martes, enero 22, 2008

¿Quién dijo que la Reserva Federal no hace nada?

Lo dijo un servidor. Y eso era cierto, hasta ayer. El recorte de 0,75 puntos hoy, sin embargo, es hacer mucho para dar un empujon a un economía americana relativamente anémica. La decisión tiene riesgos; la inflación es alta y hay un riesgo (relativo) que repunte con este estímulo monetario tan acentuado, y la crisis actual nació por un exceso de crédito mal regulado, así que sin reformas puede que se vuelva a los pecados y vicios de antaño, si el mercado no ha aprendido.

Y creedme, no lo ha hecho.

Aún así, es un empujón sólido. Aún así, los mercados han abierto a la baja en plan kamikaze igual, así que uno ya no sabe qué pensar de todos esos "sabios y racionales" inversores. Ayer iban todos pidiendo que la Reserva Federal hiciera algo, y hoy que lo hace siguen igual de histéricos, diciendo que el hecho que Bernanke actúe es un signo del apocalipsis o algo así. Los mercados son racionales. A ratos. Como siempre, es cuestión de tendencias y no movimientos a corto plazo, pero joder, a veces actúan como críos...

Insisto: hay nervios, en gran parte porque la crisis actual tiene como origen la falta de transparencia de los mercados, y la información deficiente con la que gran parte del mercado había estado operando. Cuando no te fías de los números que vienen, tu actitud es muchísimo más defensiva, y los pánicos se acentúan en consecuencia. Hace falta limpiar muchas de las normas que regulan cómo se distribuye la información en los mercados, empezando por un control mayor sobre las agencias de calificación. Los tipos de interés tenían que bajar, pero hasta que no se solucione la falta de confianza en lo que los datos dicen, los inversores van a seguir con pies de plomo.

3 comentarios:

Alatriste dijo...

Los mercados no son racionales, son humanos. Es decir, que recurren a la razón cuando no les queda más remedio; mientras puedan evitarlo prefieren actuar siguiendo sus costumbres y prejuicios "de siempre".

Y no son pocos los que, como decía el clásico, prefieren morir antes que usar el cerebro y por lo general lo consiguen...

Edgar Rovira dijo...

Malos tiempos para la racionalidad.

Los mercados no habrán aprendido, pero la Reserva ha llegado un pelín tarde.

De momento las bajadas continuan y la palabra recesión va ganando puestos en el ranking de búsquedas de Google.

Whitard dijo...

alatriste, quizá no sea el mejor momento para decirlo, pero creo que los mercados sí son racionales. Las turbulencias de los últimos días no se deben a que los brokers se hayan vuelto majaretas. Lo que sucede es que, en cualquier mercado, el peor escenario no es uno bajista, sino uno opaco.

Si ves cómo reaccionan las empresas cuando tienen una mala noticia te das cuenta. Lo primero que hacen es transmitirlo a la CNMV y luego hacerlo público para que el valor no se resienta más de lo necesario en bolsa. El inversor puede aguantar una mala noticia, pero no la opaciadad.

Aplicado a esta (¿)crisis(?) sucede lo mismo. No se sabe el calado del estancamiento económico en EE.UU, se desconoce aún hasta donde llega el daño de las hipotecas subprime y muchos aún se debaten entre crisis de liquidez/insolvencia.

Esto puede ser una sobrerreacción a una falta de un escenario certero. Aunque Soros diga que es la peor crisis desde la 2ª Guerra Mundial...