sábado, enero 26, 2008

Primary Colors (XXX): usando el racismo sin que se note

Hoy El País publica una buena crónica sobre las primarias en Estados Unidos que vale la pena leer. Es una muestra bastante clara que de todas las bajezas que vemos en la política española, los políticos americanos son siempre capaces de hacer que parezcan chiquilladas de parvulario.

Los Clinton ha recurrido a explotar el racismo contra Obama, básicamente. Y lo que es peor, Obama y los medios de comunicación han picado de mala manera haciéndoles el juego.

Cuando Clinton perdió en Iowa, allá por la edad de piedra, una de las cosas que más se comentó fue que Obama había sido capaz de ganar en un estado muy "blanco", el hecho que era un candidato que no era percibido por el electorado como un tipo de color, sino como un político más. Eso es algo estupendo en un mundo normal, pero no cuando eres la candidata que ha perdido. Aún más cuando tu grupo de votantes "natural", las mujeres, parece que no se han dado cuenta que puedes ser la primera presidenta del país.

Los Clinton hicieron números. En el partido hay más mujeres (58%) que hombres, y más blancos y latinos (70%; cito de memoria) que negros. Si nos dedicamos a recordar a los votantes que Hillary es un mujer (sea como sea; incluso quejándote y lloriqueando) y que Obama es negro (forzándole a defender a Martin Luther King Jr. diciendo chorradas sobre Johnson), a lo mejor cuela.

Y joder se ha colado. Los periodistas han picado de mala manera, hartándose a preguntar a unos y otros sobre sobre si la raza de los candidatos es importante, si los afroamericanos están mejor o peor, si Obama es un negro de verdad, y (lo más divertido; hoy en NPR, normalmente el medio más resistente a estas chorradas) si las mujeres de color votarán según color de piel o según sus tetas o ausencia de estas (vale, lo han dicho más finamente).

El resultado: los votantes en Carolina del Sur parece que votarán hoy sábado siguiendo líneas de raza y género más que otra cosa. Y todo a base de lanzar a Bill Clinton a hacer el trabajo sucio, el de atacante agresivo en plan Alfonso Guerra, evitando que Hillary se manche.

Los Clinton tiene fama de ser los "mejores" políticos del país cuando se trata de repartir tortas y esparcir mierda. La verdad, no me extraña. Lo de la Cope, Acebes y todos esos amateurs es una broma comparado con la habilidad que tienen estos dos utilizando la máquina de picar carne, manipulando la prensa para que que hable exáctamente de lo que ellos quieren, y largarse del cráter silbando diciendo que ellos no han sido.

Después van por el mundo extrañándose que la gente está desencantada con el sistema, cabreada con los políticos, que la política es tan negativa y llena de gente con mala leche, y que el país está muy polarizado y no se puede pactar nada con nadie. No te jode. Parece que los medios están hablando un poco más de ellos y su puta manía de arreglarlo todo a base de puñaladas traperas por la espalda, pero al paso que van (y si Obama no espabila) van a apisonar al partido entero camino de la nominación.

País.

1 comentario:

Lole dijo...

Pues qué pena. Podían discutir sobre cosas que realmente deberían importar a los votantes, como la cobertura sanitaria.
Pero no, es mejor desviar el debate con gansadas intrascendentes.