miércoles, septiembre 06, 2006

Explicando la conspiranoia

Ahora que toda la tropa mediática ha vuelto del descanso veraniego, los cruzados de la causa conspiratoria se han lanzado a toda clase de burradas tras unos cuantas "espeluznantes" revelaciones. No me voy a poner a desmontar cada una de las paridas que se están lanzando desde los altavoces habituales; hay otras bitácoras más sabias y que están haciendo un trabajo excelente en ese aspecto.

Lo que no dejo de preguntarme es por qué. En España tenemos el caso único de un periódico presuntamente serio y una cadena de radio con una cierta reputación en el pasado que se han lanzado, a tontas y a locas, a reventar cualquier atisbo de credibilidad a base de perseguir quimeras. Hoy mismo, los teníamos clamando al cielo que el hecho que un empleado de un Carrefour no fuera interrogado tras probablemente confundir a un tipo cualquiera con un terrorista, sin ir más lejos. Y el tema de la semana, claro está, es la interpretación como evengelio de lo que dice un pobre diablo tratando de salvar el culo a base de inventarse fábulas fantásticas. Todo por defender una teoría que implica que varios centenares de funcionarios, policias y jueces (y al menos dos bandas criminales, todas con control policial) estuvieron conspirando (y siguen con ello) para hacer un golpe de estado y romper España.

El motivo de este patético empecinamiento es algo que me tiene un tanto confundido. Si pretenden cargarse el gobierno, la verdad, han fracasado. Tras dos años de bombardeo constante de ideas locas, teorías que no cuadran y explicaciones absurdamente complejas para problemas sencillos (siempre suponiendo cuatrocientos motivos oscuros, a medida contradictorios), El PSOE sigue con la misma ventaja de siempre en las encuestas, y no parece que esto vaya a cambiar. El acoso y derribo parece cada vez más absurdo, con cada revelación haciendo la teoría más complicada todavía.

El resto de opciones son si cabe más preocupantes. Es posible que Pedro Jota y compañía sencillamente se crean todo lo que dicen. Aparte de hacer la factura de su psiquiatra algo escandaloso, la enorme, gigantesca capacidad de negación de la realidad de lo que pretende ser un periódico influyente y una pequeña horda de medios de comunicación es francamente patética.

Es posible que en algún punto de toda esta gigantesca farsa alguno de los vociferantes tarados que persiguen fantasmas se hayan percatado que lo suyo es un invento, pero que aún así hayan seguido. En algunos casos, es probable que esto sea porque lo de ser el niño bonito de la derecha radical mediática da pingües beneficios, y porras, incluso yo estoy dispuesto a decir bobadas a cambio de un buen cheque. Joder, lo hago gratis en esta bitácora; no me costaría demasiado vender humo a tanto por palabra (señores de El País: sigo buscando trabajo). También podría ser que tras haber malgastado tanto tiempo haciendo el indio, el ego descomunal de algunos les impida dar marcha atrás.

La otra opción que se me ocurre es que FJL, Pedrojota y cuatro otros cruzados hayan decidido erigirse en los nuevos líderes de la derecha española. A sabiendas que en la oposición hace mucho frío, y que Rajoy es un líder mucho más débil de lo que parece, se han propuesto lanzar su particular OPA hostil en forma de contrarrevolución conservadora para desfacer los entuertos que Aznar no combatió. Y eso, de un modo u otro, incluye lanzar el PP al abismo, a ver si aprende a volar por si sólo... o bueno, es destruido para salvarlo.

Cogiendo una página de ese partido republicano que tanto admiran, se han decidido a tratar de purificar el PP hasta que llegue a la misma esencia que los conservadores americanos: bajar impuestos, sentirse perseguidos por la malvada tiranía progre, y clamar por los valores tradicionales de arreglar todo a tortas y temer a Dios. Eliminar cualquier ambigüedad en el partido, olvidarse de un lenguaje moderado, y arrastrarlo a un recio populismo de derechas. En otras palabras, dejar atras la vieja tradición conservadora y apuntarse a la ¨nueva ola¨... justo cuando en Estados Unidos se dirige lentamente hacia una dolorosa derrota electoral.

La última opción, sin embargo, es la más sencilla, y la más creíble: la paranoia vende. Quizás el público de la Cope o El Mundo estén más escorados a la derecha, pero también parece que estén haciendo más dinero. El aprecio por la ética periodística, la verdad o cualquiera de estas vaguedades, claro, está fuera del programa. Pero oye, desde cuando la realidad puede estropear un buen titular.

A saber. Lo cierto es que sigo sorprendido.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Egocrata! A que no sabes quien soy? Cuando he visto el blog y tu foto he alucinado!! Roger!! He entrado en tu blog porque ha ganado un premio a mejor blog escrito desde fuera de Spain, me ha entrado la curiosidad y me he puesto a mirarlo y cuando he visto tu foto... que sorpresa!! Que tal te va? Soy Inés, del Pino. He intentado buscar tu mail para escribirte, pero no lo he encontrado, se lo pedire a Lidia, que me parece que lo tiene. Un abrazo!! (Sobre tu post, estoy muy de acuerdo en todo, igual los que hemos vivido largas temporadas fuera de España hemos adquirido la capacidad de ver las cosas con más perspectiva y la prensa, radio y TV españolas nos sorprenden)

elvizca dijo...

Extraordinario comentario por el fondo y por la forma. Enhorabuena.
Subrayo dos motivos: Por una parte la pasta que estan ganando gracias a varios cientos de miles de nostalgicos irracionales, y eso es lo que interesa a los propietarios de los medios, que de otra forma los echarian. Y por otra, pero no menos importante, que se creen y así lo mantienen no como el cuarto poder sino como el único. Echan presidentes, hacen presidentes, meten ministros en la carcel, imparten doctrina y carnets de democratas, excomulgan, dirigen partidos, acojonan (chantajean) a jueces, a lideres, a otros medios, a dirigentes incluidos grandes empresarios para mantener las cuotas de publicidad, etc. etc.

mekral dijo...

Yo soy también de los que piensan que el intento de cambiar la derecha española, cambiando toda su tradición o por lo menos los rasgos más característicos de ella, intentando equipararla sin matices ni nada a la derecha americana o al menos a la que normalmente representa la Fox (ese Bill O'reilly), es algo contraproducente aparte de una auténtica imbecilidad, ignorando una historia que a veces choca frontalmente.

Si acaso, la única que por ahora lo hace medianamente bien, otra cosa es que me parezca repugnante (ideologicamente hablando) es nuestra querida "Espe", que al estar en el Gobierno, le esta haciendo mucho más facil convertir el partido en la filial de los Republicanos.

A mi la verdad es que me preocupa en ese sentido en que se convierta en esa filial, sería malo para España.

Es que a veces es tan burdo el intento, como el propio Aznar, que viendo por encima la Fox (al menos lo poco que vi del conflicto del Libano), parecian de la BBC.

Egocrata dijo...

¡Ostras, Inés! ¡Cuánto tiempo! Bienvenida a esta bitácora. Ya ves, por aquí bien. A ver si charlamos con más calma un día estos.

Por cierto, felicidades por la boda (con retraso). ;-).

(He ganado un premio... ¿Dónde????)

Anónimo dijo...

Lo he mirado demasiado rapido, no es el premio, es que te has presentado al premio, pero me parece que no has ganado, lástima! (http://www.20minutos.es/premios_20_blogs/)
Gracias por la felicitacion. A ver si te escribo pronto un mail, que no quiero incordiar más aquí poniendo comentarios que no vienen a cuento!
Que sepas que ya he guardado tu blog en "mis favoritos" junto a los blogs de un montón de amigos. Yo todavia no me he decidido a hacer el mio.

Avelino dijo...

Comparto parcialmente tu estupor. Digo parcialmente porque llevan con esta historia más de dos años...al principio sorprende y uno piensa "Bueno, estos han perdido el norte pero es una rabieta por las elecciones generales". Pero al cabo de tanto tiempo lo cierto es que no me interesa lo más mínimo. Sinceramente imagino que van a vender (se lo crean o no) y punto.

Que haya cuatro histéricos soltando chorradas no es una rareza estadística. Lo que realmente me sorprende es que haya tanta gente (al menos en internet) que se lo crea todo a pies juntillas y se dedique a copiarlo en sus bitácoras sin ningún sentido crítico.