martes, mayo 27, 2008

Hora de (no) ajustar el modelo

Parece que la estupidez fiscal al hablar sobre hidrocarburos es contagiosa. Eso, o Sarkozy no es más que un populista de derechas como cualquier otro, algo que por otro lado no debería sorprender a nadie. Con los pescadores y transportistas franceses hablando de ejercer esa tradición tan gala de colapsar el país con saña y gusto para protestar por el precio del gasóleo, el presidente Bling-Bling ha sugerido bajar el IVA europeo sobre este combustible.

Cuando Hillary y McCain propusieron una medida similar en Estados Unidos ya dije que era una estupidez. Lo sigue siendo cuando se traslada esta idea a Europa. Sí, los carburantes están cargados de impuestos en el viejo continente, pero eso es de hecho una buena idea, ya que evita subvencionar actividades poco eficientes.

Evidentemente, Sarkozy es lo suficiente cínico para echar la piedra y esconder la mano. Al hablar de IVA europeo, cualquier "fracaso" de su idea de reducción fiscal es culpa de Bruselas, no suya. Después algunos se preguntan por qué los franceses no aguantan a sus políticos.

A todo esto, el agravio comparativo que mencionan los pescadores y transportistas no lo es tanto. Sí, los autobuses acaban recuperando muchos de estos impuestos. Sin embargo, ya que hablamos de consumo y eficiencia energética, los autobuses son muy eficientes en comparación a otras alternativas prácticas (básicamente, el coche privado); es natural que se intente primar fiscalmente su uso. Los camiones son mucho menos eficientes que otras alternativas (ferrocarriles), así que tratar de penalizar su uso es una buena idea. Es todo cuestión de hacer que los costes reales del uso de combustible se paguen como deben.

6 comentarios:

jasev dijo...

Sólo un apunte: el sistema ferroviario de transporte en nuestro país es una auténtica mierda. Ahora mismo no es una alternativa real al transporte por carretera.

Egocrata dijo...

Si hablamos de transporte de mercancías, tienes toda la razón del mundo. Pasajeros, Renfe es competitiva en muchas rutas.

Cachilipox dijo...

Menos mal que el sr. este era un liberal...

Lo que me pregunto es porque no propone un tope de IVA "europeo" para los pisos o las lechugas, que también llevan IVA "europeo", también son necesarios, y también han subido de forma desaforada.

Sobre la traslabilidad o no de las subidas de costes, cualquiera que estudie las bases más elementales de economía sabrá que eso depende solo de la elasticidad en la demanda. Si la demanda es elástica (caso del consumo de alimentos), una subida de precios implicará una bajada de consumo. Y quizás nos quedamos peor que estábamos.

En todo caso, un consejo a esos payeses y pescadores que reclaman: si quieren aumentar márgenes (tienen total derecho a aspirar a eso), deben hacer que la demanda sea menos elástica, como por ejemplo con una ley que declare OBLIGATORIO el consumo (bajo penalización de multa) de pescado dos o tres veces por semana en todo comedor de colegio o menú financiado con fondos públicos. Si lo envuelven en un "informe científico sobre nutrición", seguro que cuela.

jasev dijo...

Por supuesto que hablaba de mercancías, perdón por no haberlo aclarado.

Como en el artículo tú hablabas del sector de los transportistas en contraposición a los autocares, pensé que estaba implícito.

Whitard dijo...

1) El 70% del precio del petróleo va a impuestos, ¿en serio es tan disparatado que un Gobierno se proponga reducirlos?

2) En España no estamos para dar lecciones fuera sobre la aplicación del IVA. La UE lleva años diciendo que tenemos que subir el IVA reducido que se ha aplicado sobre ciertos productos y nos lo pasamos por el forro. En este caso es puro populismo, porque al Gobierno que le toque subir le va a arder Troya, como pasa ahora con la tarifa eléctrica (que igualmente sigue sin ser real).

Sin embargo, en el caso del petróleo hay buenas razones: si se mantiene a estos niveles, va a pasar factura a la economía. La inflación se va a disparar.

Egocrata dijo...

La cuestión es, esos impuestos son una buena idea, ya que cubren el coste de las externalidades negativas que produce quemar petróleo. Cuando yo voy con el coche gastando gasolina alegremente, estoy tirando una cantidad de mierda a la atmósfera muy dañina e ineficiente. Eso no lo recoge el precio del barril de crudo, que sólo incluye oferta y demanda, no costes externos. El sobrecoste de impuestos sí lo hace, y esos ingresos pueden ir a alternativas más limpias.

Por algo en la UE hay buenos sistemas de transporte público, mientras que en EUA no. Aquí pago (en Connecticut, el sitio de impuestos más altos en esto) creo que no llega al 15% por galón en impuestos. El resultado es un sobreconsumo exagerado de petroleo y cero alternativas que me permitan ser más eficiente usando energía en el transporte.