miércoles, enero 25, 2006

Financiación autonómica: aclaraciones

Ayer escuchando la Cope (lo sé, lo sé) un economista iluminado se escandalizaba en la Linterna que si el nuevo sistema de financiación autonómica pactado entre Zapatero y Mas se generalizara, el estado sólo se quedaría con un 20% del gasto público total en España.

Bueno, bienvenidos al presente, señores de la Cope. El estado, hoy mismo, gestiona un 20,7% del gasto público en España. Del resto, un 30,7% va a la seguridad social, y un 48,6% va a autonomías y municipios. Y España sin romperse antes de la reforma, cosa que resulta sorprendente. ¿Dónde está la novedad del nuevo sistema entonces?

La respuesta es en los nuevos automatismos en el reparto de dinero, y no tanto en el volumen de recursos que se añade a las autonomías. Ahora mismo, las comunidades reciben sus ingresos de dos fuentes básicas. Por una lado, el dinero que tienen asignado por ley derivado de cesiones fijas sobre determinados impuestos. Cada año, el 33% del IRPF se va a cada gobierno autonómico, así como un porcentaje del IVA, tabaco, y otros tributos variados. Este dinero, aún siendo una cifra considerable, nunca es suficiente para financiar las competencias que tienen las comunidades. Todas las autonomías (Madrid incluida) necesitan recibir una cantidad de dinero adicional para pagar los servicios que prestan, que viene del fondo de suficiencia.

Este sistema, claro, tiene sus problemas. Primero, las autonomías no controlan los tributos de los que tienen una parte cedida. Si al gobierno central le da por recortar el IRPF (una costumbre recurrente), las comunidades no pueden más que apretarse el cinturón y rezar que el fondo de suficiencia les cubra lo que no pueden pagar. El segundo problema, claro, es que las normas que rigen como se distribuye el fondo de suficiencia tampoco depende de los gobiernos autonómicos, que inevitablemente se quedan cortos de dinero de forma recurrente.

El resultado es que las comunidades con rentas altas (Madrid, Cataluña, Baleares y Valencia) se pasan el día rezando que no bajen los impuestos generales para no tener que depender del reparto de fondos posterior, cosa que inevitablemente acaba sucediendo. Cuando las comunidades del PP se quejaban que no podían pagar la sanidad, su problema venía de este lado, por ejemplo. Como no es cómodo ni deseable que los mayores gestores de gasto público no dependan de sí mismos para saber qué tienen entre manos, aquí tenemos la reforma del sistema.

El objetivo es el siguiente: hacer que Cataluña no dependa del fondo de suficiencia. En otras palabras, que las comunidades ricas puedan recaudar bastante como para no tener que ir al sistema de reparto de dinero diseñado para garantizar igualdad de servicios mínimos. Es absurdo que las zonas con más recursos dependan del fondo de solidaridad casi tanto como las zonas con menos, en vez de contribuir a él y punto; lo que se pretende por tanto es asegurar que los ricos tengan capacidad recaudatoria y normativa para pagarse lo suyo mientras contribuyen al resto. Se añade explicitamente, por fin, la capacidad de la autonomía a subir los impuestos cedidos en su territorio o bajarlos si así lo cree conveniente, así que además en caso de querer pavimentar las calles con mármol o cartón, un gobierno regional puede ajustar lo que recauda según prefiera.

¿Recibirá Cataluña más dinero? Es probable que sí, aunque mucho menos de lo que se dice; la gran inyección de dinero vendrá del gasto en infraestructuras, que ha sido patético en los últimos 10 años. Lo que sí se consigue es que la capacidad de recaudación y de gasto autonómica sea más equivalente, de modo que quien presta los servicios sea quien deba conseguir el dinero para pagarlos.

A todo esto, cito un artículo del proyecto literalmente (208.3):

"Los recursos financieros de que disponga la Generalitat podrán ajustarse para que el sistema estatal de financiación disponga de recursos suficientes para garantizar la nivelación y solidaridad a las demás comunidades autónomas, con el fin de que los servicios de educación, sanidad y otros servicios esenciales del Estado del bienestar prestados por los diferentes gobiernos autonómicos puedan alcanzar niveles similares en el conjunto del Estado siempre y cuando lleven a cabo un esfuerzo fiscal también similar."

Me suena que los temores y proclamas de estos sobre la creación de desigualdades son infundados. Si una región está cobrando impuestos iguales (aunque recaude menos, por ser más pobre), deberá tener servicios iguales. No sé dónde está la insolidaridad por estos lares.

7 comentarios:

nes dijo...

Pues quítese usted el cerumen de los oídos porque ese "economista iluminado" habló de ese 20% excluyendo las cifras de la Seguridad Social que usted incluye. La Seguridad Social maneja sus propias cantidades y van aparte. Aquí si alguien se tiene que aclarar es usted. Vuelva a escuchar la emisión.

wininu dijo...

lo q hace falta es una reforma profunda de la financiación de las autonomías, una reforma de la fiscalidad más de acuerdo con el estado cuasifederal de España

De acuerdo, pero eso se hace entre todos (CCAA), no los más listillos de la clase (CÑa) por sujetar al q manda (ZP) en el poder (gobierno)

Egocrata dijo...

Nes, decía que el estatuto era un desastre porque iba a producir eso. Pues mira, no. Eso ya sucede ahora mismo.

Wininu, ya me dirás cómo se hace entre todos si el PP dice que no se cambia ni pa atrás. El PSOE llevaba en el programa electoral cambiarlo, por cierto.

Anónimo dijo...

Más concretamente, las cuentas del Estado ahora son:

Central 20,7%
Seg. Social 30,7%
Autonomías y municipios 48,4%

Con el nuevo sistema, el reparto permanece casi igual. Sólo variará el reparto de dinero entre comunidades.

Los datos están en el post, Nes. El que no te aclaras eres tú.

wininu dijo...

entiendo q el PP se ha pasado cuatro pueblos y medio, pero por culpa de las formas y los motivos de estas reformas, seguro q no por un fondo razonado bien llevado, aunq cuenten todo ese rollo de la solidaridad (¿¿no eran liberales y conservadores??, ¿¿no son las CCAA del psoe las peor paradas y más afectadas negativamente??)

Lo jodido es q primero se hacen las cosas por sentimiento nacionalista (Cña) y por cumplir sin estar de acuerdo (psoe) y luego hay q buscarle argumentos para justificarse, aunq sean perfectamente válidos, eso sí q es triste...

Empieza desde el principio abriendo el debate de la financiación para reformarla con consenso territorial (no sólo el PP si no todas las CCAA con voz y voto) y demás y las cosas no hubieran salido como han salido. Pero no, lo propio es hacerte primero "el ibarretxe" y luego adecentarlo y pasarlo corriendo y de estrangis, a veces son las formas y no el fondo lo q destroza asuntos razonables, y eso es lo q creo q ha pasado, amén del electoralismo barato del PP...

¿el psoe llevaba en el programa electoral cambiar el sistema a través de la reforma del estatuto catalán? No ha tenido entonces nada que ver ERC, IU y el PSC claro...

juas, juas, vaya formas de ejecutar las promesas...

Entonces si el PP quisiera hacer una reforma gorda que afectara a todo el mundo lo mejor es q lo haga reformando el estatuto de CyL, pa q luego lo tenga q adoptar el resto, mmm espera si resulta q el PP de CyL no es una minoría que pueda presionar al gobierno, lástima...

¿No era algo parecido lo q quería hacer el PNV?, como el sistema no me deja hacer lo q quiero (aunq sea razonable) me invento el mio propio y luego lo intento imponer al resto, la pena es q tampoco el PNV tenía poder para presionar al gobierno en aquel momento, ¿qué hubiera pasado si ERC se llamara Batasuna? bahh no hubieran tragado, éstos son medio asesinos, los otros ya dejaron de serlo...

Alex Guerrero dijo...

Ceder el 33% del IRPF supone ceder aproximadamente el 9% de la recaudación.

Ceder el 50% del IRPF supone ceder un 14,5% del total recaudado.

Oh! Oh! SeRompeSpaÑa! Sorpresa!

La suma de impuestos directos (IRPF y Sociedades) suponen en torno al 29% de la recaudación.

Egocrata dijo...

Wininu, CiU y ERC han sido claros en una cosa: estaban en la reforma por la pasta. Mira si no como han sacrificado "nación" en un plas, vamos. Cataluña sufría de una falta de fondos espantosa, y eso se tenía que solucionar como fuera.

Oye, Zapatero prometió aceptar una reforma del estatuto, y una revisión de la financiación autonómica en la campaña electoral. Ganó las elecciones. Qué tiene que hacer ahora, ¿romper con lo que dijo?. Está cumpliendo promesas electorales, que incluían nueva financiación autonómica.

Por cierto, el nuevo sistema de financiación tiene que ser aprobado por el congreso (la "nación española") y su extensión por el resto de autonomías. No tiene nada de reforma bilateral; es sencillamente formar una mayoría en el congreso para cumplir una promesa electoral.