viernes, agosto 15, 2008

No somos lo únicos

Los datos de crecimiento en la eurozona me tienen confundido. El hecho que el crecimiento económico se haya frenado tanto no es demasiado soprendente; era algo que se esperaba. Lo que no acabo de entender es por qué algunos países que en teoría parecían tener economías sólidas las cifras han resultado ser mucho peores que los datos de otros países que realmente están metidos en un berenjenal importante.

Me refiero, obviamente, a Francia y Alemania, comparada con España. En la lista de problemas económicos que afligen el continente, España es de lejos el que ha sufrido la peor burbuja inmobiliaria de las cuatro grandes economías de la eurozona. Sin embargo, el PIB en España se ha arrestrado un décima por encima del estancamiento, mientras que Francia y Alemania están en cifras negativas.

Sinceramente, no sé de dónde viene esto. Si me dejáis especular (algo que nadie en su sano juicio debería permitir), diría que es la baja, patética productividad española la que de hecho está "salvando" la economía, por dos motivos. Francia y Alemania son dos economías con empresas extraordinariamente competitivas, grandes multinacionales que exportan sus productos a todo el mundo. España... bueno, no gasta demasiadas empresas así, con algunas contadas excepciones.

Durante el segundo trimestre, las economías exportadoras en la eurozona se han enfrentado al problema de ver como el euro se apreciaba hasta cotas nunca vistas. Si estas vendiendo cosas fuera de tu país, esto es muy, muy mala noticia... y esto es lo que le ha pasado a franceses y alemanes. España, que importa mucho y exporta relativamente poco, esto de tener la moneda sobrevalorada le ha ido relativamente bien.

Otra cosa es que dure. El euro está bajando de sus niveles estratosféricos lentamente, y la contracción inmobiliaria aún durará 10-15 meses más. El gobierno está impulsando medidas que tienen sentido (con la excepción de la política de vivienda, que me tiene perdido), pero con el BCE obsesionado en exceso por la inflación, no podemos decir que se haya tocado fondo. Veremos.

5 comentarios:

CardinalXiminez dijo...

No exportamos, pero nuestra "industria sin chimeneas", el turismo, basa su modelo fundamental en la debilidad de la divisa. Gracias a Buda, la libra sigue tan fuerte o más que el euro y los ingleses siguen bebiendo sangría barata sin mesura. Pero pregunte por ahí quién tiene previsto viajar a Europa, con el dólar tal y como lo tienen.

No sé. El tercer trimestre es el que refleja la temporada de verano; esa cifra es en la que habrá que fijarse.

Egocrata dijo...

La mayoría de visitantes vienen de la eurozona, no olvidemos. El tipo de cambio ni lo notan.

CardinalXiminez dijo...

Precisamente. Si Hans-Friedrich Müller, nuestro bonachón renano de ejemplo, sabe que el año pasado pagaba 12,50 en ese chiringuito de Sitges por su zarrapastroso escalope refrito con patatas y hoy le han cobrado 16,80 por lo mismo, más tentaciones tendrá de irse el año que viene a Antalya, Monastir o Sharm-el-Sheikh, donde en liras, dinares o piastras todo le saldrá mucho más barato.

(Nota terrible: Esas tentaciones que posiblemente superará al ver el enésimo atentado en la zona; siendo brutalmente cínicos, Al-Qaeda y sus adláteres están siendo, en gran medida, sostenes del turismo español de sol y playa)

Manuel dijo...

Los datos del PIB son muy engañosos.

El PIB español crece por encima de otros paises más fuertes que el nuestro precísamente por eso, porque al tener una economía más floja, a menor actividad económica mayor porcentaje de PIB, del mismo modo que la India y China crecen más que los paises de Europa porque parten de niveles más bajos pero sin que ello siginifique que la economía allí esté mejor que aquí.

La situación de España es peor que la de Francia y la de Alemania en todos los aspectos y la verdadera riqueza es la productividad no el Producto Interior Bruto.

Ender dijo...

Humm... discutible, Egocrata, esa idea de que el tipo de cambio perjudica más a países más productivos. A todo país (o empresa) que produzca en euros y venda, por ej, en dólares, le perjudica la actual fortaleza del euro, pero le perjudicará más a aquél país (o empresa) que necesite emplear más para producir lo mismo, esto es, a la menos productiva. De lo contrario, ¿la solución para luchar contra esa situación es ser más ineficientes?