jueves, diciembre 27, 2007

Fútbol. En todas partes.

Hay un país con una cierta tradición de hacer el ridículo metiéndose en jaleos sobre quién puede poner el fútbol en televisión. Derechos cruzados, limitaciones, y políticos metidos hasta las cejas en el jaleo, tratando de forzar leyes de interés general y cosas por este estilo.

Ese país es, aunque parezca mentira... Estados Unidos.

No, no és fútbol como Dios manda (ya se sabe, jugado con los pies y sin armadura), pero no deja de ser un jaleo más que familiar para cualquiera que siga las tribulaciones de los derechos del fútbol en España. Y oye, los políticos están metido con todo el equipo; tenemos un congresista de aquí Connecticut metido hasta las cejas en a ver quién emite qué, diciendo no sé qué cosas de cárteles y limitaciones a la competencia.

Claro, el partido de la discordia esta semana era el New York Giants - New England Patriots, y Connecticut está entre los dos equipos, con lealtades divididas y votantes ansiosos. El interés general y todo eso. En fin, la política en España es el de una democracia totalmente normal, qué os parece.

Nota: mañana tengo el día libre, así que será cuestión de ponerme al día con las noticias (y con el consulado; elecciones en marzo). Prometo hablar largo y tendido sobre las primarias un día de estos; Iowa está a menos de una semana.

1 comentario:

Demócrito dijo...

"Panem et circenses" Para qué cambiar si siempre ha funcionado.

Sin broma, la importancia de este tipo de manifestaciones culturales (en el sentido antropológico de la palabra cultura) no se debe minusvalorar nunca. Se dice que los futbolistas ganan demasiado. Yo no lo veo así. Puesto que trabajan en un mercado libre y competitivo, de demanda (teóricamente) flexible, sin producir grandes externalidades y con información fácil, exhaustiva (demasiado exhaustiva) y al alcance de todos; no se les puede acusar de monopolismo, abuso de la escasez o desinformación. El mercado perfecto, oiga (estoy hablando las ligas profesionales, claro). Así que no hay distorsiones, si lo ganan es porque usted está dispuesto a pagarlo. Y los políticos lo saben, y saben que er fúrbo es importante para usté, y sabiéndolo se preocupan de que tenga usté fúrbo, faltaría más, hasta en la sopa.

Yo, personalmente, prefiero gastármelo en cosas mucho más constructivas (alcohol, pornografía, gasofa pa la moto) pero cada cual es cada cual y sube las escaleras como quiere.