miércoles, octubre 01, 2008

Dos detalles sobre la crisis

Dos apuntes sobre la crisis. Primero, ignorad la evolución de la bolsa estos días. La crisis no está afectando los movimientos a corto plazo de estos índices, al menos de momento. El problema real, y lo que debe dar mucho miedo, son los mercados de crédito, e índices como el LIBOR, el tipo de interés de referencia para préstamos interbancarios, o el TED spread, la diferencia entre el LIBOR y el retorno de las letras del tesoro americano.

Dicho rápido y sucio, nadie se fía de nadie a la hora de prestar dinero. Si los bancos no se fían te cobran un interés alto; si los bancos se cobran intereses altos unos a otros, pedir créditos es carísimo para todo el mundo. Si el TED es grande, eso significa que nadie se atreve a invertir ni borracho; el "coste" que pedimos para dejarte dinero es enorme, ya que preferimos la seguridad de la deuda pública al riesgo que no nos devuelvas el crédito.

Hoy estos índices están fuera de la escala; en posición de pánico histérico horrendo. No hay liquidez. La crisis está aquí.

El segundo, algunos conservadores americanos (y no americanos) dicen que el origen del problema es esta manía de los demócratas de forzar que todos los bancos den dinero a todo el mundo para que todos tengan casa, se lo puedan permitir o no. Todos esos pobres (y minorías) sin dinero sacaron hipotecas basura y nos han arruinado a todos.

Este argumento es básicamente falaz, estúpido y (por qué negarlo) prácticamente racista. "La culpa es de esos negros e hispanos, que tienen hipotecas de discriminación positiva". Basta mirar los números y ver que de hecho ni Fannie Mae ni Freddie Mac daban hipotecas basura (entre otros muchos datos; leed los enlaces) para ver que es una explicación estúpida.

4 comentarios:

Maripuchi dijo...

Una pregunta ¿dónde encajan los que aquí no pueden pagar la hipoteca y no les da para comer con el liberalismo a la americana?

Heriberto G. dijo...

Soy un completo ignorante en esto de la economía pero a ver si es posible aclararme una duda.
Si los bancos no se fían ni de ellos mismos para prestarse dinero al interés establecido por el FED o el BCE ¿cómo el inyectar dinero (o directamente darle a la maquina de fabricar billetes) va a cambiar esa percepción?
Tal y como yo lo entiendo el dinero es un bien como otro cualquiera y vale lo que te den por él o lo que puedas adquirir con él, por lo tanto al aumentar la masa circulante sin un respaldo real, lo único que se conseguirá será que se deprecie mas y por lo tanto el interés subirá, ¿es correcto?

Egocrata dijo...

Los bancos lo que están haciendo es pedir los préstamos a los bancos centrales, no a sus vecinos. En teoría, esto reduce la demanda de crédito en el mercado privado y tiende a sacar los bancos peor situados de este, algo que debería bajar los tipos de interés.

En práctica, no está funcionando.

Recuerda, por cierto, que el tipo de interés es de hecho el precio del dinero; más oferta tiene que reducirlo. Hay tantísimo miedo que no está sucediendo en absoluto.

Sobre los que no pueden pagar la hipoteca... bueno, esto es EUA. No es que tengan demasiada ayuda.

Gulliver dijo...

Joder, si que está jugoso el nuevo plan aprobado por el Senado. Al final lo han puesto en orden con sesudas medidas financieras, como la de promover la estratégica producción de arcos y flechas para niños.

Y es que faltaba el lubricante. Un poco de amiguismo y de favorecer intereses particulares y la legislación pasa como la seda.

A ver que tal se lo tragan en la Casa.