jueves, febrero 02, 2006

Alternativas a la política lingüística catalana: ¿segregación?

Mientras la polémica por la última sentencia del TSJC sigue rebotando de titular en titular, me gustaría plantear qué alternativa defienden los que critican el modelo de inmersión lingüística actual. De acuerdo con lo que se lee por LD y alrededores, parece que la libertad de elección del idioma de escolarización es el objetivo perseguido. Es decir, crear dos sistemas educativos, catalán mixto y castellano puro, dejando de lado el muy inconstitucional (según ellos) catalán puro.

Eso suena a dos cosas. Uno, al modelo vasco, que tanto han denigrado tradicionalmente los enemigos de la malvada ikastola. Dos, una segregación voluntaria de los castellanoparlantes.

Veamos. Mal que les pese a algunos, a los catalanes les gusta que se les hable en catalán. Por ese motivo, es racional para cualquier empresa que trabaje con el público, o cualquier administración pública dirigida por un político que quiere ganar elecciones, ofrecer atención al cliente en ese idioma. Si alguien necesita hacer negocios en Barcelona que incluye tratar con catalanes, entre un candidato bilingüe y un tozudo defensor de la libertad monolingüe castellano, se quedará con el primero.

Si alguien que vive en Cataluña quiere escolarizar a su hijo sólo en castellano, le está creando un problema, me temo. El catalán será pequeño, retrogrado o ridículo, pero es apreciado, y eso lo hace importante para alguien que ofrece un servicio. Si alguien quiere trabajar activamente cerrándose puertas, que se lo haga mirar. Tanto luchar por no ser "ciudadano de segunda" para acabar siéndolo por iniciativa propia. Tonto de manual.

Por cierto, por este mismo motivo el castellano nunca estará en peligro en Cataluña. Es una decisión estúpida renunciar a aprenderlo, por muy nacionalista que uno sea, y muy ajeno que le resulte. Es como no querer hablar inglés por considerarlo imperialista, un sinsentido. Dejando de lado la pequeña proporción de idiotas congénitos que actuan en contra de lo que les conviene para encontrar trabajo, en Cataluña la gente seguirá aprendiendo castellano. De nuevo, una persona monolingüe sería un ciudadano de segunda.

15 comentarios:

Tatxenko dijo...

Totalment d'acord amb l'article. L'actitud dels monolingües espanyols (o castellans) és la de tractar Catalunya com una colònia i fer-ne desaparèixer la llengua pròpia per assimilar-ne totalment la població.

MiguelNR dijo...

El catalán es una lengua oficial en España, no es la lengua común de todos los españoles, pero es una lengua española, por lo tanto es tan válida como el español.

Por mi toda la educación puede ser en catalán, ahora bien, no entendería que, estando en España, se eliminaran las horas de lengua española, y redujeran el aprendizaje de lengua española a los fascículos de Planeta de Agostini, y mantengan en cambio las clases de inglés. Es un absurdo más grande que los picos de Europa.

Creo que por ahora, los catalanes son más españoles que británicos (supongo que para los independentistas no será así, pero en teoría la mayoría de catalanes no son independentistas).

Un último apunte, lo que no acepto, bajo ningún concepto, es que sabiendo hablar castellano, una persona hable con otra persona que no sepa hablar catalán, y le siga hablando en catalán aunque sepa que la otra persona no lo habla y no lo controla, y a lo mejor incluso ni lo entiende.

A esas personas, en mi pueblo, les llamamos maleducados, y eso lo digo de los catalanes, de los chinos y de los hungaros, me da igual, eso es no tener educación.

Tatxenko dijo...

"Por mi toda la educación puede ser en catalán, ahora bien, no entendería que, estando en España, se eliminaran las horas de lengua española, y redujeran el aprendizaje de lengua española a los fascículos de Planeta de Agostini, y mantengan en cambio las clases de inglés. Es un absurdo más grande que los picos de Europa."
No facis demagògia. Això no ho demana ningú. Ben orgullós estic de saber català, castellà i anglès.

Amb els darrers paràgrafs suposo que no et refereixes a mi, ja que porto escrivint en català en aquest blog des de fa un any i mai ningú ha dit que no m'entenia. Ni que estigués escrivint en euskera o àrab... Per cert, si tu vols, pots escriure en "galego", que t'entendré igualment. No fa falta ser lingüista per entendre les altres llengües romàniques... O potser és que "te la suda" el galego? Per mi, en la diversitat hi ha el gust...

mizhal dijo...

Es muy cierto, además, desde una perspectiva que se está poniendo muy de moda ultimamente en la secta liberalista, como es la de criticar la calidad de la educación, ¿con qué cara, entonces, te niegas a que la gente tenga mas conocimientos? Si fuera por una mera cuestión de utilidad ¡¡¡Inglés y Cierra España!!!, si es por erudición, cuantas mas lenguas mejor.

wininu dijo...

Utilidad señores y sentido común. Si tatxenko quiere escribir en catalán q haga lo q le de la gana, obviamente será porque no está muy interesado en que buena parte del mundo se entere de lo q quiere decir, con lo cual se supone q el mayor perjudicado será él, se supone, pues puede estar encantado.

Nadie en su sano juicio debería de ser proclive a un monolinguismo, ni castellano ni catalán en una tierra donde naturalmente existen dos lenguas, es un absurdo.

El problema es q las leyes puede q sean muy buenas pero q no se cumplan adecuadamente. Yo ya he comentado que he ido a pescar a lleida y no tenían la orden de vedas en castellano (y somo miles los castellano parlantes q vamos a pescar con alegría y dinero en el bolsillo al Cardós pej). Legalmente debían de tenerlo, en la práctica no sucede.

A todo aquel con el q comenté estas cosillas en los pueblos donde estuve, gente de la zona, no le parecía bien y los viejos pej se quejaban de q ellos no sabían leer catalán y tampoco escribirlo y tenían problemas. Pero siempre siempre en temas oficiales

Yo creo q habría q distinguir las actividades públicas de la Generalitat con el resto de cataluña, ahí es donde está el problema, no en la calle

Yo tengo una teoría, acción-reacción, Franco quiso joder el idioma y ahora los nacionalistas quieren hacer lo mismo para "compensar", ojo por ojo, revanchismo, lo q digo yo es q habrá parar en algún momento y dejarse de discusiones vanas...

MiguelNR dijo...

Creo que una lengua hablada por casi 400 millones de personas, como es el español, puede resultar bastante útil.

mizhal dijo...

Eso es retórica, ¿es mas últil la lengua que habla el Rey o la del carnicero? Depende de si quieres un fuero o un filete.

Pepelu dijo...

No hay segregación si hay libertad. La segregación implica coacción por lo tanto si unos padres eligen en libertad (palabra anticatalanista) que sus hijos estudien en español NO EXISTE SEGREGACIÓN. No hay segregación si media Barcelona decide libremente ir a veranear a Calafell y la otra media a L'Estartit; si media elige viajar en moto y la otra media en coche. Sí la hay cuando se coacciona a media población impidiéndole elegir lo que desea.

Dices también que al catalanoparlante le gusta que le atiendan en catalán. De acuerdo ¿y? ¿Eso justifica la coacción, el abuso de poder, el incumplimiento de la ley?

La uniformización es fascismo.

Ah, un pequeño apunte: la Generalitat, al incumplir reiteradamente la ley se convierte en un gobierno despótico.

Egocrata dijo...

Una ley que el constitucional consideró que era válida.

Lo de segregación no viene por la separación, viene por el hecho que un sistema diferenciado colocaría a los monolingües en una desventaja económica voluntaria. Si es eso lo que te gusta, dejar que los castellanohablantes tozudos puteen el futuro de sus hijos con esa mentalidad guetto, allá tú.

zarevitz dijo...

mi posición en torno a la co-oficialidad de lenguas es la siguiente:

1. Si dos lenguas son oficiales, ello significa que el ciudadano tiene derecho a elegir en cuál de las dos lenguas recibe la prestación pública, elección que es libre para el ciudadano y obligatoria para la Administración, que no puede sino respetarla y satisfacerla.

2. Este principio se aplica también a la enseñanza pública: el alumno tiene derecho a exigir en qué idioma recibe la prestación pública.

3. Reconozco que el Estado tiene un interés legítimo en que los alumnos conozcan las dos lenguas, a fin de garantizar su igualdad de oportunidades en la sociedad actual.

4. Ese interés legítimo del Estado debe hacerse compatible con el derecho de los ciudadanos a elegir el idioma de las prestaciones.

La mejor forma para compatibilizar estos dos aspectos con respeto a ambos es la fórmula que existe en el País Vasco, la cual, según me han dicho, existe también de alguna manera en la Comunidad Valenciana. En el País Vasco la enseñanza primaria tiene tres modelos: modelo A- las asignaturas (matemáticas, historia, etc.) se enseñan en castellano y además hay una clase de lengua vasca para que los niños aprendan esta lengua; modelo D- las asignaturas se enseñan en euskera y además hay una clase de lengua castellana para que los niños aprendan esta lengua; modelo B- unas asignaturas se enseñan en castellano y otras, en euskera, además de haber una clase de lengua castellana y otra de lengua vasca. En el instituto, sólo hay modelos A y D; no existe el bilingüe (no sé por qué). En la universidad también existe esta libertad: es el alumno quien elige el idioma en que se imparte la clase.

(Nota al margen: En la práctica, este esquema, que en teoría me parece correcto, a lo largo de los años está siendo recortado por la Administración vasca en perjuicio del modelo A. Cada vez es más difícil encontrar colegios público en los que enseñen el modelo A. Tengo conocimiento directo de un instituto en el barrio bilbaíno de San Francisco --digamos que es la zona con más inmigración americana y africana, y presencia gitana de la villa-- y allí el modelo A ha desaparecido, con la excusa de la construcción de un nuevo instituto.)

La fórmula de que sea la Administración quien elija el idioma en que se imparten las clases me parece inaceptable. Son favorable a la enseñanza del castellano y la lengua co-oficial, por supuesto, lo mismo que estoy a favor de enseñar lenguas no oficiales como el inglés, y que los alumnos salgan lo mejor preparados, pero respetando sus derechos.

Tito el Elfo dijo...

Y vulnerando su derecho a la igualdad de oportunidades, porque los padres son cabezotas. Si un padre obliga su hijo a ir a una escuela monolingue, el chaval no tiene la culpa de que su padre le este cerrando puertas en la vida.

Es mejor dos idiomas para todos.

zarevitz dijo...

Escuelas monolingües, si de verdad se respetan las horas de euskera y de castellano, no habría ninguna.

Lo que ya no sé es cómo hacen en los colegios extranjeros (el colegio alemán, por ejemplo).

O con los niños cuyos padres envían a una escuela al extranjero, o los que voluntariamente estudian una carrera en el extranjero... pero la igualdad de oportunidades de éstos ya es otra cuestión.

Tito el Elfo dijo...

No. Acabas con un chaval que habla el segundo idioma peor que el primero, algo que no es justo para el niño. Ya sabes lo bien que se aprende inglés en el instituto, vamos.

Si primas el catalán, en cambio, el castellano no lo debilitas lo más mínimo. El medio social (medios de comunicación, cines, padres, teatros...) favorece ese idioma, algo que no sucede en dirección contraria.

zarevitz dijo...

Si en la sociedad son tan importantes, diríamos imprescindibles, el catalán y el euskera (base del argumento de la igualdad de oportunidades), los niños terminarán sabiendo catalán o euskera igualmente: medio social (compañeros, televisión, teatros...).

Otra cosa es que ese idioma tenga tan poco peso social que, incluso aprendiéndolo en la escuela, los niños no lo incorporen a su bagaje lingüístico (como si se tratase del latín), de tal modo que el único medio de que los niños lo aprendan de veras sea imponiéndolo como único idioma de enseñanza.

Pero en este caso (si el catalán o el euskera tienen poco peso social), perdería su fundamento el argumento de la igualdad de oportunidades y la única salida para imponer esas lenguas como únicas lenguas de enseñanza sería, en mi opinión, el monolingüismo oficial para el catalán o el euskera, asumiendo que cualesquiera otras lenguas (incluido el castellano) ya las aprenderán en la calle.

Anónimo dijo...

El problema es que al ser parte de España, un mercado mediático más grande, el catalán parte en desventaja. Hay dos televisiones, dos periódicos y un par de cines que son en catalán. El resto queda en castellano. El uso social es mayor que el uso mediático.