jueves, octubre 02, 2008

Desde el principio: la crisis para niños

Hablo mucho de la crisis. Estos días, sin embargo, me parece que no estoy dando sin embargo una idea demasiado clara sobre por qué el rescate es necesario; así que me he planteado escribir un explicación más o menos sencilla sobre cómo justificar por qué esos 700.000 millones de dólares no son una tontería absurda. Dicho en otras palabras, cómo un político americano debería vender la idea del rescate financiero; no es demasiado preciso, pero creo que en general es correcto.

Las noticias estas últimas semanas no son buenas; la crisis financiera sobre la que hablan los medios es bien real y cierta. Aún así, si uno mira a su alrededor, pregunta a sus vecinos, la mayoría le dirán que sí, las cosas no andan tan bien como deberían, pero la verdad, hace tiempo que esto es así; todos esos banqueros tienen poco que ver. Lo realmente frustrante es que los políticos sólo se hayan vuelto locos buscando (y no encontrando) soluciones cuando son los genios de las finanzas los que están en problemas, y no antes.

El enfado es hasta cierto punto natural: el Congreso ha sido un avispero mal avenido estas últimas semanas, trabajando como locos para salvar bancos. Parece que si no tienes dinero, nadie te ayuda. Sin embargo, mal que nos pese, este plan de rescate financiero es necesario, o las cosas irán aún peor.

Los bancos son entidades básicamente antipáticas. Su trabajo consiste básicamente recoger dinero en una ventanilla, prometiendo guardar nuestros ahorros a cambio de un pequeño interés, mientras prestan ese mismo dinero en otra, cobrando un interés un poco mayor. De hecho, un banco no tiene demasiado dinero; es un intermediario entre los que tienen más ahorros que gastos y los que tienen más gastos que ahorros.

Los bancos prestan dinero a mucha gente, para muchas cosas: hipotecas cuando una compra una casa, préstamos para quien tiene un negocio, incluso dinero a otros bancos que necesitan más dinero del que tienen a mano para dar préstamos. Por una serie de problemas que no vienen al caso (derivados de esas dichosas hipotecas subprime) estos días hay bastantes bancos que tienen muchos préstamos malos, prestando dinero que no será devuelto.

Eso en principio no parece que sea un problema; el banco ganará menos dinero y listos. La cuestión es, muchas veces los bancos necesitan dinero constantemente; sus clientes recogen ahorros, tienen que conceder créditos, y pagar a sus empleados, así que muchas veces piden créditos a otros bancos. En condiciones normales, esto no es demasiado difícil, pero estos días todo el mundo anda un poco asustado ¿Cómo sé que este banco que me está pidiendo un préstamo no es uno de los que tiene pérdidas? ¿Y si resulta que no me devuelve el préstamo? Mejor andar sobre seguro, y pedir un interés mayor para compensarme por ese riesgo que estoy tomando.

Ahora imaginemos esto, pero en el mercado en general. Nadie sabe realmente qué bancos son “sanos” y cuáles no lo son. La reacción natural de los prestamistas es ir con muchísimo cuidado, y no prestar dinero a nadie, a no ser que paguen un interés alto. Los bancos tienen problemas para funcionar, ya que no pueden conseguir capital rápidamente; como resultado, todo dinero que prestan es precioso, y sí, cobran intereses altos. El resultado es una situación en que nadie deja dinero a nadie, y si uno quiere un crédito para montar un negocio, comprar una casa o cambiarse el coche, es muy, muy difícil conseguir dinero.

Esto se ve en situaciones muy concretas, a todos los niveles. Es más difícil comprarse una casa. El estado tiene problemas emitiendo deuda; Connecticut hace unos días no pudo conseguir que nadie le prestara dinero. No hace falta decirlo que este problema de los bancos tiene un efecto claro, fuerte y muy doloroso en mucha gente que no tiene nada que ver con el sector financiero, y hace un daño económico enorme. Las casas no se venden, los buenos negocios no pueden conseguir dinero. La crisis de vuelve peor.

¿Es el rescate necesario? Sí, lo es. La situación así lo exige. Es triste que paguen justos por pecadores, y que los excesos de los bancos tengan que ser pagados con los impuestos de todos, pero la alternativa es mucho peor. La hora de pasar cuentas vendrá después, pero ahora es necesario arreglar el problema.

7 comentarios:

Lole dijo...

Oiga, y al final qué opinión le merece el modelo sueco que mencionó el otro día Perroverd.
No sé cómo funcionaría en este caso actual, pero de entrada me parece mucho más razonable comprar y tomar el control de los bancos en peligro para luego venderlos años después una vez reflotados, y sacarse unas pelillas para el erario público.
Menos gracia me hace eso de comprar la deuda mala.
En cualquier caso, ¿qué hay de las causas profundas de la crisis? Me cuesta creer que todo se reduzca a un problema de desregulación bancaria. Es la tercera crisis que presencio, y a toro pasado se pudo ver que las cosas eran más complicadas de lo que inicialmente parecía. Por ejemplo, en la crisis de los 70, inicialmente se pensó que todo se debía a la artificiosa subida del crudo por parte de la OPEP. Años después se vio que había problemas estructurales en los países afectados.
Pues me temo que ahora, lo de las subprime sólo sea el detonante. Claro que lo mismo me equivoco. Por eso temo que las medidas propuestas por Bush sean insuficientes, pues sólo atacan las causas superficiales de la crisis, y no las profundas, que por ahora nadie parece conocer. Como siempre, los economistas son muy eficaces explicando las cosas con la perspectiva del tiempo, pero cuando hacen vaticinios no dan una. No hay que sorprenderse: la economía no es una ciencia; sólo una protociencia.

jasev dijo...

Egócrata, perdona que te diga pero eso de que "la hora de pasar cuentas vendrá después" me parece de una ingenuidad alarmante. Creo que todos sabemos que nadie va a rendir cuentas por este desastre.

Egocrata dijo...

1. El paquete de medidas que se vota hoy es como mínimo mediocre; Lole tiene razón que sería mejor comprar acciones. Sin embargo, es lo que hay. Este presidente no da para más.

2. El modelo sueco... Suecia es un país pequeño. A saber si el modelo es traducible a EEUU.

3. Pasar cuentas: si gana Obama, algo cambiará. Espero...

Anónimo dijo...

Si se presta dinero a los bancos que han realizado inversiones erroneas, se detrae de los agentes economicos que si realizan inversiones acertadas o que han ahorrado se esta agravando el problema en ver de solucionarlo por que no hay ninguna garantia de que empleen mejor el nuevo dinero.

Egocrata dijo...

Lee los posts anteriores; no es momento de pararse a pensar en esas cosas ahora. Todo rescate tiene problemas de riesgo moral, pero si no se hace algo, nos vamos todos al carajo.

Joder, de hecho puede que nos vayamos al cuerno incluso con el rescate...

Anónimo dijo...

Yo no digo que no haya que hacer nada pero lo que se está haciendo es rescatar a los especuladores. Se podria aplicar otra solución por ejemplo comprando aquellos bancos que tengan falta de liquidez o solvencia a precio cero (puesto que estan en quiebra no valen nada) naturalmente, y desde dentro actuar, pero eso no interesa a los poderosos que quieren que le compren la basura y quedarse ellos con lo que valga algo para seguir especulando lo que solo va a agrabar la crisis.

Anónimo dijo...

y si es ahora precisamente el momento de pararse a pensar las cosas por que si no se piensan bien se van a cometer errores gravisimos. Hay que pensar a quien se salva por que no hay recursos para salvar a todo el sistema y en estos momentos se pretende salvar precisamente lo que no produce nada.