viernes, mayo 23, 2008

Las aventuras de Rajoy, héroe de Numancia

Pobre de mí. Citoyen me pregunta por aquí que trate de explicar qué narices está sucediendo en el PP, quién es aliado de quién, y cuál es el sentido profundo de la existencia de Mariano Rajoy. ¿Aspira realmente este tipo el fabuloso hombre piñata? Veamos.

Sinceramente, ando casi tan perdido como todo el mundo. Tengo una teoría ligeramente rebuscada y espero que razonablemente lógica sobre qué explica esta merienda canibal en que se ha convertido el partido gaviotil (pronto buitre) de la derecha española. Vayamos por partes.

Primero, Rajoy es de hecho un moderado. Es un tipo pragmático, que aspira ante todo a ganar elecciones. Quiere ser presidente del gobierno, y para ello se aplica la cita Marxista (rama Groucho) de "estos son mis principios; si no le gustan, tengo otros". No es que sea capaz de abrazar el comunismo por unos votos, pero digamos que no tiene demasiados reparos en ser menos arribaespañista si eso le da la presidencia del gobierno. Es una criatura de partido, nacida durante la larga travesía hacia el centro del aznarismo pre-imperial; conservador, sí, pero tampoco nada demasiado integrista.

Durante la pasada legislatura, tras perder las elecciones de forma sorprendente, Rajoy se encuentra que manda en el partido, pero nadie sabe exactamente por qué. Sí, Aznar lo nombró heredero, etcétera, pero ¿quién ama al bueno de Mariano realmente?. Nadie realmente sabe qué apoyos tiene.

Al mismo tiempo un sector del partido bastante ruidoso decide seguir con los dictados de los años finales del aznarato, el rollo "liberal" versión FJL. Con la "protección" de la derecha mediática vociferante y aprovechando de la debilidad relativa de Rajoy, que no tiene una base clara, esta gente pueden controlar con relativa facilidad el discurso del partido. El bueno de Mariano seguramente cree que todas esas declaraciones apocalípticas no dan votos, pero también sabe que liarse a guantazos con medio partido, con el trauma que llevan, haría imposible su objetivo de llegar a la Moncloa. No le queda más que resignarse, seguirles la corriente, y a ver si gana a base de mantener el partido tranquilo y centrado en tratar de morder a los socialistas.

El pequeño problema, claro está, es que llegan las elecciones y el partido vuelve a morder el polvo. Con la derrota, el bueno de Mariano mira las encuestas, ve que si en vez de perseguir nacionalistas imaginarios hubieran hablado de economía quizás hubieran ganado, y decide que ya vale de tanta tontería, es hora de moderarse. La derecha mediática montañesa y sus amiguetes ven esto, deciden que esto de centrarse es cosa de traidores, gallardones y gente de mal vivir, y deciden liarse a tortas con el jefe.

El problema para el PP, ahora mismo, es que no hay manera humana de saber cómo es el partido realmente. ¿Es la mayoría del partido un grupo de gente pragmática, que creen que centrarse y moderarse es lo que te da las elecciones? ¿O son los que creen que sólo se ganan elecciones con ideas (y si se pierden, tanto da) mayoría? Ambos bandos, ahora mismo, andan metidos en una compleja danza ritual de berridos, mostrar plumaje y parecer fiero y fuerte que viene a ser básicamente un juego de señal.

Esto parece muy bonito, claro está, pero esta danza antropófaga de la derecha montañesa tiene otros alicientes. Del mismo modo que nadie sabe realmente cuánto apoyo tiene Rajoy, lo mismo sucede con el nutrido grupo de aspirantes a la poltrona que andan revoloteando y soltando puñaladas. Todos ellos estan estos días dando mandobles y echando guiños a FJL y Pedrojota a ver si caen en gracia, con la lideresa, por descontado, en el centro de la pista. La cuestión es salir al ruedo, tratar de darle el mayor tortazo a Rajoy -con elegancia- que uno pueda, y quedar como fuerte y valerosa y Mariano como tonto y debilucho. No es ya cuestión de ganar el favor de la mayoría; ahora se trata de dejar al presidente del partido tan malherido que no le dejen entrar ni en los bares de su pueblo.

De hecho, no ha cambiado nada desde marzo: no es que acertara cuando decía que habrían tortas, es que era bastante evidente. Lo que parece bastante claro es que con la que está cayendo en el plano económico, tener al PP todo distraido en estas alegres festividades no les debe estar haciendo favores en las encuestas. Ah, la división de los partidos. Que bonito espectáculo.

12 comentarios:

d dijo...

Muy acertado el comentario.

Tampoco descarto la hipótesis de que Rajoy haya decidido sacrificarse poniendo la cara para que se la partan FJ-Lo y Pedro J. hasta 2011, para que luego el que se presente sea otro de cuerda centrista (¿camps?).

Lo más importante, como dices, la incertidumbre sobre los apoyos con que cuenten cada uno.

Y otra cosa: Los apoyos entre los votantes. Yo creo que de esta ya no salen sin perder algunos votos, o bién por la extrema derecha o bién por el centro. Pedro J. se ha cargado a la derecha unitaria por jugar a ser W.R. Hearst, o Polanco.

La alternativa lógica es perder por la derecha, claro. Porque por ahí siempre hay más votos que ganar, y en cambio a la derecha se acaban. Pero ya veremos.

Lüzbel dijo...

Ayh, cobarde, deberías empezar a apostar qué va a pasar en el siguiente congreso (a.k.a. Royal Rumble) del PP.

Mójate.

Carlos dijo...

Acabo de llegar de Génova. Tal vez sea un poco cabroncete, pero me lo he pasado de miedo viendo la estaban liando entre los "jubilatas" y los de Nuevas Generaciones.

Egocrata dijo...

Pues sí, es posible que Rajoy esté quemándose por la causa. No sé si es tan liando, pero bien podría ser; lo cierto es que sus "tapados" no están todos evitando el fuego amigo.

Aunque claro, Gallardón no es que lo tenga fácil.

Sobre apostar sobre lo que pasará en combate de fin de milenio, ni pajolera idea. La pregunta no es quién lo gana (a Espe le puede interesar mantener a Rajoy, aunque sea cubierto de mugre, barro y moratones, y dar el golpe en una par de años con el partido haciéndolo fatal en las encuestas), si no si se cierra en falso o arreglan las cosas de verdad.

El PP podría tener un ciclo Almunia-Borrell entre manos, vamos. Y eso es casi darle cuatro años más a Zapatero.

d dijo...

Yo creo que el tapado es Camps. En los foros de pp.es (lectura imprescindible, no por lo representativo, creo, sino por lo divertido, estos días) a Camps ya le tachan de nacionalista y todo.

grendel dijo...

Hombre, lo que está claro es que la situación se le ha ido de las manos a Rajoy. Pero es que es normal que después de 4 años crispando a su electorado y diciendo que los nacionalistas son poco menos que terroristas y que rompen España, etc, etc, no puedes en poco menos de 1 mes, pasar a decir que hay que acercarse a ellos. Tampoco puedes reír las gracias a gente tipo Losantos y haciendo que el electorado más a la (extrema) derecha le considerase un referente, para ahora convertirse en blanco de sus críticas. Igal con el 11M, con ETA, etc, etc, etc...

En fin, Mariano, que quien siembra vientos recoge tempestades. Te diría que lo siento, pero mentiría. No se puede despertar a la derecha más cavernícola con un discurso tan tremendista como el de la pasada legislatura y ahora actuar como si no pasara nada. Ahora, a aguantarse. No deja de ser una especie de justicia poética que alguien que ha utilizado a las víctimas del terrorismo con fines electorales, sufra en sus carnes un ataque exactamente igual.

Augie March dijo...

Yo estoy con d, Rajoy está ejerciendo de mártir, aunque ya he dicho por aquí quién va a ser el tapado: Rodrigo Rato va a entrar en la escena política como quien entró en Jerusalén montado en un burro.

"Asumo la correción liberal", dice uno por aquí. No digo que la facción Puigcercós esté pensando en pactar con el PP, pero sí que me parece un ejemplo de cómo los "socios" están por desmarcarse del "socialismo a la latinoamericana" pensando en sacar partido a la crisis que nos acecha.

Yucatán dijo...

xD

Antes verás a IU ganando unas generales que a cualquiera (y cuando digo cualquiera quiero decir exactamente esto) de ERC pensar en un pacto con el PP. Lo más que podrían hacer es abstenerse (y muy mal debería hacerlo ZP, aunque parece que va de camino).

El electorado de ERC no es el de CiU: nunca le perdonarían a quien fuera que tuviera esa maravillosa ocurrencia ;)

Citoyen dijo...

Hey, gracias por el apuntes :). Aunque sigo sin entender la actitud de San Gil; qué coño les ha hecho Rajoy? Ha propuesto a de Juana Chaos para ser secretario general?

Lo que yo veo en este baile es que le están haciendo un favor a rajoy, si sale vivo. Quiero decir, pegarse con el ala montañesa tiene problemas de restarle apoyos a la derecha, pero también de hacer creíble su voluntad de girar al centro. Si sale el congreso, si sobrevive, tendrá los galones centristas de haberle plantado cara a FJL y los malvados libegales y eso lo transformará en un simpatico lider de centrorreformista.

No digo, porque sería mucho decir, que lo estén haciendo a posta y esté todo pensado, pero el efecto sigue ahí; si rajoy sobrevive resurigirá de las cenizas del ogro crispador el héroe centrista. ¿No?

Egocrata dijo...

Eso presupone que los derrotados libelagles van a largarse cabalgando hacia la puesta de sol sin protestar o partir el partido, claro...

Citoyen dijo...

Será que estoy influenciado por la capacidad para cambiar de opinión de los franceses, pero la verdad es que me parece viable.

Ya lo veo, la lideresa diciendo "Acepto mi derrota, mi fidelidad al partido está por encima de todo, mariano, seguiré luchando codo a codo en la comunidad de madrid" o "Hemos llegado a un compromiso con Mariano donde por el bien del partido...." Y a FJL diciendo "mariano rajoy ha demostrado tener carisma y talante para liderar el partido e integrar todas las tendencias, no como los progres que..."

La verdad es que si pierden, algo tendrán que hacer, no van a mearse encima no?

Anónimo dijo...

Ellos, los libegales del PP, tal vez podrían (si quieren aprender a retirarse ahí tienen el ejemplo de Gallardón, que hubiera sacado a Napoleón y todo su ejército de Rusia sin perder ni un solo jamelgo) y PJ Ramírez solo tendría que abrir su armario y volver a revisar su amplísima colección de chaquetas, pero los obispos, Losantos y la facción que podríamos llamar "requeté", la de la AVT y los Peones Negros, esos no... si pierden el control del aparato del PP ¿Qué les queda?