viernes, febrero 03, 2006

De costes políticos y financiación autonómica

Llevo diciendo desde hace tiempo que en un sistema político descentralizado quien gasta el dinero es el que debe recaudarlo.

En la España actual, tenemos un estado central que decide cuánto se recauda, y unas autonomías que deciden cuánto se gasta en la mayoría de competencias importantes (educación, sanidad, servicios sociales). Para hacerlo más rebuscado todavía, las autonomías reciben el dinero recaudado en base a dos sistemas. Por un lado, el dinero que viene fijo de transferencias de impuestos (de los que no controlan el tipo impositivo), y por otro, reciben una cuota misteriosamente repartida desde un fondo de suficiencia que complementa la primera cifra. El resultado es comunidades que no saben qué se recauda en su territorio, y no saben cuánto podrán gastar en cuanto tengan el dinero.

Si uno es de una comunidad de renta baja o con pocas ganas de gastar, eso no acostumbra a ser problema. Las reglas del fondo de suficiencia dan cantidades ingentes de dinero a las regiones pobres, y la asignación en general cubre gastos al resto. El problema es cuando uno es Esperanza Aguirre, y quiere hacer metro. Mucho, mucho, mucho metro. Y claro, puede prometer lo que quiera, pero no puede subir los impuestos para pagárselo.

A una comunidad en esta situación le quedan dos alternativas. La primera, la preferida de la Generalitat bajo Pujol, es aguantarse y no cavar túneles. La segunda, el método Gallardón de ingeniería financiera y pago creativo de infraestructuras que tanto metro (y deuda pública oculta en los desvanes) le ha dado a Madrid. El problema, claro está, es que cuando una comunidad gasta mucho dinero, a largo plazo acaba pidiendo más a quien lo recauda, de un modo u otro.

Y llegamos a las negociaciones por la financiación sanitaria del año pasado. Por un motivo u otro, todas las comunidades están gastanto más de lo que necesitan (Madrid por hacer infraestructuras, Cataluña por querer dar más servicios, etc...), así que van al Senado a lloriquear. El gobierno reconoce que hay un problema, y concede más dinero, obtenido a base de subir impuestos. Para goce y disfrute de las autonomías, ellas son las que se ponen la medalla del gasto, Pedro Solbes es el que sube el impuesto. Vamos, que venden la política popular mientras otros cargan con el sanbenito de gravar más alcohol y tabaco.

No ha tardado demasiado el gobierno en darse cuenta que el sistema no le conviene. Las comunidades autónomas tienen la capacidad de prometer el oro y el moro y aumentar gastos, para después acusar a Madrid de no darles suficiente dinero. Si se concede más financiación, el que sube los impuestos es el gobierno central, y los que lloran de insolidarios es la oposición. Por lo tanto, siguiendo la tendencia a aumentar la capacidad normativa de las autonomías ya iniciada con el PP (que no son tontos y vieron el mismo problema), Solbes y su equipo se han decidido a cargarle parte del muerto fiscal a las comunidades.

Bienvenidos al mundo de los impuestos asimétricos. Por fin. Si Madrid quiere racanear en sanidad para poder pagarse el metro a Guadalajara, se le acabo el chollo de protestar a Solbes. Quieres gastar más, sube tu parte del IRPF o el IVA minorista (a elegir, según seas de izquierdas o derechas) y págatelo tú. Si Maragall quiere hacer guarderías trilingües y una escuela para niños mutantes dirigida por Maruja Torres, que proceda a cargarle el servicio a sus votantes, y no pida al ministro de turno. El estado central seguirá recaudando y pagando los servicios mínimos que el congreso decida garantizar, pero si alguien quiere extras, que se busque el dinero sólo.

¿Rompe esto España? No creo. Es habitual en cualquier sistema descentralizado tener IVA distinto por región (sucede en EUA) y de hecho ya hay una variedad enorme de impuestos municipales por todo el país. Lo mejor de todo será que limitará la capacidad de lloriqueo de las autonomías, y que hara mucho más transparente para el electorado quién está haciendo cada política. Veremos como se desarrolla, pero sobre el papel es una mejora considerable.

19 comentarios:

Ernesto de la Serna dijo...

Claro como el agua. Gran, y espero que clarificador, post.

wininu dijo...

"Llevo diciendo desde hace tiempo que en un sistema político descentralizado quien gasta el dinero es el que debe recaudarlo"

Eso es bastante diferente de lo que piensan algunos, "quien lo recauda debe ser quien lo gaste" refiriéndose a quién más pone debe ser quién más gaste, es decir, lo que están pensando los nacionalistas ricos en general, los pobres se inventan deudas históricas... Todo sea pa pedir pa los suyos, unos una excusa y otros otra

Como es obvio va contra todo criterio social de equidad, liberalismo puro y duro. Sólo q con nacionalistas adquiere tintes un pelín nacional-socialistas

wininu dijo...

"Que alguien investigue cuántos impuestos pagan los catalanes no carece de interés, pero es un interés muy parecido al que surgiría de una investigación sobre cuántos impuestos pagan los bajitos, o los rubios, o los de Ciudad Rodrigo. Los catalanes ricos, y los bajitos ricos, y los rubios ricos, y los mirobrigenses ricos pagarán mucho, y los catalanes, bajitos, rubios y mirobrigenses pobres pagarán poco.

Pero todo eso se complica más cuando, como un misterio susurrado en los oídos de mucha gente por duendecillos, se va extendiendo la idea de que los servicios que recibe un territorio deben estar en consonancia con los impuestos que salen de ese mismo territorio.

No tengo la más mínima duda que los impuestos medios pagados por los residentes en Valdelagua superan con mucho a los impuestos medios pagados por los residentes en Pizarrales. ¿De verdad pensamos que debemos centrar la provisión de servicios públicos en Valdelagua y abandonar a Pizarrales a su suerte? ¿De verdad pensamos que los servicios públicos que recibe la Duquesa de Alba tienen que igualarse en valor a lo que ella aporta?

Los impuestos no son simplemente un elemento de financiación del gasto público sino también, y casi sobre todo, un instrumento de redistribución de la renta. Porque España es algo más que un mercado, ¿o no?

Agamenón, Agamenón, ¿Donde estás, Agamenón?"

David Anisi, todo un crack
http://web.usal.es/~anisi/RU/05-06/agamenon.htm

Egocrata dijo...

Wininu, estás hablando de cosas que no tienen relación con lo que defiendo. Si quieres criticar a los nacionalistas, lo tienes chungo aquí :-).

Yo defiendo que se garantiza un mínimo, que se paga entre todos, y después si alguien quiere más, que se lo pague él. El mínimo se vota en Madrid. El resto, y la subida de impuestos en consonancia, cada uno en su autonomía o municipio según lo vote.

Parte del problema, sin embargo, es que ahora mismo todo el mundo paga, pero algunos no reciben el mínimo prometido. Caso de Cataluña y las infraestructuras, por ejemplo, un 6-8% del gasto para el 16% de la población en las segunda legislatura Aznar. Entonces es cuando hay un problema.

Anónimo dijo...

No, no y no. Este modelo no se puede aplicar en España por dos razones:
1) obliga a publicar las balanzas fiscales, que es lo que persigue la Generalitat catalana, para determinar de manera transparente la cantidad de dinero a transferir en concepto de "solidaridad".
2) impide imitar el modelo francés de tener una capital estatal con las mejores infraestructuras, equipamientos culturales, etc. sufragados por el resto del territorio. París y el desierto francés, lo llaman. Aquí se conoce por "kilómetro cero".

wininu dijo...

ya lo sé, lo q pasa es q tus argumentos, q ya he dicho q me parecen válidos, son demasiado "aprovechables" y hay q separarlo muy bien, pq parece q quieren justificar lo injustificable, y eso todavía se podrá hacer desde una posición más o menos liberal y conservadora, pero teniendo bien claro el principio de equidad me parece muy nacionalizante

Sin embargo todavía hablas de cataluña y no de los catalanes, que son los que pagan y los q reciben. Pagar los que tengan q pagar y recibir los q tengan q recibir sin importar donde estén, en función de los criterios políticos, esos q desde la izda se tiende a q sean criterios de equidad y desde la derecha criterios de eficiencia.

Pero decir q una zona ha recibido menos y ha puesto más, y plantearlo como injusto, cuando hablamos de gasto público e impuestos, eso q principalmente va destinado a mejorar la eficiencia allí donde el mercado no llega y especialmente a redistribuir, me parece q no es un argumento nada válido.

Que una cosa es la gestión descentralizada y otra muy distinta es la forma de repartirse el pastel

Perdón por los post tan largos

MiguelNR dijo...

Esa es la misma tesis que defiende Pedro Solbes, y es correcta, pero a veces se confunden ciertas cosas.

Si tu tienes cierta financiación, es para cubrir ciertas competencias, no creo razonable dar dinero solo porque de tu Autonomía salga cierta cantidad de recaudación estatal, dado que los que pagan impuestos son los individuos, no los territorios, y podríamos llegar a la absurda situación de que, cuanta más renta tenga Cataluña, ¡más recibiría!, lo cual es absurdo, porque no está asociado a cierto programa de gasto de forma previa, sino que primero recibirían el dinero, y luego ya se verá en que lo gastan.

Lo que hay que hacer, es asociar competencias a financiación, y desde luego (por lo menos eso queremos los que no somos nacionalistas) es definir claramente que competencias debe tener la Administración central del Estado, y que no puedan tener las Autonomías.

Eso no es lo que se ha pactado entre el PSOE y CIU, pero sí se ha intentado emular en cierta manera que Cataluña pueda ver regresar gran parte del capital que sale de ella, pero eso no tiene nada que ver con el capital público que puede necesitar.

No siempre todo lo que puedes pagar, es todo lo que necesitas pagar, son cosas distintas, y se están confundiendo peligrosamente.

Si la tendencia sigue, sin duda, se podría llegar a una descentralización absoluta, o lo que es lo mismo, la destrucción de un sistema tributario común.

Todavía no sería la "ruptura de España", pero sí sería un paso fundamental, y lógicamente, los que no somos nacionalistas, no queremos eso.

Por ahora muchos tenemos claro que una cosa es ser socialista, y otra muy distinta es ser nacionalista.

Egocrata dijo...

El criterio a seguir, está claro, es pagar por renta y recibir por población. En teoría, era la forma actual, a la práctica no iba de ese modo.

El ejemplo más claro es el gasto en infraestructuras. Cataluña es el 16% de la población del estado, y no llegaba al 10% del gasto público en inversiones desde como mínimo 1997. Como más densa y rica es una región, más necesita infraestructuras, y Cataluña ni las veía. Y gastos como infraestructuras son regionales, no individuales, así que era hora de recuperar el tiempo perdido.

Sobre qué competencias tiene cada uno, no es una cosa fácil de hacer en absoluto. Para empezar, hay poquísimas competencias que no sean concurrentes, es decir, que no haya más de una administración metida. Segundo, la mayoría de las competencias en la lista que ya está en la constitución de materias estatales (no hace falta buscar o escribir nada, está allí) han pasado a la UE.

No hay nada fácil en política; separar competencias no sería precisamente un incremento de la eficiencia en muchos casos. Por ejemplo, inmigración es estatal, pero servicios sociales es autonómica. Si el estado asigna las cuotas pero son las autonomías las que pagan la integración y educación de los inmigrantes, tenemos dos administraciones tratando un mismo problema y sin hablar entre ellas.

MiguelNR dijo...

Esa comparación entre población e inversión en infraestructuras es peligrosa.

Cuando se dice que se contabiliza la inversión en cada Autonomía por razón poblacional, se refiere al gasto generado por ciudadano en los servicios públicos y las infraestructuras asociadas a estos servicios, como Hospitales e Institutos, que son necesarias.

Sin embargo, con respecto a vías de transporte, medios de comunicación, y otros, factores como la densidad de población, y las necesidades objetivas en cada caso, son más prioritarias que el nivel de población absoluto.

Estos además están determinados por cuestiones geográficas, que no siempre concuerdan con los límites administrativos de las Autonomías (pasa por ejemplo con los puertos).

Todos estamos de acuerdo en que una región puede necesitar infraestructuras para mantener su ritmo desarrollista, ahora bien, ¿bajo que criterios?, esta claro que una Autonomía en términos generales debe ser comoda infraestructuralmente hablando, y debe desarrollar sus posibilidades, pero siempre y cuando sus necesidades no sean menores que las que se pretenden satisfacer; mucho se ha relacionado los problemas de inflación en Cataluña con el déficit de inversiones del Estado, y hoy en día, ya se sabe que no es así.

Según un estudio encargado por la propia Generalitat de Catalunya, los expertos encargados del estudio determinaron que los problemas que causan la elevada inflación en Cataluña y su limitado nivel de crecimiento tienen que ver con factores internacionales, como el alza del petróleo y la competencia oriental en el terreno del textil, y en factores locales, como la competencia falseada en el sector de la distribución, que provoca un alza en los precios que los ciudadanos acaban pagando. Nada de esto tiene que ver con un supuesto déficit de inversiones del Estado en Cataluña.

Decir que Cataluña, como Andalucía o Madrid, no es una de las Autonomías que más fondos reciben de nuestros impuestos, es directamente no decir la verdad, como todo el mundo sabe, y como los nacionalistas catalanes tampoco han podido negar.

El déficit en inversiones de carácter social desde la Generalitat tienen que ver más con haber tenido durante casi dos décadas un gobierno conservador, el del señor Pujol, que con quien gobernara en Madrid, de hecho, es gracias a los Gobiernos del PSOE en donde más avances se dieron en derechos sociales y bienestar social para todos los españoles.

El problema no está en Madrid, el problema lo teneis en casa.

MiguelNR dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Egocrata dijo...

Entonces los peajes, la cagada de red cercanías, el aeropuerto ampliado a paso de tortuga y el retraso de obras clave como el AVE son imaginaciones mías.

Está en los presupuestos, narices. Se ha gastado menos. Y no hablo de inflación o de cualquier otra cosa; una ciudad llena de atascos y sin salidas fáciles no es un lugar para invertir. Barcelona tiene ese problema.

MiguelNR dijo...

Barcelona no es Cataluña, aunque sí su capital, y eso es relevante, pero claro, no es toda Cataluña.

De lo que te hablo yo es de los argumentos usados por los de CIU y ERC, que efectivamente, no se sostienen.

El AVE está sufriendo retrasos en toda España, también en el que va a Galicia, y eso no me sirve de argumento para justificar una "mayor inversión", porque no se trata de invertir más o menos, sino de cumplir los plazos, y ese error también lo puede cometer una Autonomía. Es más, es más probable, porque tendría que afrontar más burocracia al hablar de una obra compartida por varias autonomías.

Los famosos peajes. Todos estamos en contra de los peajes, que además en algunos casos son inconstitucionales, porque empresas explotadoras están cobrando por una obra en la que no han invertido un puñetero duro, aunque este no es el caso que yo sepa.

Yo estoy de acuerdo en que se liquide la deuda contraída con las empresas explotadoras, y bien ¿eso significa aumentar la partida indefinidamente en los presupuestos de Fomento?, pues me temo que no, porque una cosa es un gasto circunstancial, para liquidar una deuda contraída, y otra cosa muy distinta es aumentar la inversión indefinidamente, que está supeditado a otros criterios.

Todos esos problemas que comentas, en Galicia, Castilla La Mancha ó Extremadura, están multiplicados por 20.

Egocrata dijo...

Sólo tienes que mirar las estadísticas de volumen de tráfico de cualquier autopista catalana y compararla con una andaluza, extremeña o gallega para darte cuenta dónde hay exceso de capacidad y donde no.

Pista: los atascos están todos en el noreste.

Igual que las lineas de tren saturadas, los aeropuertos actualizados a plazo de tortuga, y una línea de alta velocidad que llega 14 años tarde. O me dirás que el Madrid-Sevilla tenía más sentido.

MiguelNR dijo...

No se que tiene que ver eso con los peajes.

Los atascos no están TODOS en el noroeste, eso es una tontería.

No llega 14 años tarde, eso es otra falsedad, en proporción a factores especificos, la duración de la obra es la misma.

Repito, los problemas que citas, en el sur de España, y en Galicia, se multiplican por 20.

El AVE a Sevilla tenía todo el sentido del mundo, el Estado no está para satisfacer al mercado, está para generar mercado donde no lo hay.

Evidentemente usted no es socialista, porque su lógica rezuma insolidaridad por todos los poros de la piel.

Se pasa usted más de la mitad del tiempo intentando justificar, haciendo todas los quiebros posibles, cualquier tipo de inversión pública no demandada por un mercado dado o por un nivel de desarrollo ya existente.

Entonces el Estado, en ese sentido, y lo siento mucho pero es así, no sirve absolutamente para nada.

Prefiero que se privatice toda la política de infraestructuras, y que sean las empresas privadas las que hagan exactamente lo mismo que usted propone.

Yo no estaría de acuerdo, porque soy socialista, pero bueno, por lo menos nos ahorrabamos unos cuantos millones en impuestos.

Egocrata dijo...

No, el estado está para hacer infraestructuras donde se necesitan. Se necesitan en todas partes, pero algunas regiones (Cataluña) están viendo tasas de inversión patéticas desde hace una década.

Si te parece estupendo que Madrid o Sevilla tenga el triple de gasto por cápita que Barcelona provincia en infraestructuras desde el gobierno central, tu no quieres igualdad, tu quieres putear una región porque sí.

MiguelNR dijo...

Y se necesitan donde no se pueden financiar de otra manera, porque si no, la política pública no tiene ningún sentido.

Eso es absolutamente falso, Cataluña es junto con Andalucía y Madrid una de las Autonomías en donde el Estado invierte más, y todavía voy más lejos, gracias al apoyo de ERC al Gobierno, todavía sacaron más dinero del previsto en sus negociaciones para aprobar los Presupuestos Generales del Estado.

Si hay una Autonomía que está sacando más de lo previsto desde el Consejo de Ministros, bilateralmente, esa es Cataluña.

No lo digo yo, está en las hemerotecas.

Nadie quiere joder a Cataluña, y por cierto, el victimismo demagógico ya cansa.

Egocrata dijo...

Las hemerotecas, si lees LD y La Razón, dirán eso. Los presupuestos generales del estado, que son lo objetivo, dicen lo contrario desde hace más de una década.

MiguelNR dijo...

Yo no leo panfletos de la derecha, me refiero a lo que dice el Instituto Nacional de Estadística.

Como todo el mundo sabe, por puro sentido común, y como no podía ser de otra manera, las Autonomías con mayor población y las que requieren mayor gasto, son Cataluña, Madrid ó Andalucía.

Es algo obvio, y nadie lo ha puesto en cuestión, así que la discusión tampoco tiene mucho sentido...

chemiker dijo...

Miguel, una pregunta, tu que parece que estas muy enterado de todo este tema:
En Cataluña, ¿quién se beneficia de los peajes? ¿El gobierno central o la generalitat? Ya que yo vivo en Cataluña desde hace 4 años y estoy cansado de ver lloriquear y ver enfadados a los catalanes por pagar tanto peaje y echarme en cara que en el resto de España no pagamos. Además, esto último es incierto, ya que yo soy de Burgos y para ir de Logroño a Burgos me cuesta el peaje 13 Euros para recorrer los 100 km que separan a estas dos cuidades (encima haciendo un rodeo tonto, porque por la autopista tienes que ir hasta casi Miranda de Ebro, en el norte de la provincia burgalesa y no como en la mayoría de las autopistas catalanas que son el camino más corto para llegar a algún destino) También para hacer Burgos-Bilbao, 160 Km, cuesta 16,30 Km. En cambio, yo hago Figueras-Barcelona (140 km) por 9,89 Euros. Y que no me diga la persona que está debatiendo contigo que esas carreteras no tienen tráfico... porque Burgos es un nudo de comunicaciones muy importante de comunicaciones, sobre todo entre la zona norte y la zona centro de España.

Volviendo al tema, también quisiera saber en quién está la mano o el poder de decisión de liberalizar los tramos de peajes de Cataluña, ¿del estado o de la generalitat?

Y siendo realistas, yo creo que ni si lo llevase la Generalitat o el Gobierno central, a ninguno de los dos les interesaría quitar esos peajes NUNCA (ni con el mejor Estatut del mundo), ya que todo el transporte pesado de comercio que viene y va de Europa desde todo el levante, noroeste y parte de la zona central de España tiene pasa por la Junquera y eso produce mucho dinerito. Y si ya contamos todos los cuartos que se dejan en los peajes catalanes los guiris que vienen de vacaciones a España ni te cuento (sólo con lo de los franceses del Roselló que vienen casi todos los fines de semana a las casas que tienen en la costa brava es un pastón.

Gracias