martes, junio 10, 2008

Gobiernos respondiendo a huelgas

Para un gobierno, una huelga como la de los transportistas es lo más cercano a una pesadilla. Tienen una minoría que está dedicándose a hacer la vida imposible a todo el mundo y generando unos costes brutales a la economía en general. La tentación de ceder y sacarse del problema de encima es considerable; crear un paquete generoso de medidas bien ofuscadas es relativamente sencillo, y uno puede poner cara de estadista conciliador mientras te bajas los pantalones sin que se note.

Por otro lado, sin embargo, los transportistas están básicamente usando el chantaje como método de protesta; básicamente es un secuestro con rehenes. A ningún político le gusta que le obliguen a hacer cosas, y lo cierto es que lo último que un ministro quiere dar es la sensación que ceden ante estas situaciones. Si encima el origen del problema es completamente externo y la protesta es ligeramente absurda.

El gobierno puede ponerse inflexible, empezando una guerra de desgaste con los huelguistas. El conflicto entonces se convierte en un a ver quien se baja del burro primero: los transportistas, que empiezan a quedarse sin dinero en el banco y tienen deserciones en sus filas, o el gobierno que se queda sin el apoyo de la opinión pública.

Si uno mira quién está participando en la huelga, quién la apoya y qué fuerza tienen en el sector, parece relativamente obvio que el gobierno puede optar por ser inflexible. Una minoría de los transportistas están haciendo ruido; el equipo de comunicación del ejecutivo en bloque debería estar en todas partes de forma incesante explicando cláramente que un grupo de lunáticos malcriados está jodiendo al personal alegremente. La reacción de Zapatero, sin embargo, ha sido ese extraño acto reflejo del talante; se puede negociar, se debe negociar, y se pueden adoptar medidas.

La verdad, no lo acabo de entender. Es posible que el sector del transporte necesite ser regulado de forma distinta (el monopsomio que comentaba ayer), pero un gobierno no debería sentarse en la mesa a hablar de estas cosas con una huelga en las calles. Con un sector del transporte tan dividido, me parece (puede que algo se me escape, no estoy seguro) que el gobierno podría ser un poco más agresivo. Si la huelga sigue durante un par de días más, estoy bastante seguro que las imágenes de policías enfrentándose a huelguistas favorecerán más al gobierno que a los camioneros. Siempre que se vaya con cierto cuidado para evitar que todo el sector se ponga en huelga, no es un conflicto que el gobierno pueda perder.

De hecho, esta huelga no es tanto camioneros contra el gobierno sino un cierto subgrupo de camioneros (autónomos) contra otra grupo dentro del sector (ciertas empresas de transporte). El gobierno está siendo forzado a ejercer de mediador entre dos partes, con una de las dos partes echando la culpa al ejecutivo de males que no tienen nada que ver con el conflicto real. No voy a proponer reformas específicas de un sector del que no tengo números exactos, pero me parece que más que hablar de precios de gasoil, deberían andar todos hablando de contratos y niveles de concentración en el sector. A largo plazo, el petroleo seguirá subiendo; las reformas tienen que ser estructurales, no fiscales.

Aún así, debemos recordar que los camiones son el peor de los transportes posibles (dejando de lado aviones) para mercancias desde un punto de vista de eficiencia energética. No tiene demasiado sentido premiarlos con un mejor tratamiento impositivo, la verdad.

Nota al margen: ¿por qué tan poca gente en RP está hablando sobre esto?

13 comentarios:

Gulliver dijo...

Parece que quieren que el conflicto acabe lo más rápido posible, y no del mejor modo posible. Supongo que el gobierno tiene miedo (pánico) a desabastecimientos y accesos cortados a las grandes ciudades, y el desgaste político que todo eso supone. Además en el PP han dejado de apuñalarse por el momento, así que pueden dedicarse a meterle a Zapatero el dedo en el ojo.

Geógrafo Subjetivo dijo...

Egócrata, tu post ha conseguido sacar mi post más autoritaria y siguiendo tu sugerencia he puesto algo sobre el tema en mi blog y también en RP.

http://geografosubjetivo.wordpress.com/2008/06/10/medidas-ante-el-chantaje-de-los-transportistas/

Maripuchi dijo...

Hace ya unos días propuse el tren como solución y tuve cienes de voces discordantes. ES LA SOLUCIÓN. Y el camión, para arrastrar los contenedores desde la estación hasta el destino final, cortos recorridos... Se mejoraría, de un plumazo, el problema del tráfico en las carreteras, se combatiría el cambio climático...
En fin, sólo hay ventajas...

Pat Andrews dijo...

Y los del PP sembrados: "Es una huelga contra Zapatero", los políticos parecen no tener límite en su capacidad para generar incongruencias.

The happy butcher dijo...

Sobre Red Progresista, sácales del PSOE y el PP, a ver qué dicen.

Una pregunta: ¿A nadie se le ha ocurrido bajar los impuestos a las gasolinas? ¿No podrían tener el 16% de IVA, como casi todo lo demás? ¿Y para todos?

Aquí todo el mundo habla de eficiencia, no se plantea que el único fin superior sea el individual. El avión es el más caro... pero también el más rápido y seguro. Es un ejemplo.

Santi Benítez dijo...

Para colmo de males Don Egócrata resulta que si el gobierno se ciñe a una serie de ayudas fiscales, que por otra parte es lo que debería hacer - a ver si hay suerte y me oye alguien con competencias en el tema (je)-, la inmensa mayoría de los transportistas que están ahora mismo secundando el cierre patronal declaran mediante el sistema de módulos... con lo cual cualquier medida de ayuda fiscal no le llegará. Estas sólo llegarán a aquellos que hagan declaraciones de beneficios en estimación directa, claro que ahí cualquier autónomo puede desgravarse ya desde el gasto en ruedas hasta la factura del móvil.

Y me lleva a otra reflexión, si resulta que de una forma se desgravan hasta el líquido de frenos... ¿Cómo es que eligen la otra? porque digo yo que alguna razón habrá, ¿Verdad? ¬¬)

A ver si de una vez alguien quita el sistema de módulos para autónomos del sistema fiscal español, que sólo trae economía sumergida, picaresca y, encima, huevones.

Ôo-~

Santi Benítez dijo...

Don happy butcher, el sistema impositivo sobre carburantes, el tanto por ciento de IVA, no depende del gobierno de España, sino del consenso existente en la zona €uro, es decir, depende de Europa.

Sólo por aclarar.

Ôo-~

The happy butcher dijo...

Santi: Me hablas del tanto por ciento del IVA. Pero, si no estoy mal informado, el IVA no es el único impuesto aplicado a los combustibles. ¿Me equivoco?

Santi Benítez dijo...

No, no, Don The happy butcher, no se equivoca, pero el tanto por ciento estatal es nimio, e incluso en algunas autonomías tienen algún gravamen, pero igualmente despreciable. Lo jodido está en el IVA, de ahí que Sarkozy haya dicho que quiere una reunión con los representantes nacionales de toda la zona €uro para tratarlo... pero lo lleva mal.

Aquí el problema está en que no nos enfrentamos a una huelga, nos enfrentamos a un cierre patronal. Lo que los autónomos del transporte piden es que exista un precio mínimo por servicios. Su problema no es el combustible, sino que las grandes compañías de transporte de mercancías abaratan precios y a ellos no les queda otro remedio que hacer lo mismo. Es el mismo problema al que se enfrenta el pequeño comercio con las grandes superficies... claro que el de la tiendita de aceite y vinagre de la esquina de mi casa no tiene un camión para cruzarlo en la calzada en protesta, ni tiene potestad para dejar sin abastecimiento una gasolinera.

Ese es el problema. Que son pocos pero manejan camiones.

Ôo-~

Gulliver dijo...

Los precios altos del petróleo están aquí para quedarse. Esto debería tener consecuencias en el transporte a medio plazo. El transporte por carretera y barco se vuelve más caro y la economía inevitablemente se acabará adaptando. Se acercará más la producción a los lugares de consumo, para reducir los costes de transporte, y se utilizará más el tren y otros medios que no dependan tanto del petróleo.

A la larga esto supone que habrá menos transporte por carretera, y muchos de los transportistas que ahora están de huelga tendrán que cambiar de trabajo o ir al paro.

¿Cómo se hará la selección de los que salen del oficio? Si se ponen unos precios mínimos, vía ley o convenio, habrá más oferta que demanda. Algunos transportistas no encontrarán contratos a pesar de que ofrecen las mismas condiciones y sueldo que sus compañeros. La selección de los transportistas que sí obtienen contratos será arbitraria, o por condiciones adicionales subterráneas, como rebajas de precio en negro.

Lo lógico sería que los precios fuesen libres y los que no sean competitivos o no les salga a cuenta, vendan el camión y dejen el oficio. No serían los primeros que van al paro o que no tienen éxito con su empresa. Una vez echa la selección, los precios subirían de un modo natural al haber menos oferta de transportistas.

¿Qué puede o debe hacer el gobierno? Me temo que poca cosa. Lo mismo que hace con cualquiera que pierde su medio de vida: Prestaciones de desempleo, capitalización si quiere autoemplearse, formación, …

Gulliver dijo...

Tres días tres ha tardado la policía en empezar a detener camioneros que bloquean carreteras, retirar camiones y controlar piquetes "informativos". Ya les vale a los i-rresponsables (Rubalcaba y Zapatero).

Santi Benítez dijo...

Don Gulliver, y sino hubieran asesinado a un compañero antes de anoche posiblemente no se habrían producido las detenciones de hoy, ni habido nada de lo ocurrido hoy. Pero la cuestión es que no se puede permitir que un cierre patronal se convierta en algo al más puro estilo mafioso de Jimmy Hoffa.

Una cosa es una cosa y otra, otra.

Todo el mundo tiene derecho a protestar, incluso cuando no tiene razón, pero el Estado jamás permitirá que este tipo de cosas, ya digo, al más puro estilo mafioso, ocurran.

Al final va a ser verdad que hasta en esto de las huelgas hay clases, la de los currantes y las de los patronos. Manda cojones.

Ôo-~

Geógrafo Subjetivo dijo...

Vaya la que has montado Egócrata en RP. De no haber casi nada, sólo se habla de camiones.