martes, julio 29, 2008

La palabra que empieza por "N"

Cuando se habla de economía en EUA, hay dos palabras que provocan inmediatamente una reacción de pánico: "socializar" y "nacionalizar". La primera se usa de vez en cuando al hablar de sanidad, y produce un profundo repelús a una cantidad ingente del público y crítica (no importa que la sanidad pública sea más eficiente). El segundo es un palabro tabú entre economistas del mundo entero; el equivalente económico al botón rojo detrás de un cristal que dice "sólo utilizar en caso de emergencia".

Tras el espantoso, aterrador espectaculo que Fannie Mae y Freddie Mac han estado dando estos días (y el hecho que el Congreso ha autorizado al tesoro a extenderles una línea de crédito ilimitada), hay ya bastantes voces que andan por aquí utilizando la palabra que empieza por "N" como solución / exorcismo a los tremendos problemas de riesgo moral que este seguro de vida público crea en dos compañías privadas. El último es Larry Summers, ex-secretario del Tesoro con Clinton y ex-presidente de Harvard; en otras palabras, un economista solvente nada sospechoso de criptocomunismo.

En contra de lo que dicen algunos, esto no triplicaría el déficit o aumentaría la deuda del gobierno federal en términos reales: como bien dice Summers, las deudas y obligaciones de Fannie Mae y Freddie Mac son ya ahora responsabilidad de los contribuyentes americanos en última instancia, por mucho que estén fuera de los libros merced de un artificio contable.

No que esta nacionalización vaya a arreglar las cosas ella solita, sin embargo. En LD citan un artículo horrendamente catastrofista de Nouriel Roubini que da bastante (muchísimo) miedo. Uno tendría tendencia a descartarlo (viene de LD, al fin y al cabo) pero Roubini es un economista conocido, con prestigio, y una irritante tendencia a acertar en sus predicciones en los últimos años; de hecho es uno de los poco que olfateó la crisis (y anticipó la caida del dólar). El desastre regulatorio del sistema financiero americano estos años recuerda un poco demasiado al desbarajuste de finales de los años veinte, salvando las distancias. A pesar que ahora los bancos centrales y ministros entienden mejor los mercados que entonces (y los gobiernos son menos alérgico a actuar), esto no ha terminado, ni mucho menos.

3 comentarios:

Rocamadour dijo...

A ver si puedes ojear este texto:

Michael Hudson es ex-economista de Wall Street especializado en balanza de pagos y bienes inmobiliarios en el Chase Manhattan Bank (ahora JPMorgan Chase & Co.), Arthur Anderson y después en el Hudson Institute....

Mis conocimientos no me permiten comprender los detalles en profundidad pero...

Un saludo.

Cidi Ahmete dijo...

Blog muy recomendable.

Llevo algún tiempo leyendoos y me servís como contrapeso a muchas tonterías que uno lee por ahí. Me ocurre igual con Libertad Digital, hay que leerlos para ver que opina el extremo del espectro.

Mode IRONICO on

Uups, os acabo de poner al mismo nivel que LD. A fin de cuentas ellos son periodistas de reconocido prestigio y vosotros sois unos mindundis a los que no conoce nadie.

Mode IRONICO off

Sólo tengo una pequeña crítica en plan talibán ortográfico: en español se dice EE.UU. y no EUA que es una llanitada total (en mi pueblo llamamos llanitos a los ciudadanos de Su Graciosa Majestad que viven en la colonia de Gibraltar); como podeis inferir una llanitada es traducir literalmente un término en inglés al español.

Por lo demás, seguíd así

Necesitamos todas las fuentes de información posibles, porque como nos fiemos de la tele lo llevamos crudo.

Saludos

Víctor

Egocrata dijo...

Buf, densa entrevista. No estoy de acuerdo con todo (hacer paralelos entre el s.XVI y el XXI es peligroso), pero hay un montón de datos y comentarios interesantes.

La tengo que leer con más calma, pero es interesante.