto los nacionalistas vascos deben aceptar que actualmente no hay esa voluntad mayoritaria, como los nacionalistas españoles deben asumir que no tiene sentido oponer ni 500 años de historia ni Imperio que te crió contra una mayoría tan clara. Salvo que solo crean en la democracia cuando ganan. Interesante reflexión.

El Cerrajero dijo...

Eso no es negar la Democracia sino todo lo contrario.

Negar la Democracia es no dejar votar a los más de 400.000 vascos que tuvieron que exiliarse acosados por los asesinatos y la extorsión etarra.

Negar la Democracia es dejar que se imponga el lenguaje de las armas y dejar que sus ideas imperialistas de anexión --Navarra y sur de Francia-- se expandan impunemente.

Negar la Democracia es quitar el derecho a opinar al resto de los españoles.

Telémaco dijo...

Ay Egocráta, te saltas un paso en el razonamiento. Y es decidir donde reside la soberanía o, dicho de otro modo, quién es el sujeto de las decisiones políticas. Dame una razón convincente para que las Vascongadas sea un sujeto de decisión más valido que España o que cada uno de los territorios forales por separado.

Otra cuestión es, no donde debería residir la soberanía (algo perfectamente discutible), sino donde reside actualmente. Y reside en los españoles. Por lo tanto, desde el punto de vista democrático, es imprescindible en primer lugar que una mayoría de españoles acepte la cesión de la soberanía. Lo contrario sería negar la democracia. ¿O no?.

Egocrata dijo...

No es un problema de soberania, es un problema del demos. En el gobierno del pueblo, como defines quien es el pueblo? Hablar de soberania es caer en legalismos.

De todos modos, no hace demasiado hable de ello; las condiciones para una secesion que me parecen suficientes estan enlazadas en el primer post. Y si, hable de la paradoja de Barcelona: que sucede si los catalanes votan la secesion, pero en Barcelona, Hospitalet y cercanias el gana el no?

En esencia, es un problema irresoluble, y no se soluciona haciendo que en Cuenca decidan echar a patadas a Cornella del pais, vamos.

(teclado gringo. Perdon por el asesinato de tildes)

Egocrata dijo...

Por cierto, Cerrajero, hablo de votacion democratica, es decir, en ausencia de violencia.