viernes, septiembre 29, 2006

Repartos de carnet, izquierdas y realismo

En El Socialdemócrata piden estos días una refundación del PSOE. Se quejan amargamente que el viejo partido del gobierno ha dejado de lado las ideas de la socialdemocracia clásica y se ha pasado a un liberalismo de izquierdas fofo, vacio e intolerable.

Oh cielos. Otra guerra santa por el derecho a reparto del título nacional de Paladín de la verdadera izquierda.

Lo cierto es que estos cantos a la pureza ideológica del progresismo son bastante cíclicas, y a mi modo de ver, bastante equivocadas. Hay muchos y buenos motivos detrás del hecho que el PSOE de hoy no se parece en casi nada al partido de Pablo Iglesias, tanto prácticas como téoricas, y siempre hay un sector de la izquierda que parece empecinada en negar la realidad. Como hablamos de política, algo que esencialmente consiste en ver el mundo, deprimirse, y pensar en qué hacer para mejorarlo, no está de más dar un pequeño baño de realidad a algunos para discutir ciertos temas.

Para empezar, es necesario utilizar la misma crítica que lanzo de vez en cuando a los seguidores de Hayek: los libros no tienen todas las respuestas, especialmente cuando se escribieron hace más de cincuenta años. Las recetas del marxismo clásico, que algunos parecen obcecados en no renunciar, parten del análisis (no necesariamente certero) de un barbudo hace casi 150 años, hablando de un mundo que apenas tiene nada que ver con el nuestro. En cierto sentido, es como tratar de reparar un reactor nuclear usando un manual de instrucciones de un máquina de vapor. Sí, los dos motores producen energía, pero los mecanismos que la producen son radicalmente distintos.

Se puede argumentar, evidentemente, que cuando se habla de Marx se le trata como un punto de partida filosófico, no como un libro de recetas. Quizás una lectura tamizada por un análisis de la realidad actual (algo harto complicado, pero factible) dé algunas recetas relevantes. La pregunta evidente, claro está, es si estas recetas serían viables en el medio político actual, o dicho sin rodeos, si pueden ganar elecciones.

La respuesta, me temo, es que no. Vamos, ni de broma. De hecho, ir por el mundo defendiendo que debemos impulsar cambios que nos lleven hacia una sociedad socialista es un billete en primera clase en el tren hacia el suicidio político. El último partido europeo más o menos importante en ir a las urnas con ese mensaje fueron los laboristas británicos a principios de los años ochenta, cuando Michael Foot llevo el partido a las urnas clamando nacionalizaciones y socialismo a espuertas. El resultado fue una espantosa caida de más de diez puntos para los laboristas (que ya venían de un derrota grave en el 79) quedando a 15 puntos de los conservadores. Por algo el programa electoral del 83 se le conoce como la nota de suicidio más larga de la historia.

Tristemente, un político tiene que saber qué dicen las encuestas. Los votantes europeos (y vaya por delante, españoles) son en su inmensa mayoría centristas, y votan en consecuencia. Por muchos aspavientos y pedagogía que hagan los políticos, el electorado tiende a ignorar cantos de sirena revolucionarios o ideas demasiado lejos del centro, y huye de partidos que se alejen de una cierta normalidad. Un partido de izquierdas como el PSOE podría dedicarse a hacer honor a su nombre tradicional e irse a la socialdemocracia marxista desatada, si quiere; lo único que conseguiría sería darle una cómoda mayoría al PP. Si ser la verdadera izquierda le da el poder a la derecha de forma eterna, pues la verdad, prefiero ser una izquierda de segunda algo práctica y ganar elecciones de vez en cuando.

Cosa que me lleva a la última falacia que usa Enric, la de decir que PSOE y PP son esencialmente lo mismo. Eso es, con perdón, ignorar la realidad con todas las letras. Uno sólo debe mirar al programa estrella de esta legislatura, la ley de dependencia, para darse cuenta que los patrones de gasto público de uno y otro partido no tienen nada que ver. Cuando se mira el gasto público de los gobiernos Zapatero con los años de Aznar (y es el gasto lo relevante; redistribuir por recaudación es poco factible), es fácil ver que los capítulos de gasto social han subido mucho más que en años precedentes, así como las políticas de igualdad.

Lo cierto es que no sé que espera del PSOE. Si quiere un partido que propugne dar pasos hacia el paraiso comunista, los vecinos de Izquierda Unida (otro nombre contradictorio) están allí, esperándole. El apoyo electoral que han recibido últimamente le debería dar pistas sobre los motivos del PSOE para renunciar al Marxismo.

Hablar de flojera de ideas para proponer recuperar libros centenarios como alternativa, la verdad, no es manera de ganar elecciones. Y sin votos, no se cambian las cosas.

36 comentarios:

Enric. El Bifaro de El Presinto. dijo...

Vayamos por partes.

En primer lugar, me parece intolerable que utilices ese tono de superioridad moral, tachándonos poco menos que de ilusos a quienes defendemos los principios ideológicos de la socialdemocracia europea. No creo en verdades absolutas y no tolero que se argumenten dogmas para rebatir mis planteamientos. No pretendo repartir carnés de izquierdas a nadie, ni pretendo convertir a nadie, ni imponer mi ideología a nadie y acusarme de eso es, cuando menos, faltar a la verdad de manera torticera e interesada, propia de personas de escasa talla moral.

En segundo lugar, el PARTIDO SOCIALISTA OBRERO ESPAÑOL no nació para defender los postulados ideológicos del liberalismo, sino los del socialismo (o socialdemocracia europea), y eso no es que lo diga yo, es que lo dicen sus fundadores y su historia. Es cierto que en este momento la dirección (desde Suresnes - 1974) está en manos de liberales, apoyados por una militancia desideologizada y hooligan; pero mi partido político está por encima de estas circunstancias y no debemos confundirnos.

En tercer lugar. No tolero que nadie pretenda darme lecciones de realismo. La realidad la conocemos todos y todas. Algunos y algunas estamos dispuestos, empeñados y comprometidos en cambiarla, porque no nos gusta. Otras personas, en cambio, prefieren resignarse, hablan de "mal menor" y no plantean cambiar el modelo. Es una actitud muy respetable, pero ni mejor ni peor que la mía. Exijo respeto, me lo merezco.

En cuarto lugar. Para la izquierda, para quienes somos de izquierdas - no de centro, ni liberales, ni conservadores -, alcanzar el poder es un medio para conseguir otro fin, el de transformar la sociedad. Comprendo que en la dinámica de reparto de poder, de corrupción generalizada, de enriquecimento ilícito, de financiación por aportaciones de lobbys, gobernar sea un fin en sí mismo, sobretodo para quienes a lo único que aspiran es a gestionar el sistema, pero no me pidas que comparta esa visión de la realidad, porque no estoy dispuesto a hacerlo.

En quinto lugar. El marxismo es una filosofía política que influye en todos los ámbitos sociales, culturales y políticos de todos los países del mundo, incluido Estados Unidos, por lo que referirse a él como análisis equivocados de un barbudo (sic.) es una absoluta demostración de limitado bagaje cultural que retrata, y bastante mal, a quien lo hace. Y eso de que el mundo que dibujó Marx no se corresponde con la realidad actual será mejor que se lo apliques también a Keynes, a Hume, etc... - esos liberales tan de actualidad y tan antiguos -.

En sexto lugar. Mucho me temo que las diferencias existentes entre PP y PSOE sonquellas que se derivan de la diferente orientación del liberalismo que comparten como ideología central y preponderante. Los liberales "conservadores" del PP dedican poca energía a lo social porque consideran que a través del mercado se corrigen los problemas sociales. Los liberales del PSOE, como aplican su liberalismo también a lo social, consideran que el Estado ha de contribuir a corregir los desarreglos que genera el normal funcionamiento del modelo capitalista de libre mercado. Matices que no enturbian el fondo de la cuestión.

Se nos llamará trasnochados, antiguos, desfasados, utópicos, irrealistas y "revisionistas" - tus amiguetes de IU lo hacen cuando canturrean eslóganes del estilo "no nos hace gracia la social democracia" y otras lindezas que nos dedican -, pero no renunciaremos a nuestros ideales y mucho menos lo haremos en nombre de una "realidad" inmutable emanada de esos libros que tanto detestas, entre los que destaco el de Fukuyama (El fin de la historia y el último hombre - 1992), que es tu gurú intelectual, aunque tú probablemente lo desconozcas.

Egocrata dijo...

Qué típico, acusar al otro de ser de derechas.

Para empezar, no digo en ningún momento que el mundo actual me guste (es más, escribo en contra de este a menudo); sólo digo que para cambiarlo hay que ganar elecciones, y tristemente, defendiendo el marxismo sólo se pierden. Refundar el PSOE y volver al marxismo equivale en quedarse en la oposición por los siglos de los siglos, algo que la verdad no me parece una buena forma de cambiarlo.

Sobre lo del tono de superioridad moral, eres tú el que has empezado llamando a la mayoría de militantes del PSOE y sus dirigentes bobos hooligans sin ideología. Si eso no es arrogarse ser la verdadera izquierda, ya me dirás.

Sobre el origen del PSOE, estamos de nuevo en las mismas. Yo hablo de la realidad (un mundo que no da votos a los partidos marxistas) y tú me hablas de sucesos y objetivos de hace cien años.

Cuando dices que el Marxismo está vivo, y que soy yo el que defiendo textos muertos (Hume, Keynes), hombre de paja, lo siento. Para empezar, no tengo por costumbre citar autores. Cuando lo hago, son habitualmente politólogos y libros escritos en los últimos 10-20 años. No acostumbro a meterme en teoría política; me chupe cuatro años de carrera con ella, y la verdad, sirve para poco. Llamarme inculto es un simple ataque ad hominem.

Para mí la política son dos cosas, objetivos y medios. Uno tiene que saber qué quiere (igualdad de oportunidades, justicia, derechos civiles) y evaluar qué medios son los mejores para obtener esos objetivos. La evaluación es racional, pragmática y empírica; pura ciencia, nada de filosofía.

Sobre diferencias PP-PSOE, las hay, son objetivas, y se basan en que ambos partidos persiguen fines distintos. Si el fin del PSOE (sociedad más igualitaria, dentro de un capitalismo con rostro humano) no te gusta, estás en el partido equivocado desde hace 30 años. Es lo que hay; no se pueden ganar elecciones de ningún otro modo. Si te gusta luchar contra la realidad del voto, en IU te recibirán con los brazos abiertos.


PD: conozco y detesto a Fukuyama. De nuevo, hombre de paja.

Enric. El Bifaro de El Presinto. dijo...

Los objetivos y metas de los que hablo son los de la socialdemocracia europea. Los objetivos y metas del liberalismo, que son otros, diferentes, tienen doscientos años. Es cuestión de fechas.

El marxismo ni está vivo ni muerto, es influyente, y en todos los ámbitos sociales, incluida la Iglesia Católica. No es una afirmación gratuita, es un hecho contrastable.

Me parece estupendo que haya quien suscriba los postulados ideológicos del liberalismo, pero me parece muy mal que lo haga desde el PSOE.

Que el PSOE es un partido con una dirección netamente liberal es un hecho y la explicación es facil - que no sencilla -, y es que una parte de la militancia, que debe de ser mayoritaria, la sostiene porque está desideologizada y se comporta como una masa de hooligans. Eso lo digo con conocimiento de causa, porque soy militante del PSOE. No me lo invento, ni lo supongo, lo vivo a diario.

En el PSOE habemos, desde hace mucho tiempo, una corriente ideológica de izquierdas - ¡manda huevos! - que se llama Izquierda Socialista - puedes visitar la web del PSOE para comprobarlo - y ¿sabes cómo nos llaman nuestros queridos compañeros de partido? "La secta" ¡Qué simpáticos estos liberales!


En fin, no sigo, que me cabreo.

Egocrata dijo...

Hablas mucho de los objetivos del liberalismo, y no los mencionas para nada. Quizás no concuerdan con los objetivos que he dicho que tenía el PSOE... Porque de hecho, no lo hacen. El liberalismo se preocupa de dos cosas: libertad individual y poder limitado del estado. Punto pelota. Incluso el PSOE actual va mucho más allá de eso.

Sobre la influencia del Marxismo, estupendo, felicidades. También es influyente Platón, Kant y los Monty Python. No es un buen baremo de su relevancia en el mundo de las políticas publicas actual. Y no significa que las políticas aplicadas en su nombre sean acertadas.

Sobre mi opinión acerca de la militancia del PSOE (en donde también milito, aunque ahora de lejos: FSM de Arganzuela) ya he hablado antes:

http://ego-marx.blogspot.com/2006/06/de-partidos-y-talento-escaso-seleccin.html
http://ego-marx.blogspot.com/2006/09/escogiendo-candidatos-en-madrid.html
http://ego-marx.blogspot.com/2006/09/de-organizaciones-y-equilibrios.html

:-). No hay partido que tenga militantes potables, la verdad. Por algo las direcciones no les hacen tanto caso como se supone que deberían.

X-PAX dijo...

Me sabe mal que os discuatais por esas cosas. En el liberalismo hay muchos matices, dentro del marxismo posiblemente también. Yo he disfrutado leyendo a Galbrait mucho más que leyendo el Capital, de hecho confieso que solo el primer libro, y porqué era obligatorio en la facultad. El marxismo ha sido útil para modular el liberalismo más salvaje. Pero después de visitar Rusia cualquiera lo defiende. De todas maneras me parece que a estás alturas tendriamos que estar discutiendo otras cosas.

mekral dijo...

Si los Monty Python de verdad fueran influyentes en política el espectáculo que veríamos sería más desternillante y no tan triste como el que se ve diariamente.

¡¡Ese "Minister of silly walks"!!

MiguelNR dijo...

No nos confundamos, si hablamos de socialismo hablamos de socialismo, ni de comunismo ni de liberalismo.

El socialismo español tiene su propia trayectoria y tradición, y fue la izquierda socialista (sin necesidad de ser liberales) los que aqui ya defendian la libertad y la democracia.

En España no hay tradición liberal, y fueron los socialistas los que asumieron ese papel, logrando así tambien no anular su vertiente socialista, que sigue siendo el tronco principal de nuestra visión cosmológica del mundo.

No se trata de repartir carnets, simplemente al que es de derechas se le nota, no hace falta ni decirlo.

La izquierda solo es producto de una serie de circunstancias históricas, que tambien pueden verse en lo concreto; en cuanto alguien sufre dominación moral, política o económica, aquellos que se hacen eco de su opresión se situan asi mismos a la izquierda, los que no lo hacen, lo minusvaloran o lo trivializan, se situan a si mismos a la derecha, sin que nadie tenga que mover un dedo para repartir ningún carnet de nada.

Nos calificamos cada vez que abrimos la boca, y eso nunca se ha podido impedir a lo largo de la historia.

Derem dijo...

España sí tuvo una tradición liberal, fíjese, si no, dónde nació el término. Claro que con la guerra civil y la dictadura, como tantas otras cosas, desapareció.

En lo referente a que "en cuanto alguien sufre dominación moral, política o económica, aquellos que se hacen eco de su opresión se situan asi mismos a la izquierda" permítame que disienta. Desde la derecha y desde la izquierda se busca lo mismo por diferentes caminos. Yo defiendo eso mismo y me considero liberal que, según creo, no lo consideran ustedes izquierda.

Enric. El Bifaro de El Presinto. dijo...

¡Ojala los Monty Phyton influyeran en la política española! ¡Y del mundo, oye!

Ahora, hablando en serio. El liberalismo, que como bien señala "X-Pax" tiene tantos matices como cualquier otra ideología, no tiene en mente un cambio de sistema porque el sistema ya es el que pretendía. El liberalismo tiene como valor fundamental de su arquitectura ideológica la libertad, la libertad individual, la libertad individual para competir en el mercado. Es cierto que a esta acotación del valor libertad se ha añadido un componente social por el que se defiende que el individuo debe poder actuar en sociedad sin que el Estado le ponga trabas.

El problema, desde una óptica socialista, es que concebimos la libertad en dos vertientes, tanto la individual como la colectiva y como resultado de la igualdad, de la igualdad social, que es nuestro valor central. Tal vez discutamos esto más adelante.

A mí lo que me disgusta es que se esté desarrollando una serie de políticas liberales desde un partido "Socialista y Obrero". En el PP no aparece referencia al liberalismo en sus siglas, ni al conservadurismo, ni al fascismo, como tampoco ocurre en sus documentos políticos, por lo que cabe cualquier orientación al respecto. Pero en el PARTIDO SOCIALISTA OBRERO ESPAÑOL no cabe el liberalismo, lo dicen sus siglas, sus documentos políticos, sus orígenes y su historia.

Anónimo dijo...

Hola, Egócrata,

No puedo más que felicitarte. Sigo tu blog desde algún tiempo y, salvo en alguna cosilla, suelo coincidir con lo que dices. Lo único que me jode es que yo he llegado "aquí" ya con cierta edad y veo que hay gente más joven que tiene la cosas claras de entrada. Vamos, que he estado haciendo el ganso unos cuantos años.

Creo que en esto de la política hay un idea que prevalece en la mayoría de la gente: que la pura intuición basta para definir un sistema ideológico perfecto y capaz de arreglar todos los problemas. Nadie lee nada, nadie escucha al otro y todos piensan que la buena voluntad de algunas ideas simples bastan para "transformar la sociedad". Y así nos va. Lo peor está, además, en la "izquierda verdadera", donde el debate sobre la perfeccción ideológica roza lo religioso: no se puede pensar así o asá, se ha de pensar de acuerdo con el dogma sagrado. Lo mejor del asunto es que no hay dos de la "izquierda verdadera" que definan el dogma sagrado del mismo modo. Y cuando lo hacen, definen sistemas que, de ponerse en marcha, acabarían como el régimen de Pyongyang. Cada vez que oigo lo de "cambio de sistema" me pongo a temblar. Las acusaciones de que "los demás" (jamás uno mismo) están desideologizados y son poco menos que borregos califican a quien las vierte. Este punto de vista está más que expuesto en "Rebelarse vende", uno de lo libritos recientes más recomendables y que mejor ponen en su sitio a las izquierdas desnortadas y anti-sistema.

Y, Mekral, que los Monty Python tienen influencia en política lo pone de manifiesto, cada día, el PP. Las últimas metidas de pata con el 11-M no las superan los Monty Python en 1000 sketches.

MiguelNR dijo...

Hay una pequeña tradición liberal, la de Sagasta, que era la izquierda de la epoca, pero aquel experimento turnista dista mucho de las revoluciones del Reino Unido, Francia y Estados Unidos, que revolvieron el status quo de las clases dominantes.

Por eso Manuel Fraga, fundador de Alianza Popular, se identificaba como "canovista", una vez regresado de su embajada en Londres.

En España no hubo nunca una revolución liberal, y por eso en la derecha española hay tantas personas con 5 y 6 apellidos que han hecho carrera en la Universidad de Navarra; porque son herederos del antiguo régimen (no me refiero al franquista, me refiero a los continuos sistemas parecidos a la "dicta-blanda" o monarquias de distinto sesgo absolutista), poco o nada enraizado con compromisos democraticos y liberales, y sí con la derecha intervencionista y conservadora de siempre.

Que el PP hoy en día se intente calificar de liberal es casi prostitución histórica.

¿El antiguo Partido Republicano quizas?, quizás, pero en su dia no apoyo el sufragio universal, ¿el antiguo Partido Liberal de Garrigues Walker?, el PSOE absorvió ese sector social y arrolló al antiguo Partido Liberal Español.

Hoy en día Garrigues Walker suele hacer conferencias con Felipe Gonzalez.

En España (y a los hechos históricos me remito) no hay la tradición liberal que hubo en otras naciones, y eso explica que en España la derecha sea como es, y en otras naciones la derecha sea como es (sustancialmente más civilizada y comprometida con los valores democráticos).

El PSOE, a través de sus alianzas con otros partidos, absorciones y movimientos de doctrina (Congreso de Suresnes) absorvió al votante liberal potencial, liberalismo español que por cierto defendió el colectivismo hace casi 200 años y que no tiene tradición en España de defender el capitalismo neoclasicista como sistema económico dominante, sino más bien una suerte de "capitalismo dirigista".

Que el Partido Popular cargue contra los Jueces no es una novedad; siguen su tradición de cargarse las instituciones si estas no les sirven, como ha hecho siempre la derecha en este pais.

Tu mira una manifestación del PP hoy en día; curas, obispos, Legionarios de Cristo y el Opus al completo. Ahi tienes a tus liberales.

Si en Francia la Iglesia se le ocurriera cuestionar la República, Chirac les cortaría las alas cagando leches.

Esa es la derecha de allí. Que diferencia, ¿verdad?.

Cada pais tiene lo que se merece, y siendo asi, es normal que el PSOE recogiera esa herencia, pero sin necesidad de ser liberales, porque por su tradición y en la actualidad, seguimos siendo socialistas.

Enric. El Bifaro de El Presinto. dijo...

Por alusiones al sr. o sra. "anonymous", cuyo nick también define a la calidad de persona que interviene, como todos los nicks - véase el mío propio, que no tiene desperdicio -.

Bien, me gustaría que quien me cita, se refiere a mis intervenciones o me tiene en cuenta para algo, al menos se tomase la molestia de leer mis intervenciones antes de "ponerlas en solfa" y acusarme de decir cosas que no digo. Digo, y lo mantendré donde fuere menester, que si el PSOE tiene una dirección liberal y está haciendo política liberal es porque hay una parte de la militancia - y esta parte ha de ser importante e influyente porque en caso contrario sería esquizofrénico - que está desideologizada y que apoya al PSOE con la misma metodología que apoya a su equipo de fútbol favorito, esto es: sin mayor componente ideológico que el color de la camiseta. Esto lo afirmo con conocimiento de causa, porque soy militante del PSOE y es lo que he visto en mi agrupación y en todas las agrupaciones que he visitado.

A mí no me da por repartir carnés de nada, ni por ajustarle las cuentas a nadie - como sí les da a otras personas por hacer -, ni por desprestigiar enfoques ideológicos, ni por desvirtuar la pluralidad de la izquierda, sino todo lo contrario. A mí me parece muy bien que exista un partido que recoja el liberalismo "progresista" - alguien explicará algún día qué significa "progresista", espero -, pero no estoy de acuerdo en que esta función le corresponda al PARTIDO SOCIALISTA OBRERO ESPAÑOL, porque el PSOE no es un partido liberal progresista, sino un partido socialista. Lo dicen sus siglas, sus fundadores y su historia, y a todo eso se le está faltando al respeto, y por eso mi amarga queja.

Egocrata dijo...

Me parece que no hay ningún partido en el mundo que no haya cambiado de programa. El PSOE se adapta a los tiempos, simplemente. Es un partido progresista, y no trata de conservar las esencias de sus siglas o sus textos sagrados; para eso está la Iglesia.

Citoyen dijo...

Sólo un apunte. En francia no existe corriente liberal alguna. A mí que soy antiliberal hasta la puntita de la oreja me llama la atención que la gente no entiende el modelo "ustedes produzcan nosotros redistribuimos". Nicolas Sarkozy, el qeu dicen qeu va a renovar francia con fuertes reformas liberales es partidario de la mano dura en la escuela y en todo lo relacionado con la seguridad y de implementar una "discriminación positiva a la francesa".

Siento no estar metido en el debate. Solo decir que estoy totalmente de acuerdo con egocrata. :P

Telémaco dijo...

Sigo con interés vuestro debate, y lo hago desde la barrera porque me siento bastante alejado del socialismo. Sólo quería apuntar una cosa: creo que reflejáis bastante bien uno de los mayores defectos de la izquierda: su pretendida superioridad moral. Es normal que creáis que vuestra forma de pensar es más correcta o más justa. No entiendo sin embargo que no aceptéis otra forma de pensar. Fijaos que en poco rato habéis dicho por activa y por pasiva que si estás a la derecha del PSOE eres un reaccionario, o del OPUS, un opresor, un golpista que no respetas las instituciones, o heredero del antiguo régimen, que no hay tradición liberal...vamos que es indigno e inmoral no ser socialista. Pues, quizás para vuestra sorpresa, os hago saber que se puede ser demócrata y no ser de izquierdas. Es más, también se puede ser ateo. Y republicano. Y respetuoso con las minorías y con toda tendencia sexual. Y favorable a un sistema de protección “sostenible”. Pero no soy socialista ¿soy un ser execrable?.¿soy inferior moralmente? ¿creéis que puede funcionar una democracia donde el discrepante es moralmente inaceptable?

Y cuando digo que ese un defecto de la izquierda pienso que es un defecto perjudicial para la izquierda. Porque pensar que es inmoral no ser de izquierdas impide la autocrítica y la renovación ideológica. Lo de la camiseta que comentaba Enric es bastante cierto en algunas personas. Son de izquierdas y punto. Automáticamente quedan definidas las posturas en todos los aspectos con una ortodoxia apabullante: antiamericano, anticlerical, francófilo, antisemita, pro islamista, pro abortista sin límites, nostálgico de la II república, reacio a la palabra España, sorprendentemente comprensivo con los nacionalismos étnicos, defensor a ultranza de lo publico frente a lo privado... y todo ello sin capacidad para el matiz o la duda. Y no hablo de los que participáis en este debate, porque me parece leer bastante nivel. Hablo de una parte no despreciable de votantes de izquierda. En la derecha también hay de lo mismo, por supuesto. Pero sorprende que en la izquierda donde se podría esperar más frescura, heterodoxia, vitalidad... (no sé como llamarlo), se dé precisamente un mayor acartonamiento ideológico.

Y es por eso que, desde la barrera, entiendo y comparto bastantes de las cosas que dice ególatra.

MiguelNR dijo...

La revolución francesa fue una revolución liberal, una de las tres que sucedieron en un "corto espacio de tiempo" desde una perspectiva histórica, por extensión, la gran mayoría de las fuerzas políticas existentes hoy en día en Francia son liberales tanto en cuanto son producto de la historia de su país y de la fundación de la República, desde los socialistas hasta los conservadores e incluso gran parte de los comunistas, habida cuenta de que asumieron como propia la victoria de la Revolución burguesa dejando de lado la dictadura del proletariado.

Aqui en España quien pasaba la guillotina era la Iglesia, y eso explica porque estamos donde estamos, porque el PSOE tuvo que asumir ciertas luchas y porque la derecha es como es.

Somos producto de nuestra historia.

MiguelNR dijo...

Un poquito de información para ilustrar lo que expliqué:

http://iris.cnice.mec.es/kairos/ensenanzas/eso/contemporanea/antiguo_05_00.html

Telémaco dijo...

Discrepo en bastantes cosas, miguelnr.

La más importante es que tu posicionamiento ideológico dices que es fruto del devenir histórico. Lógicamente es inamovible y no te deja lugar a la duda ni a la reflexión puesto que depende de algo, no solo externo a ti, sino incluso anterior a ti. En mi caso yo procuro analizar cada tema aisladamente, con la información que poseo y desde unos principios básicos (que también evolucionan). A partir de ahí extraigo conclusiones que me da lo mismo que los “sexadores de pollos” ideológicos sitúen en la izquierda, en la derecha o en la extrema derecha.

En cuanto al siglo XIX, la lucha entre tradicionalismo-carlismo-nacionalismo y el pensamiento liberal tiene a mi entender un paralelismo alto con el actual conflicto soberanista en las mal llamadas comunidades históricas. Y en esa lucha, vaya por Dios, el PSOE está con los primeros y el PP defiende la postura de los segundos.

Y que la inquisición sea el motivo para ser de izquierdas es un motivo demasiado simple. Corrientes y épocas autoritarias las ha habido en todas las ideologías. En la derecha muy prolongadas. Pero el comunismo sólo aceptó muy recientemente la democracia liberal como sistema en el que ejercer su acción política. Y en el PSOE... me resisto a poner citas de Largo Caballero porque no tengo demasiado ánimo de polemizar.

MiguelNR dijo...

No has entendido absolutamente nada xD

Lo que quería decir no es que no podamos analizar y reanalizar lo que quieras, lo que quería decir es que, PRECISAMENTE, el posicionamiento que hacemos, ya sea colectiva o individualmente, en cada época, viene determinada por las circunstancias y el contexto de cada época, y en gran medida, a donde ha llegado hoy en dia el PSOE deviene de su historia, porque logicamente la historia es de paso lento (la democracia liberal tiene 200 años).

En la época de la Inquisición no habia partidos, ni ideologias modernas ni política en los términos que entendemos hoy en día, pero sí apareció más adelante la Ilustración, y de ahi, si haces un seguimiento histórico ya empiezas a ver los primeros retazos de progresismo, ante los antiguos estamentos.

Polemiza lo que quieras con Largo Caballero jaja, las cosas hay que entenderlas en su contexto, ¿la Primera Republica te parecia algo muy democrático y liberal?, depende, ¿eso cuestiona los valores socialistas?, te lo podría explicar de una manera que a lo mejor te podría sorprender, ¿desde un punto de vista materialista?,¿estar 6 meses debatiendo en un parlamento sobre si Dios existe o no es una muestra de la fortaleza de la democracia liberal mientras la gente se moría de hambre?,¿por qué apareció Miguel Primo de Rivera?.

Las cosas no son tan sencillas.

La dirección actual del PP no está encardinado con los nacionalismos periféricos, bien... ¿y?, la realidad es un poco más compleja, no se puede simplificar todo de una manera tan bestia, y quedarse uno tan ancho, porque las cosas no funcionan asi.

El PP no es un partido liberal, su dirección no es sustancialmente liberal, no son "los liberales de hoy en día", ¿hay militantes del PP liberales?, seguramente, de hecho yo conozco, pero el PP es tan liberal como lo puede ser Izquierda Unida (asunción de la democracia parlamentaria, separación de poderes, y poco más..), el PP puede re-analizar lo que quiera, ¿pero lo hace?, no, no lo hace, los hechos están ahi, son producto de su herencia, y de hecho se enorgullecen de ella, y no lo digo yo, lo dice Zaplana.

Otra cosa es ignorar la realidad.

Los carlistas de ayer hoy en día militan o en el PP, o en el PNV o en el Partido Carlista, ¿o acaso no los ves, con sus camisas de Cortefiel, su flequillito pijo y sus cinco apellidos, ya sea Uriarte, Oreja, De Rato, Aguirre?, los mismos que defendieron con furor los Fueros de Navarra, Fueros absolutamente inconstitucionales (tanto que son pre-constitucionales), como lo son los fueros de las tres provincias vascas defendidas por el PNV.

El Partido Popular, lo siento mucho, no engaña a nadie.

En varias federaciones del PSOE habran aparecido Maragalles y demas, pero eso puede ser explicado hasta cierto punto incluso con cierta dosis de federalismo (el federalismo es una teoria liberal, por cierto, alejada del organicismo marxista), pero ignorar cual es el componente esencial del PSOE, de la inmensa mayoria de sus militantes, de la del propio Zapatero y la gran mayoria de sus barones, es ignorar la realidad, y es ignorar la casuistica ideologica e historica que explica nuestro posicionamiento a favor de la autonomia fiscal de la Iglesia Catolica, el que no compute religion en el curriculum escolar, el matrimonio entre homosexuales, la despenalizacion del aborto y del consumo privado del cannabis, la aceleración del divorcio, etc etc etc...

Si hubiera gobernado el PP, estas cosas, nunca se hubieran hecho (tuvieron 8 años, y hoy en día repudian dichas medidas), y esa es la realidad, guste, o no.

Anónimo dijo...

Ya me he perdido. Entonces ¿cuáles son las esencias de la izquierda?

MiguelNR dijo...

Izquierda (ya sea socialismo, comunismo, anarquismo, liberalismo clásico, etc...) es todo movimiento a favor de la emancipación del hombre frente a toda dominación.

La derecha, es derecha (y no es por dejarla mal, ES QUE ES ASÍ, y el que es de derechas no se averguenza de reconocerlo), es la defensa de la dominación necesaria como ideal de organización social, ya sea mediante la religión, el Estado, la seguridad, etc...

Luego se inventaron lo del "centro", pero ni ellos saben lo que es, porque todavia no han sabido explicarlo, y cuando lo intentan, lo hacen describiendo cosmologias políticas que ya existen, ya sea la liberal, la neoliberal o la democristiana, por citar algunas.

Esas motivaciones, ya sea la lucha por la emancipación, ya sea la política o la material, y la lucha por la dominación necesaria, existen desde el principio de los tiempos, siglos antes de que naciera Carlos Marx.

Por citar solo un pequeño ejemplo, la primera vez que apareció el término "socialismo" fue por parte de un sacerdote, hablando sobre el colectivismo cristiano; esto fue 50 años antes de que Carlos Marx escribiera "El Capital".

¿Qué diferencia hay entre el socialismo de izquierdas y de derechas?, pues basicamente la interpretación que se hace de las mismas medidas o medidas similares; un ultraderechista es intervencionista porque quiere dominar a la sociedad, un comunista socializa porque quiere emancipar al hombre, humanizando el trabajo y dándole las plusvalias generadas por su trabajo, acabando con la "alienación".

Ahora tu diras, ¿y de que vale si solo cambia la interpretación, si a efectos prácticos la medida es muy similar?, pues efectivamente, solo varia en eso, y de hecho el comunismo acabó en eso que conocemos como comunismo soviético, acabando, logicamente, con los mismos objetivos que la propia teoria marxista perseguia.

Su práxis diluyo sus motivaciones primigeneas como una aspirina efervescente en un vaso de agua; dominación estatal, desigualdades económicas.....

¿Surgió una izquierda en la URSS?, la pregunta es, ¿quien crees que era Trotsky, y porque Stalin lo borró hasta de las fotografías?, Stalin era su derecha, Stalin era la misma mierda que Hitler, un monstruo, un fascista.

Izquierda y derecha son de movimientos que se contraponen, dos tendencias casi cinéticas.

Algunas personas de derechas (es algo que me divierte mucho) me espetan, "Es que vosotros siempre quereis ser los buenos!", no no, la pregunta es, ¿realmente tu quieres seguir siendo de derechas?, me responden "¡y porque no puedo serlo!", y yo les respondo, "yo no te he dicho eso, yo te he preguntado porque tienes más necesidad de la etiqueta que de los contenidos, porque quieres poder seguir calificandote de tal manera y a la vez crees que defiendo lo que defiendo por querer ser mejor que tu, y pretendo quedarmelo en exclusividad, ¡para nada!, defiendelo tu tambien si quieres", a eso pueden responder dos cosas, "claro que quiero!" o "¿y por que tendria que hacerlo?, si me dicen lo primero digo, "entonces, si no quieres decir que eres de izquierdas es porque la palabra "izquierda" te molesta?, quizas juntar la "zeta" con la "i" te inquieta?" xDD, si me responden lo segundo digo, "¿entonces de que diablos te quejas?".

Puedes coger un libro de historia e identificar las "izquierdas" y las "derechas" de cada época, desde la antigua Grecia.

Cada UNO ES LO QUE QUIERE SER, otra cosa es que la derecha se averguence de serlo, pero ese ya no es mi problema, para eso estan los psicologos.

Egocrata dijo...

No sé, hay muchos más matices que todo esto. Hay partidos conservadores con una larguísima tradición de reformismo pausado, de aceptar el cambio y tratar de hacer que sus beneficios se extiendan. El partido conservador británico pre-Thatcher y su tradición de One Nation, por ejemplo. También hay partidos de izquierdas con una irracional tendencia a resistir cambios, caso del alegre negacionismo sindical francés, o ciertos sectores de la izquierda italiana.

En la historia no hay "buenos" y "malos" fáciles en forma de dominadores y dominados. La realidad es infinitamente más compleja que eso.

MiguelNR dijo...

Fijate que incluso hay gente que le gusta vivir dominada, con lo cual ni siquiera los conceptos "bueno" y "malo" tampoco está tan clara.

Si los conservadores "aceptan los cambios pausadamente" son los progresistas los que motivan dichos cambios, a menos que los conservadores sean los primeros en mover el culo, en cuyo caso ya no serían los conservadores, sino los progresistas, porque es un contrasentido llamar progresista a alguien que es mas conservador que los conservadores, en cuyo caso, el propio concepto pierde su sentido.

Es algo que cae por su propio peso.

Puede que algunas reticencias del sindicalismo francés estén plenamente justificadas, por lo menos ante reformistas neoliberales que puede que no pretendan una evolución del mercado laboral francés, sino un retroceso bestial de los derechos laborales, derechos laborales que se crearon para emancipar a la clase trabajadora de su dominación secular.

Con lo cual, sí, la realidad es tremendamente compleja, pero las cosas hay que llamarlas por su nombre, porque para eso esta el Diccionario.

Como ya dije antes, a una persona se le nota que es de derechas, y a una persona de izquierdas se le nota, y evidentemente no basta con que se auto-califique de izquierdas o de derechas; hay gente muy equivocada por ahi fuera, creeme....

zarevitz dijo...

"Si los conservadores "aceptan los cambios pausadamente" son los progresistas los que motivan dichos cambios, a menos que los conservadores sean los primeros en mover el culo, en cuyo caso ya no serían los conservadores, sino los progresistas, porque es un contrasentido llamar progresista a alguien que es mas conservador que los conservadores, en cuyo caso, el propio concepto pierde su sentido."

Suena como si hubieses convertido "progresista" y "conservador" en un juego de palabras. :-)

Hace muchos años me contaron un juego para distinguir a quién es de derechas y quién de izquierdas. Consistía en coger a la víctima y, tras explicarle qué es la izquiera y qué la derecha, preguntarle: tú qué eres, ¿de izquiedas o de derechas? Y si el tipo dudaba o te decía que no lo tenía claro, entonces es que era de derechas. :-P

Telémaco dijo...

Uff. Miquelnr..! No sé por donde empezar.
Para empezar quizá dándoos la enhorabuena porque estamos debatiendo ideas de una manera civilizada. Cosa que en esta nación de naciones no es poco. Y en Internet menos todavía.

En cuanto a tu exposición, tu idea de lo que es izquierda o derecha es poco discutible porque al fin y al cabo es una división totalmente arbitraria y tú puedes hacer la quieras. Me parece que tiendes a colocar en el saco de la izquierda todo lo bueno que ha habido en la historia, ilustración incluida. Supongo que ahí situarás la declaración de independencia de los EE.UU. Y en el saco de la derecha pones todo lo malo, no sólo a los reaccionarios (que obviamente están) sino también a Stalin. Obviamente en la derecha situarás también a Pol Pot y a Fidel Castro.No te lo discuto, aunque creo que esa no es la forma convencional de entender esa división ideológica. Perdona si simplifico pero sería: derecha son los opresores y los que los apoyan e izquierda son los que quieren emancipar a los oprimidos. Tengo que reconocer que cuando dices que la derecha es la dominación como ideal de organización ya me desorientas ¿qué es el comunismo sino la dominación del proletariado sobre las demás clases sociales?

Con esa división es normal que no veas puntos intermedios entre ambos posicionamientos. También es normal que no concedas ninguna legitimidad o respeto a la derecha porque es donde has puesto todo lo políticamente deleznable.

Insisto que, como división arbitraria que es, no tengo nada que decir. Donde creo que haces trampa es identificar en exclusiva al PSOE con eso que llamas izquierda y al PP con eso que tú llamas derecha. El PP es un partido que recoge votos de un amplio espectro ideológico. Pero una cosa es segura, que la mayoría de sus votantes no son reaccionarios, ni fascistas, ni admiradores de dictadores sanguinarios. A mi entender siguiendo tu razonamiento la mayoría del PP es de izquierdas.

Creo sin embargo que las cosas son más sencillas. Las etiquetas ideológicas me dan un poco de repelús pero puesto que es el tema del debate trataré de dar mi opinión a grandes rasgos:
- Reaccionarios son los que se oponen al progreso y quieren invertir su evolución, volviendo a fórmulas pasadas. Muchas veces son autoritarios. Los nacionalismos caen en esta clase.
- Conservadores son los inmovilistas. Simplemente se oponen al progreso porque están muy bien como están.
- Los liberales tienen como credo la libertad individual y la igualdad de derechos y oportunidades. Quieren un estado pequeño y eficiente que no se entrometa en la vida privada de las personas. Creen en el mercado como generador de riqueza.
- Los socialistas tienen como credo la igualdad también en lo material, por lo tanto creen en la redistribución de la riqueza. Desconfían de las leyes del mercado por lo que intervienen en él. Suelen intervenir también en otros aspectos de la vida cotidiana porque suelen anteponer el bien colectivo a la libertad individual.
- Comunistas son los que creen en la dominación de la clase trabajadora sobre el resto de los actores económicos. Como es natural caen muchas veces en el autoritarismo.

Es una simplificación, pero quiero que sirva como base para argumentar que entre cada una de las etiquetas colindantes hay multitud de posturas intermedias. Y lo políticamente deleznable tiene cabida tanto en la izquierda como en la derecha. La ilustración enarbolaba como principios los ahora defendidos por el pensamiento liberal. En mi opinión la declaración de independencia de los EE.UU. defiende los mismo principios liberales. No me vale tu ecuación “defensor del progreso=izquierda” porque fue el pensamiento liberal el impulsor de los avances en derechos y libertades en el siglo XIX.

El socialismo, y posteriormente el comunismo, fueron una evolución los principios liberales, donde ya no bastaba con la igualdad de derechos y oportunidades, sino que quería subsanar las desigualdades económicas entre los ciudadanos. En mi opinión era una buena idea pero chocaron con la naturaleza humana, poco proclive en general a moverse en lo económico por impulsos distintos al afán de lucro (“gran idea, especie equivocada” leí el otro día). Por eso, finalmente tuvieron que aceptar el mercado y la democracia liberal, aspirando a modular y atenuar los efectos perniciosos del libre mercado. En cualquier caso fueron ambos los motores de los avances sociales en el siglo XX.

Paralelamente el pensamiento liberal tuvo que aceptar que el mercado necesita cierto control. Del mismo modo aceptó la necesidad de un sistema de protección social.

Y en mi opinión, en lo económico, todo se reduce a ese estrecho margen: ¿en qué medida intervenimos en el mercado? ¿cómo de grande y costoso debe ser el sistema de protección social?. No veo barreras insalvables. Entre las que respetan las reglas de juego democrático, no veo formas de pensar despreciables.

Y termino ya porque no quiero aburrir.

Dos apuntes sueltos:
1-No está mal situar a Largo Caballero dentro del contexto de la época. Pero espero que hagas lo mismo con su coetáneo Calvo Sotelo.
2-Buena parte del carlismo acabo en Herri Batasuna (normal, ya que es un partido reaccionario donde los haya).

MiguelNR dijo...

A telemaco:

No, yo no coloco "todo lo bueno" que ha habido en la historia en la izquierda, y todo lo malo en la derecha, porque como ya he dicho antes, para un conservador toda motivación dominadora es positiva, con lo cual depende de quien te lo diga.

Por tu manera de responder parece que nunca has conocido a un conservador, lo cual es extraño porque en España hay millones.

No, el comunismo no es "la dominació de la clase trabajadora sobre otras clases sociales", no, lo que dice la teoría marxista es que si el Estado es un poder heredado de los antiguos regimenes que ha sido usado como instrumento de dominación de las clases dominantes sobre la clase obrera, el Estado debería ser usado como una dictadura del proletariado para revertir la organización social, para una vez variada la situación poder hacer desaparecer el Estado, porque ya no existiría la dominación de la que el Estado bebe.

Eso es lo que dice la teoría marxista, ¿que no tiene una "teoría del Estado" definida?, claro que no, puedes leer a Norberto Bobbio que lo explica bien, ¿cual es la "teoría del Estado" de un marxista, y qué es lo que habría una vez desaparecido el Estado?, la propia teoría marxista no lo deja muy claro, y eso todos los intelectuales de izquierda hoy en día lo dejan claro.

El comunismo soviético, ya sea el maoista, el eslavo o el tropicalista, son derivaciones estatistas de la teoría marxista original que diluyen, a ojos de cualquier marxista, el planteamiento del filosofo alemán.

Unos podrán decir que un estalinista lo es porque quiere: yo creo que el comunismo SIEMPRE deriva en comunismo soviético porque simplemente el marxismo no tiene teoría del Estado, es decir, no saben "como diablos" el Estado desaparece, y lo único que queda es un Estado de partido único, una dictadura dominadora sin proyecto de emancipación material y una economía que no funciona bien.

Una dictadura de partido único y con una economía que funciona con cartillas de racionamiento no es, desde luego, lo que Carlos Marx tenía pensado, y sí se parece mucho más a cualquier dictadura de ultra-derecha, como la de Pinochet o la de Franco.

NO, la mayoría del PP no es de izquierdas; el PP es la derecha de hoy en día, la derecha que puede haber, porque sería incomprensible en términos históricos que el PP no defenderia la separación de poderes, la democracia parlamentaria o los derechos de los negros.

Si eso, hoy en día, seria propio de ultra-derecha, hace 200 años sería propio de un partido conservador (simplemente conservador); ¿eso que quiere decir?, pues quiere decir que la izquierda ha conseguido filtrar al estado general de las cosas todas sus conquistas.

¿Quien duda de que la Constitución Norteamericana es liberal?,¿acaso la Constitución Norteamericana no fue producto de una rebelión contra el antiguo régimen británico, colonial e imperalista?.

La Constitución Norteamericana fue el producto de la revolución liberal norteamericana, al igual que la República Francesa, de hecho, muy cercanos en el tiempo e inspirados en los mismos filósofos (como ya sabras).

Entonces NO, yo no creo que la izquierda sea todo lo bueno y la derecha sea todo lo malo, a menos que seas TU el que ya lo pienses, en todo caso tu estarías reconociendo implicitamente que tu eres de izquierdas, dado que "bueno" y "malo" con adjetivos subjetivos, y para un conservador los valores de la derecha nunca serian positivos. Todo depende de cual sea tu ideología.

"El socialismo es una evolución del liberalismo"... "pero tuvieron que aceptar la democracia liberal"... no, vamos a ver, de que estamos hablando, ¿de la tercera internacional?,¿de la cuarta internacional?,¿de los estalinistas, los eurocomunistas, los marxistas?, es que la cosa es un poco mas compleja, no se puede simplificar todo asi, porque lo que estas diciendo no es riguroso en absoluto, de hecho esta muy alejado de la realidad.

Los procesos de cambio históricos son cíclicos y no tienen porque darse; esas son las dos claves.

¿Que liberalismo ha tenido que aceptar cierto control sobre la economía?, es que eso en muchos casos no es cierto tampoco xD.

Si el Partido Popular acusa a la izquierda de pretender ser "superior moralmente" es que, estan reconociendo implicitamente, que ellos mismos ya no se sienten motivados a ser conservadores, es decir, ya no le ven utilidad a mantener una ideologia diferenciada de la socialdemocracia, y POR ESO, normalmente, el PP necesita "ideas-fuerza" como la del 11-M; casos concretos, no asociados a una discrepancia ideológica, para mantener unido al partido y a sus votantes.

Para el PP los socialistas somos (atiende a la revolucionaria teoria) geneticamente ladrones, corruptos, y ademas hemos dado un golpe de Estado encubierto, ¿debate ideologico?, ninguno.

No, la cosa es bastante más complicada; ya no es si intervienes más o menos en el mercado, sino porque lo haces, porque no es un debate técnico sino un debate sobre cosmología política.

MiguelNR dijo...

Fe de erratas:

"y para un conservador los valores de la izquierda nunca serian positivos. "

Miguel dijo...

Interesante discusión la que tenéis entre manos... Dos apuntes:
Primero, la teoría política de Marx está más viva que nunca, es utilizada por liberales sin cuenta sin que ellos mismos lo sepan; el marxismo, en su forma política, en cambio, está muerto desde su nacimiento porque ni respondía a los postulados de Marx ni tenía en cuenta que la dictadura del proletariado era un paso previo a la emancipación. En cualquier caso, no se puede hablar de socialdemocracia sin hablar de libertad de mercado. Existen serias confusiones a la hora de distinguir entre un gobierno con profundas preocupaciones por lo social y otro altamente proteccionista. Pueden no ser lo mismi, no tienen por qué ser lo mismo. El problema es apisonar las diferencias y considerar sólo dos opciones: el Estado ultraliberal que abandona a los jugadores a su libre albedrío o un Estado ultraconservador que no deja hacer a la sociedad civil. Hay grados, señores, y por ahí deberíamos transitar.

MiguelNR dijo...

Añado:

Te puedo poner el ejemplo inverso, sobre la propia izquierda.

Hace poco se hablaba del sufragio universal, y el partido republicano en su momento rechazó el voto femenino, y tu diras, ¿como es posible que un republicano no defienda el sufragio universal?, pues sucedió, porque a pesar de que la izquierda es motor de cambio, la propia izquierda se ve transformada por los propios cambios que ella propicia, tomando conciencia de nuevas realidades y problemas y repensandolas según su cosmología, su óptica vital, que no está asociada a cuestiones concretas determinadas por un contexto histórico.

La izquierda está determinada por una motivación, un anhelo, en la dirección que definí al principio; la emancipación del hombre sobre toda dominación.

Aristoteles defendía una democracia de élites, donde no tenían derechos ni los esclavos ni las mujeres, eso hoy en día seria de ultra-derecha, pero Aristoteles fue un precursor de la democracia, y sin duda, podría decirse que era la izquierda de su época. Estamos hablando de hace miles de años.

También lo explico bien Felipe Gonzalez. "Yo no soy menos de izquierdas que Zapatero, pero goberné en otra época y en otras circunstancias".

Anónimo dijo...

Miguel, cuando dices que "La izquierda está determinada por una motivación [...] la emancipación del hombre sobre toda dominación." simplificas en exceso y pones un carga positiva en la izquierda que no viene de una argumentación, sino de una definición. Es como si te digo que ser un Yahoo es amar con el corazón y ser un Houyhnhm es ser frío y poco compasivo para, acto seguido, preguntarte ¿y tú que eres?

En primer lugar debes definir el concepto de dominación. Si no, caemos en que ser hippie es ser de izquierdas (no someterse a la dominación de las convenciones sociales), o que ser vegetariano es ser de izquierdas (no someterse a la dominación de la muerte para alimentarse) y, en fín, chorradas así. Si dices que restringes lo de dominación a la que ejercen otros hombres sobre cada hombre, los liberales te dirán que comunistas y socialistas no son de izquierdas, pues son ideologías que propugnan la dominación de la colectividad o del estado y sus instituciones sobre el hombre. Yo, que me considero de izquierdas, acepto cierta dominación: la propia del estado de derecho que, con sus leyes e instituciones, procura un marco de convivencia aceptabilísimo.

O sea, que no es tan sencillo. Creo que hay gente de derechas (yo no lo soy) que es sincera en sus planteamientos: creen que el sistema de libre mercado genera riqueza y que su redistribución es un problema que se autorregula (excluyendo sólo a quien no quiere participar en el juego). Y, la verdad, a estas alturas de la partida cuesta mucho negar que el sistema basado en el mercado genera, con un marco político razonable, riqueza. Socialdemocracia es defender que el sistema basado en el mercado con las correcciones que pueda introducir el estado más un cobertura social (paro, vejez, enfermedad, seguridad). Y, amigo, la socialdemocracia es, también, la izquierda. Aunque los de izquierda podemos pasarnos horas y horas y horas hablando de pureza de la raza.

MiguelNR dijo...

Claro que no es tan sencillo, pero sin ser sencillo es comprensible.

En primer lugar dices "para un liberal te diría...", bien ¿por qué es el liberal el que me tiene que decir a mi qué, y por qué?, a mi un liberal no me tiene que decir qué es ser socialista, de la misma manera que un socialista no le tiene que decir a un liberal qué es ser liberal; otra cosa es que unos y otros entiendan la esencia de ambas ideologías.

Luego tendríamos que hablar de que es ser liberal, y que es ser socialista.

Otra cuestión; el Estado de Derecho está para "liberar", ¿es dominación lo que hace el Estado de Derecho?, un liberal te diría que no, porque lo que sí hay, siempre, es una cierta organización social, por definición (segun tu logica), toda organización social sería dominadora, y no puede haber una "no-organización social" habida cuenta de que incluso los anarquistas dicen que tiene que haber una (una cosa es anarquía y otra cosa es libertinaje, como ya sabras). El Estado de Derecho no deja de ser un "sistema de libertades", en donde de cierta organización social se extrae un sistema de equilibrios donde se protege la libertad del individuo.

Depende de que liberalismo hablemos (¿de cual hablamos?, hay muchos) podremos sacar unas u otras conclusiones, y la definición que yo di sigue siendo igualmente válida.

Tu podrás discutir qué es o qué no es dominación, claro que sí, y aun asi, la definición que te di sigue siendo igualmente válida, porque las motivaciones de la izquierda siguen siendo las mismas, ¡Y ES MAS!, discutidas en su seno, ¿o acaso están de acuerdo un comunista y un liberal clásico en como emancipar a los ciudadanos de cualquier dominación?, ¡pues claro que no!, pero sin embargo su motivación es la misma; la de un conservador ya no lo es, dado que, de una manera o de otra, su objetivo no es emancipar al hombre, sino dominarlo, la dominación necesaria.

¿Lo entendiste ya?.

Anónimo dijo...

Me temo que con tu definición, salvo los fascistas por eso de la supremacía de la raza, nadie se considera conservador. La izquierda será practicamente todo.

MiguelNR dijo...

No, están los conservadores (democristianos en general) y los Neoliberales, que son, básicamente, los que componen el 90% de los partidos y movimientos de derechas.

El Partido Popular por ejemplo.

Anónimo dijo...

Normalmente se entiende por conservadores a individuos democristianos en lo moral y liberales (para el mercado de dentro de casa) y nacionalistas (para el mercado de fuera) en lo económico.

Derem dijo...

Estaba leyendo y creo que entendí mal ¿afirmas que la motivación del PP es la dominación del hombre?

MiguelNR dijo...

"La dominación del hombre" es una expresión absoluta, que literalmente suena siempre a puro fascismo, y eso no quiere decir que "todos los que no son fascistas son liberales", porque no es así, como ya entenderas.

El Partido Popular mantiene en su doctrina gran parte de teorías acerca de la moral necesaria a nivel colectivo, de tradición católica (esto impregna a muchas de sus posiciones), y, a nivel económico, las limitaciones constitucionales que consagran a España como un Estado social evitan cualquier maximalismo, pero cuestiones como la inmigración, con la propuesta de devolver competencias al Ministerio del Interior, dejan claro que la doctrina es "seguridad como control", sin negar del todo la doctrina de la "integración", sin duda porque sería indefendible no hacerlo.

Evidentemente el PP no es un partido de ultra-derecha, pero sin duda sí es, en España, el principal partido de la derecha, de la misma manera que seguramente hay partidos en otros paises que estarían a la derecha del PP siendo grandes partidos, como el Partido Republicano en Estados Unidos.

Los elementos de referencia siguen siendo esos, y eso es lo que permite, en el día a día, saber si un partido esta en la izquierda o en la derecha, según las motivaciones de sus políticas.