lunes, mayo 19, 2008

Esto no es normal...

Lo de Obama es definitivamente algo bastante extraordinario. Gane o pierda las generales (es el candidato en todo menos el nombre ya), un tipo que es capaz de reunir 75.000 personas cuando da un discurso en Oregón es algo sencillamente brutal. La capacidad de movilización de este hombre, y la tremenda, innovadora, única máquina política que ha creado, son realmente extraordinarias.

Cuando decía que todos los candidatos utilizaban internet más o menos igual estaba muy, muy equivocado. Acabadas las primarias me basta repasar todos los mensajes que ha enviado cada campaña por correo electrónico para verlo. Todos los candidatos han coincidido en hacer unas cuantas cosas: decir lo maravillosos que son, enlazar con sus bonitos (o no tan bonitos) anuncios, y pedirte dinero para que esos anuncios salgan en la tele en el siguiente estado con primarias. Algunos (caso de Hillary) han pedido mucho, mucho dinero, muchas, muchas veces, y han dedicado muchos correos a explicar con pelos y señales por qué su candidatura es aún viable, digan lo que digan las matemáticas.

La campaña de Obama, sin embargo, ha ido más lejos. Para empezar, según se acercaban las primarias aquí en Connecticut los correos no me llegaban sólamente de sus oficinas en Chicago; la gente de la campaña dentro del estado empezaron a llevar la voz cantante. En contra de lo que hacían el resto (pedir dinero), los correos de la campaña de Obama preguntan si puedes atender una reunión en tu barrio (y es literalmente en tu barrio: dí varias direcciones, y todas tenían gente cerca), e ir a hablar con otros interesados. La iniciativa venía probablemente de organizadores de campaña profesionales, pero quien estaba dando la cara y enviando correos (y eso es literal; cada uno era distinto) eran voluntarios, cientos de ellos. Todos organizando eventos, llamando por teléfono, generando ruido mediático, hablando con gente, llevando a gente a Hartford cuando Obama paró por aquí, y sí, recaudando fondos cuando era necesario.

Aún más significativo: pasado el supermartes, esta organización y voluntarios no se desvanecieron. La campaña de Hillary básicamente paró de organizar eventos en Connecticut; la gente de Obama no. Esta gente siguieron organizando fiestas, bancos telefónicos llamando a votantes de estados que iban a votar pronto, y básicamente manteniendo a quien quisiera ocupado.

Toda esta actividad tiene dos grandes ventajas: primero, hace que la campaña sobre el terreno sea muchísimo más barata. Hillary se ha hecho un hartón de pagar a los consultores, maquinaria de partido y organizadores profesionales de siempre en todos los estados. Obama ha disfrutado siempre de un equipo de profesionales más pequeño y especializado, y un pequeño gran ejército de voluntarios haciendo el trabajo sobre el terreno. Esto ha sido una ventaja importante en muchos estados con primarias, y una arma demoledora en los caucus, donde el puerta a puerta y el dar la murga en todas partes es crucial.

Segundo, pedir dinero es muchísimo más fácil cuando formas parte de un club. La campaña de Obama hace todo lo posible para que voluntarios y donantes se sientan útiles, y trata de atraer el máximo número posible de estos. Como más gente te ayuda, más veces la gente escucha tu mensaje, y mayor es la probabilidad de atraer más voluntarios. La maquinaria se alimenta a si misma.

La campaña de Obama ha sido una demostración de cómo utilizar tecnología, bases de datos y redes sociales de forma eficiente. Saben dónde vives, saben quién eres, y te van a poner en contacto de gente como tú para que trabajes para ellos. Las mismas materias primas de los viejos movimientos sociales, adaptados y ampliados al nuevo mundo. No sólo es un político distinto; están haciendo campaña mejor que nadie.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

IT'S NOT OVER! Florida and Michigan: Count that vote!! Go Hillary!

Egocrata dijo...

Joder que pesaditos los Hillaristas. Aún con los votos de Florida y Michigan como están, Hillary no puede ganar en delegados. Ni de broma. Ni por un milagro.

Lo mismo va al contar el voto popular; el pequeño detalle que ni Obama ni Edwards estaban en las papeletas en Michigan (estado que Hillary misma dijo que no contaba en enero) hacen los resultados totalmente espúreos.

En fin...

Matías dijo...

Ánimo anónimo, yo tambien estoy contigo. GO HILLARY!!
Además, no se si te has enterado, pero parece ser que Obama incluso está en contra de que se juzguen a los militares que bombardearon el hotel de los periodistas en Bagdad. ESE es tu gran Obama y no otro.

Egocrata dijo...

Por 25 pesetas, formas en que Hillary puede ganar esta nominación sin recurrir al equivalente de partido de un golpe de estado.

Ya os digo, no hay ninguna. No es cuestión de si Obama es el candidato perfecto o no (no lo es; yo hubiera votado a Richardson); ahora es ya cosa de aceptar la realidad.

simplemente marina :-) dijo...

Los resultados finales dependen sólo de la fuerza de las élites
sociales de cada partido. Las fuerzas demócratas versus las republicanas.

Parece ser que éste es nuestro futuro inmediato; si no estas dentro de una élite,grupo social o como le quieras llamar eres un "don nadie" ( como yo... ).
Supongo que es éste el futuro que deseamos cuando no eres un alienado social.
O sea, volvemos a la antigua y parece ser que eterna lucha de clases, voluntaria o involuntariamente.
¿Formará eso parte de nuestro subconsciente más primario?
¿Me estaré formulando una simple pregunta retórica?... ¿O no?

Pido excusas por mis ansias de liar más el existencialismo de la política en sí misma.