domingo, diciembre 23, 2007

Amistades bajo la mesa

El Washington Post publica hoy una noticia curiosa. Según fuentes del gobierno americano, la disminución del nivel de violencia en Irak se debe en gran parte a la ayuda de... Irán. Según la noticia, el gobierno iraní ha dejado de suministrar armas a grupos insurgentes, a la vez que les pide que dejen de dedicarse a hacer la vida imposible a los americanos.

Es una noticia como poco curiosa, aun teniendo relativamente poca confirmación. No soy demasiado amigo de especular, pero lo cierto es que algo sí parece haber cambiado en las relaciones entre ambos países. Sí, la Casa Blanca continúa insistiendo que Irán quiere obtener armas nucleares y dominar el mundo, pero parece que el resto de la maquinaria del gobierno federal no está por la labor. Basta recordar el último informe de inteligencia negando que Teherán quisiera fabricar armas nucleares, sin ir más lejos.

¿A qué se puede deber esto? No me parecería raro que lo que estamos viendo sea que de hecho el gobierno americano ha decido pactar con Irán, aunque sea en privado, detrás de las cortinas y sin decirle a nadie. Sencillamente han aceptado que es hora de aceptar la realidad y resignarse que no pueden dictar el destino de Irak por sí solos. Evidentemente Bush y compañía son gente orgullosa, y no van a aceptar nunca que están retrocediendo; lo suyo es un clásico avance hacia la retaguardia mientras se proclama que has ganado.

En fin, diría que Irak tiene algo de futuro. Tristemente, es una dictadura medio pactada con Irán, al menos a medio plazo.