lunes, agosto 11, 2008

Telegrama a la rusa

No he hablado demasiado del jaleo que están armando los rusos por Georgia, en parte porque en Estados Unidos no se ha hablado demasiado de ello, en parte porque tenía la vaga esperanza que se aclarara quién empezó bombardeando a quién. Lo cierto es que ambas cuestiones son básicamente irresolubles: los medios americanos no van a prestar atención a nada durante las olimpiadas, y parece relativamente claro que los dos países estaban buscándose las cosquillas desde hacía una temporadita.

Como todo en relaciones internacionales, es un conflicto más complicado de lo que parece, pero esencialmente derivado de una estrategia más o menos racional de los actores implicados. El hecho que los actores sean racionales no implica que uno de ellos no haya cometido un horroroso fallo de cálculo, y que será la víctima en la versión rusa de un telegrama diplomático a sus vecinos.

Georgia parece que estaba más o menos convencida que tenía amigos importantes. La ex-república soviética estaba intentando entrar en la OTAN; en la última cumbre, de hecho, le prometieron que iba a entrar algún día, aunque alemanes y franceses no andaban demasiado entusiasmados. Los Georgianos de hecho tenían (andan desesperados por sacarlos de allí ahora) 2.000 soldados en Irak, jugando a "mejor amigo de los EUA" por Oriente Medio. Por un motivo u otro, los políticos de este pequeño estado parece que estaban bastante convencidos que los Estados Unidos estaban ahí apoyándoles, así que se decidieron a hacer el mandril con Rusia.

El problema, claro está, es que los rusos se olieron que las bravuconadas georgianas eran un farol, y que la OTAN y occidente tienen bien pocas ganas de proteger a nadie ahí abajo; parafraseando a Bismarck, "Osetia no vale los huesos de un solo granadero de Pomerania". De hecho, con Estados Unidos metido en dos guerras y con elecciones presidenciales este año, Bush ni se ha tomado la molestia de volver de China, con lo bien que se lo está pasando.

Los rusos se han lanzado a la guerra por tres muy buenos motivos. El primero, y más obvio, es que la van a ganar de calle; Georgia es un enano militar sin amigos, así que se comerá los tortazos que le den sin poder hacer nada. El segundo, la guerra envía un mensaje muy claro a todas las ex-repúblicas soviéticas / satélites variados que se acabó esto de tomarse el gobierno de Moscú a broma; Rusia no sólo no tiene el más mínimo reparo de dar leña a quien se porte mal, sino que además con el país nadando en petrodólares tiene los recursos para hacerlo.

Tercero, es un mensaje bien claro a la OTAN que la expansión al este tiene un límite muy claro, y no saldrá gratis. Si occidente quiere ampliar la alianza hacia los vecinos de Rusia, defender a esos vecinos no saldrá gratis. Rusia no está para meterse con Polonia, Alemania o Francia, pero los fragmentos de la antigua Unión Soviética son su patio de atrás; en esa región, puede y quiere intervenir. Si la OTAN cree que vale la pena ir a la guerra con Rusia por esos países, estan invitados.

Evidentemente, incluso la Rusia actual, nadando en petrodólares no tiene la más mínima opción de ganar una guerra contra ningún ejercito competente. La cuestión, sin embargo, no es ir a la guerra con Rusia o no, sino la amenaza implícita de sus armas nucleares. Si Rusia está perdiendo un conflicto, siempre puede romper la baraja y romper la vajilla; aunque confíes que no estarán tan locos como para hacerlo, uno tiene que estar muy, muy seguro que está metiéndose en una pelea por un muy buen motivo para correr ese riesgo.

Rusia estos días está lanzando un mensaje bien claro, marcando los límites de su esfera de influencia. La verdad, me parece que no es mala idea hacerles un poco de caso. Hay cosas por las que vale la pena entrar en un conflicto, hay cosas que no. Muchas ex-repúblicas soviéticas entran en la segunda categoría.

6 comentarios:

CardinalXiminez dijo...

Escribí un artículo sobre el tema en el blog hará unos meses, cuándo Bush estuvo en Georgia y se dio un baño de masas. La falta de costumbre (¿aplausos? ¿a mí?)le llevó a prometer el oro (¡oleoducto!) y el moro (¡OTAN!) a los georgianos, y éstos han tenido la mala suerte de creérselo como pardillos.

Ahora, the collejas are flying, pero todo indica que Rusia puede cometer el error de forzar un gobierno pro-ruso en Georgia; ya pasó una vez, y Shevernadze tuvo que huir por pies.

Y respecto al interés del público en Estados Unidos, basta leer los comentarios en la página web de la CNN hace unos meses, cuándo EE.UU. retiró (por presiones rusas, si no recuerdo mal) a un grupo de militares que estaba entrenando al ejército georgiano: casi todos decían que no sabían que había tropas federales en Atlanta.

Citoyen dijo...

Una cosa que yo no entiendo es quien lleva razon en todo esto.

Lo cierto es que según he leído Rusia llevaba repartiendo pasaportes a los osetios así como el que regala rosquillas y ahora, oh maravilla, competencia personal basada en el derecho internacional. Los ossetios por qué quieren ser rusos? Y los georgianos porque están tan cabreados con los osetios?

Echo de menos que en el esquema de incentivos no hables de la situación interna en rusia; esto no habría ocurrida nunca con boris yeltsin, ¿por ´qué con putin si?

Por otro lado, creo que eres un pelín condescendiente con los rusos; quiero decir, Rusia es una especie de autocracia chunga con ansias de hegemonía regional. Quiero decir, la guerra fría ya terminó y lo de "la ex republicas sovieticas son mi patio de atrás" no acabo de tener claro hasta donde está bien.

Egocrata dijo...

Ximenez:

Totalmente de acuerdo. Bush, en su infinita sabiduria (sigh), dió todas las señales equivocadas que quiso. Quien paga el pato son los georgianos.

Citoyen:

La verdad, no creo que tener "la razón" importe demasiado en este caso. Si los georgianos son los malos, les está bien empleado. Si los rusos son los malos, bueno, es Rusia. Tampoco le vamos a decir nada.

La situación interna en Rusia es menos complicada de lo que parece; la verdad, es de hecho una autocracia con ansias de hegemonía regional, así que la opinión pública importa bien poco. No creo que sea ser condescendiente decir esto; Rusia ha sido eso desde hace varios siglos. Hay cosas que no cambian nunca.

Y sí, Ieltsin no hubiera hecho esto nunca, por muchos motivos. Para empezar, Rusia no tenía el dinero que tiene ahora. Ieltsin era mucho menos popular (y mucho menos autócrata) que sus sucesores. Y joder, el tío estaba borracho la mayor parte del tiempo; no creo que estuviera para hacer grandes planes.

Egocrata dijo...

A todo esto, es importante recordar que Rusia no sólo tiene la bomba como carta defensiva propia; el hecho que tiene tecnología nuclear y que la puede repartir como caramelos si los ponen nerviosos hace que EUA no tenga demasiadas ganas de cabrearles.

Irán puede conseguir la bomba en tres o cuatro horitas si Rusia está de humor, vamos. Basta enviar un paquete por Fedex, como aquel que dice.

Mahavishnu dijo...

Ximinez:
Shevernadze no era excesivamente pro-ruso. De hecho, los problemas actuales de Georgia con Rusia empezaron justo en su mandato si no recuerdo mal.

Egócrata, el problema de Yeltsin mas bien era la mutua desconfianza entre su persona y los militares. No obstante, la primera guerra chechena la empezó él.

d dijo...

¿Seguro que nadie en la OTAN sabía lo que estaba preparando el tipo éste de Georgia? Si hasta tiene militares USA de instructores de sus FFAA.

Cuesta creer que nadie sea tan lerdo como para darle a Putin en bandeja una excusa así. Ahora veremos donde se paran los tanques rusos, si en Osetia o en Tiflis.

Y es un poema también oir cómo los rusos parodian la retórica de la UE y la OTAN en el caso de Serbia/Kosovo. Se nota que les tenía escocidos.

Por cierton, Georgia tiene oleoductos, ¿no?