viernes, junio 27, 2008

Intrusismo profesional: los genes afectan el voto

En una muestra que en la Ciencia Política cabemos todos (más que nada porque supongo que la mayoría de politólogos no hacemos gran cosa), un estudio reciente parece demostrar que uno de los factores más importantes para predecir el nivel de participación de un individuo son sus genes. Dicho en otras palabras, la probabilidad de votar o abstenerse en unas elecciones deriva en parte de la biología y la herencia genética que tu padre y tu madre te dejaron.

Votar es, hasta cierto punto, un misterio. Es básicamente una acción irracional: pierdo el tiempo el día de las elecciones haciendo algo que tiene un efecto insignificante en el resultado de los comicios. Los politólogos tenemos un montón de explicaciones más o menos creativas para explicar por qué la gente va y vota (la mayoría con extensiones creativas de lo que significa la palabra "racionalidad"), pero los modelos tienden a ser, con pocas excepciones, cualquier cosa menos elegantes. La disciplina no es capaz de explicar por qué la gente vota, algo bastante triste.

Sin embargo, parece que alguien se le ha ocurrido tratarlo de explicar desde la biología. Usando el truco más viejo del investigador genético medio (utilizar gemelos idénticos, comparándolos con gemelos no idénticos, etcétera) y con una muestra relativamente decente, el resultado es que parece que los genes tienen un peso explicativo importante, explicando sobre el 70% de la decisión de ir a votar.

Evidentemente, es un primer estudio, y aún tiene que leerse con cierta cautela. Parece que estudios sucesivos están confirmando estos patrones, algo que dejará a muchos científicos sociales con un vago sentimiento de inutilidad y tristeza. Por descontado, tenemos un patrón, pero no un mecanismo causal; sabemos que los genes nos hacen más participativos, que el destino nos lo marcan las estrellas y que somos esclavos de la biología, así que tenemos que explicar... no sé, cosas. Por qué votan republicano. No sé.

En fin, ligeramente deprimente. Interesante, no nos engañemos. Pero ligeramente deprimente. Menos mal que me dedico a otras cosas, y no a eso de los modelos de voto.

8 comentarios:

Ciudadano Thom dijo...

Ante todo seamos francos: tu no me gustas y yo a ti tampoco.

Una vez aclarado esto, solo resta decir que este último post tuyo es una rabieta, un lloriqueo de un niño pequeño porque no puede conseguir que su mamá le compre el caro juguete que quiere. En lorem ipsum no haces más que recalcar tus ideas de grandiosidad.

Lo mejor que podrías hacer es una rápida visita al psicólogo y asumir que lo tuyo es trabajar en una empresa de cajas.

Has perdido un lector.

Anónimo dijo...

No me he leído el estudio, ni me apetece mucho. Pero los gemelos se educaron en la misma familia? Es que entonces no vale para saber si es un rasgo adquirido o heredado.

Hombre por Dios, esto solo se hace con gemelos educados en familias diferentes.

Lluis dijo...

a mi me deja bastante asombrado este artículo.

sobre el comentario del anónimo, entiendo desde donde lo dice, pero creo que el estudio no va en ese sentido: Se comparan los gemelos (iguales geneticametne) con los mellizos (distintos geneticamente)y si la genética importa los primeros deberían tener un comportamiento más similar que los segundos. Se mantiene el entorno familiar y social constante. -¿me equivoco?- Si es así, la crítica del anónimo no afecta al estudio. Al contrario, es un requisito imprescindible que mantengan un entorno común.

A mi lo que me preocupa del estudio es si realmente los gemelos se educan de la misma forma que los mellizos.

Por ejemplo: si se trata de gemelos, seguro que son del mismo sexo y educados de la misma forma. En cambio los mellizos pueden ser uno chico y otro chica. Si, por ejemplo, las mujeres particpan menos que los hombres por cuestiones de roles de género, luego estamos imputando a la genética una cuestión de educación.

Obviamente estoy seguro que el artículo tiene en cuenta el sexo, pero este efecto puede aparecer en muchos otros atributos menos obvios.

Gracias egocrata por este post, se me había pasado el artículo. Me lo leo cuando pueda

(por cierto, siendo franco: a mi me gustas bastante)

Egocrata dijo...

Ciudadano Thom:

¿A qué coño viene esto? El tono del artículo es -me parece- obviamente sarcástico. No negaré mis tendencias megalómanas y narcisistas (para qué cojones tengo un blog si no) pero el comentario tuyo aporta exactamente cero, es decir, un poco menos que mi egocentrismo.

Espero que al menos la referencia a la fábrica de cajas se una referencia a Lost.

Y sí, el artículo controla por sexo. No es que me convenza -aún- del todo, pero es una idea provocadora.

Lole dijo...

Esto me ha recordado un poco a la peli "Todos dicen I love you" en donde un hijo se vuelve republicano por culpa de un tumor cerebral. Es que Woody Allen tiene muy mala uva, pero aún así es la monda.

Alex Guerrero dijo...

Interesante. Deberíamos observar "tendencias" fuera de los casos extremos, dado que las familias comparten en diferentes proporciones la misma carga genética:

Parentesco


Genes compartidos

hijo
½= 50%

padre
½= 50%

hermanos
½= 50%

Primos hermanos
¼= 25%

Abuelos
¼= 25%

Nietos
¼= 25%

Tíos o sobrinos
1/8= 12.5%

Biznietos o bisabuelos
1/8 = 12.5%

Gemelos
1= 100%


Lo cierto es que la existencia de un gen que te haga ser más participativo no me sorprende. Seguro que hay otro que te hace más arriesgado. Sea cual sea la genética, simplemente instala predisposiciones, pero siguen existiendo una multitud de factores (votar en Zimbabwe, el clima, planes sustitutivos vs votar, Al Qaeda atentando) que al final de cuentas influyen decisivamente en la actividad de votar.

Geógrafo Subjetivo dijo...

Me encantan estos estudios sobre gemelos, a veces con una sola pareja y con el presupuesto que la educación y las relaciones sociales no tienen nada que ver en las decisiones.

Lüzbel dijo...

Jodó, los estudios en Psicología basándose en gemelos tienen como 30 años de antigüedad...tuvo su época de "estudios con resultados revolucionarios" al respecto y se fue como vino.

Del estudio enlazado sale esto: "There are simply too many genes and too many causal steps between genes and behavior to expect that genetic analysis will ever lead to improved understanding."

Esto decían hace 30 años los que estudiaban el CI en gemelos. Y aún estamos esperando alguna herramienta predictora al respecto. Y seguiremos, me temo.

Respecto al hecho de votar o no ya veremos. Atento estaré.