jueves, mayo 17, 2007

Geografía de la corrupción

Se ha hablado mucho de la corrupción urbanística estos días de campaña. Siguiendo esa tradición tan hispánica de discutir sobre lo importante pero a la vez perder de vista el fondo de la cuestión por completo, el "debate" ha acabado estrellándose en el tradicional griterío sobre qué partido es el más corrupto.

Cosa que no deja de ser una lástima, porque con el número de casos en investigación y mirando los números con calma podemos ver que el problema sigue un patrón bastante claro y ciertamente lógico. Y a sabiendas del daño que estos asuntos pueden producir en un sistema político, no estaría de más estudiarlo con un poco de criterio y buscar posibles soluciones.

Partiré de tres supuestos previos, para evitar meterme en jaleos partidistas excesivos. Primero, doy por entendido que el porcentaje de cretinos deshonestos está repartido de manera uniforme entre partidos y regiones. Es decir, la probabilidad de encontrar un potencial corrupto a nivel municipal en el PP o el PSOE es idéntica, ya que la pasta moral de ambos partidos es razonablemente parecida, y la honestidad media está distribuida igual por comunidades, no siendo el malagueño medio más propenso culturalmente al trapicheo que un tipo de Soria.

Segundo, y eso se desprende de la primera condición, todo el mundo tiene un precio. De igual modo que prácticamente cualquier persona en este mundo besaría Rossy de Palma si le dan suficiente dinero, casi cualquier político es en última instancia comprable si se le baña de millones de forma suficiente obscena y con cierta garantía de no ser pillado. Habrá gente más desesperada y barata que otra, pero en general, todos acabamos por dar un valor monetario a nuestra honestidad.

Tercero, voy a presuponer que la distribución de casos en investigación no sigue criterios partidistas. Quizás sea un poco suponer, pero no creo que una mente maligna en Moncloa esté lanzando las hordas investigadoras de forma calculada para maximizar el daño electoral al PP. Hay un montón de alcaldes socialistas paseando por juzgados, en gran parte debido a la igual distribución de la deshonestidad entre partidos. Si hay algo de partidista sobre el incremento en el número de casos de corrupción, en todo caso, diría que se deriva más de un especial celo investigador de este gobierno para combatir un problema grave que otra cosa. Combatir la corrupción urbanística era una parte importante del programa del PSOE, y parece que están cumpliendo. No hay necesariamente más corrupción, si no que es posible que ahora se combatan con más fuerza.

Miremos de nuevo el mapa de distribución de casos de corrupción estos días, y vemos claramente que si damos los supuestos como válidos, tenemos un patrón relativamente claro sobre qué está sucediendo en este mercado. Estoy bastante seguro que si pudieramos hacer un pequeño modelo combinando incremento de precios de viviendas por municipios y valor por metro cuadrado de terreno podríamos predecir con un detalle aceptable qué zonas serán más propensas a sufrir esta clase de tramas.

La explicación es sencilla, y nace del extremadamente incompetente sistema de financiación que usamos en España con los municipios. Los ayuntamientos relativamente pequeños dependen de forma abrumadora de los ingresos derivados de licencias de obras. Como guardianes en la concesión de estos permisos, los alcaldes tienen de hecho una capacidad notable de manipular el precio del suelo restringiendo su uso, pero también saben que para recaudar y dar servicios dependen de ir liberándolo poco a poco.

En la mayoría de municipios, esto no es un problema grave, ya que la demanda de nuevas viviendas es relativamente limitada. No hay demasiada gente que quiera ir a vivir a Salvacañete, Cuenca, y no hay demasiados promotores que estén peleándose por ese suelo que el ayuntamiento puede o no recalificar. El alcalde tiene por tanto un poder de negociación limitado, ya que los promotores no están dispuestos a hacer cosas raras para poder construir. Los beneficios, sencillamente, no merecen la pena.

El problema surge cuando el municipio es algo parecido a Marbella. El suelo es escaso, los precios son astronómicos, y el beneficio potencial para un promotor es gigantesco. Lo que es aún más delicioso, si el promotor consigue que a él le den la licencia y a otros no, el negocio será aún más redondo. El alcalde en esta situación está en una posición muy, muy tentadora. Primero, puede freir a los promotores con unas licencias obscenamente caras, que pagarán igual. Segundo, puede otorgar las licencias según le plazca, seleccionando candidatos a base de subasta de sobornos. Tercero, con toda la información y capacidad de reparto de caramelos que tiene, puede hacer a sus amigos y familiares extremadamente ricos. El resultado es el conocido.

¿Cómo se puede romper esta dinámica? La respuesta más sencilla sería eliminar el mecanismo de licencias y calificación de terreno, y dejar que cada uno edifique lo que le plazca donde quiera. Es una respuesta válida, pero erronea; el resultado quizás sea menos corrupción, pero se traduce en la patéticamente ineficiente tradición urbanística americana de densidades de población bajas. Mantener la densidad alta en las ciudades es algo deseable, y usar reglas de zonificación es la mejor manera de ocuparse de ello.

Se tiene que buscar otras vías, y lo cierto es que no hay ninguna solución perfecta. La más evidente es reforzar de forma obsesiva la vigilancia sobre materias de urbanismo. Más gente vigilando, más independiente, y mucho más voraz. Como mayor es la probabilidad que te cacen, mayor será el precio que uno pida. El problema para el potencial corrupto es que a un cierto nivel el promotor no pagará extravagancias, y que un pago exagerado será mucho más fácil de detectar de todos modos.

Esto, diría, ya se está haciendo, y de forma bastante relevante a órdenes de Madrid, y no tanto de las Comunidades Autónomas. Tanto contacto entre secretarios de organización y alcaldes, tanto miedo a no cabrear a nadie de la región parece haber hecho de las administraciones regionales unos actores bastante inoperantes, con pocas excepciones.

La segunda vía sería arreglar el sistema de financiación municipal de una puñetera vez. Si los alcaldes no dependieran tanto de la "subasta" de licencias de obras para recaudar, es bastante probable que las tentaciones de promotores cazando licencias disminuyeran considerablemente. Sea mediante un impuesto sobre la propiedad racional, sea un IBI modernizado, los municipios deben financiarse de otro modo.

Queda explicar, sin embargo, dos cuestiones básicas que la verdan me joden el modelo. La más sencilla es por qué Madrid y Barcelona capital, dos auténticos monstruos en términos de precios de la vivienda, no han tenido (aún) un caso de corrupción grave. La explicación que se me ocurre es que primero, la visibilidad de los dos alcaldes (y lo vigilados que andan por la prensa) hacen meterse en chanchullos demasiado peligroso, y segundo, el hecho que los municipios no tienen terreno libre y ya recaudan bastante por otros medios como para meterse en jaleos oscuros.

El segundo problema de mi explicación, algo más grave, es por qué Cataluña, Navarra y el País Vasco tienen muchísima menos corrupción de lo que sería de esperar. Quizás sea algo derivado del modelo que explicaba sobre Palermo, quizás sea una cuestión que ya no queda demasiado suelo con el que especular en las zonas "golosas", pero la verdad es necesario meterse más en ello. ¿Será que las policías autonómicas pasan de todo?

10 comentarios:

Jorge Galindo dijo...

Pues parece que en Madrid ya ha saltado la liebre. Ahora falta comprobar hasta qué punto la han soltado los socialistas para sacar réditos electorales y se basa en endebles acusaciones sin base o realmente hay algo considerable detrás.

Egocrata dijo...

Mira que me cae bien Sebastián (tengo amigos que lo tienen en muy alta estima) y todo eso, pero me parece que es un invento del TBO.

Alex Guerrero dijo...

Tan bien te cae que la noche del 14M él y tú estábais de celebraciones por las calles de Madrid. ;)

Egocrata dijo...

Ya ves. En vez de estar allí chupando del bote, por aquí ando, perdiendo el tiempo :D.

Wellesley dijo...

Creo que tu post refleja a grandes rasgos la realidad, pero no estoy de acuerdo con 2 cosas:
1. que una mejor financiación de los ayuntamientos haga disminuir su dependencia del dinero urbanístico. Me parece un argumento análogo a que los que ciclistas se dopan porque el Tour de Francia es muy duro, ¡pero si la gente se dopa hasta para correr 100m.!
Si actualmente un ayuntamiento obtiene digamos 100 u.m. del "dinero urbanístico", en un presupuesto global de 200, y consiguiesemos un sistema de financiación para darle esas 100 u.m. de manera legal, el ayuntamiento pasaría a gastar 300, un ayuntamiento es una máquina de gastar porque eso es lo que garantiza (casi) la reelección. Del mismo modo que si quitasen 100km de cada etapa del tour y no se subiese el Alpe d'Huez la gente se seguiría dopando porque ganar el Tour de Francia es algo que todos los ciclistas desean.
2. Aunque consigamos aumentar muchísimo la vigilancia sobre la financiación de los ayunatamientos, el arma básica sigue ahí, un ayuntamiento decide donde se construye y donde no, y no tiene que dar explicaciones a nadie. En esa arbitrariedad está el peligro. Por eso aunque estoy de acuerdo contigo en que en general el modelo de poblacion repartida "densamente" es mejor, tal vez sea incompatible con un urbanismo transparente.

Alex Guerrero dijo...

Desde luego, quien nos mandaría emigrar, pudiendo chupar del bote. Por cierto, ¿de donde viene esa expresión? Es bastante desagradable...

Anónimo dijo...

EL “AMELÉ” DE LOS MACROBUFETES Y FUNCIONARIOS DE TODO PELAJE.



Por Rafael del Barco Carreras



Comparando con los 119 detenidos en Marbella, una vez en Barcelona se detuvieron en los 80 cuarenta empresarios de tipo medio-alto por un masivo fraude a la Seguridad Social (con un centenar de denunciados que compraban por un 10% los justificantes de pago sellados por la propia Seguridad Social, y de “coordinador” el de siempre presidente del Colegio de Graduados Sociales, Vicens Cardellach). Otro caso “manejado” por Piqué Vidal, y sin más consecuencias que una corta estancia en prisión y pagar sus “minutas”. Acto seguido, BANCA CATALANA, el conjunto del Pleno de la Audiencia, 40 Magistrados, de los que solo 8 se opondrán, exculpa a Jordi Pujol, aunque sigan acusados dieciséis de sus colaboradores que tampoco sufrirán rasguño alguno. Una pirámide como la del FORUM FILATÉLICO, pero sin sellos, en su lugar “papelitos” acciones que los Pujol se auto “suscribían” a la par, o sea a 100, y al día siguiente vendían a 300 a quien le otorgaban un crédito en el banco (el Sistema, léase Estado, apechugó los 200.000 millones). La habilidad nacionalista de Pujol y la corrupción generalizada convirtieron la estafa y la debacle bancaria en una cuestión de Estado. Y los hábiles fiscales del caso, José María Mena y Carlos Jiménez Villarejo, LIBRES POR VITALICIOS, achacan a otros la inutilidad de su trabajo acusador.

E iniciados los 90, llegó el ángel exterminador a Barcelona con un chorreo de detenciones de empresarios, el Juez Luis Pascual Estevill (celebrado en la Prensa por su lucha contra la Corrupción), pero, o no entraban, o solo unos días para que se ablandaran y pagaran. Fiscalía debería explicar su sordera ante el clamor, ¡el 26 cobra!, en la Primera Galería de La Modelo, en el Geriátrico, y en toda la alta sociedad hasta la Zarzuela (un cuñado del Rey se sentaba en uno de los Consejos de Administración agredidos). Al mismo tiempo el propio secretario de Piqué Vidal, de denunciante, salió de Fiscalía denunciado por CHANTAJE. Corría el 92, yo entonces dormía en la Primera y despachaba en el economato de Geriatría a las víctimas, que conociendo mis pasadas desgracias con el Juez y Piqué Vidal, me preguntaban. “Si quieres salir, a pagar”, y salieron todos. Y como dice Pilar Rahola en su blog “Lo sabía toda Barcelona”.

Pero el Bufete Pique Vidal y sus 100 colaboradores no fueron los únicos especialistas en asociarse con gente de la Magistratura, Hacienda o Trabajo, impulsando y creando un marco adecuado para la Gran Corrupción. En las preferencias de Pujol le sustituyó el mayor de Barcelona, “Cuatrecasas Abogados” (600 colaboradores, hace poco, pues ahora anuncian 800, y piden más por Internet)), fundado por Don Pedro Cuatrecasas Sabata, con nombramiento de consejero en el Grupo Bancario de la familia Franco, Banco de Madrid y Banco Catalán de Desarrollo (otro fiasco bancario absorbido por Banesto, donde también se sentaban Samaranch, Viola y Porcioles, y anduvo de “arreglador” en la absorción el joven genio Javier de la Rosa), que por los 90 colocará a uno de sus miembros, Raventós, en la Jefatura Jurídica de la Generalitat, de donde saldrá, ya en el 2003, con Maragall de President, tras un plante del personal “abogados”, para incorporarse de nuevo al Bufete, no sin antes destaparse el silenciado escándalo de la desaparición de cientos de expedientes. ¿Recalificaciones, subvenciones, compras…?. Como en Hacienda unos años antes, desapareció TODO lo comprometido. Ahora un miembro jefe de “Cuatrecasas” está implicado en la pirámide del FORUM FILATÉLICO (quizá una de las causas de que el globo se hinchara durante veinticinco años). Y alcanzan tanto poder y dinero que compiten con los andorranos en la compra por DIEZ MIL MILLONES del edificio del Deutsche Bank, ante su sede central en PASEO DE GRACIA-DIAGONAL, aunque esta vez les puedan los andorranos. Un bufete muy especializado en INMOBILIARIO.

Y de hace poco, cuando dejó la POLÍTICA a las órdenes de Jordi Pujol, Roca Junyent desbanca en el segundo lugar del ranking a Piqué Vidal, por desprestigio dicen, y Roca que se iniciara con Narcís Serra, navega entre CAIXA, presidida y dirigida hoy por ISIDRO FAINÉ que se iniciara en el oficio con Jordi Pujol en Banca Catalana, ¡excelente escuela!, y el Banco de Sabadell, escalando la cifra mítica de CIEN abogados colaboradores.

Y sin olvidar y repetir la denuncia de f. 22-8-91 al TSJC, donde el abogado Carlos Obregón intenta dinamitar la Gran Corrupción, imposible empeño. Ya lo habían tiroteado, y quemado varias veces su despacho, e incluso expulsado del Colegio de Abogados. Denuncia archivada, se recurre al SUPREMO, y ordena que se instruya, inútil, se archivará de nuevo. Si hubieran interrogado a una pequeña parte de las decenas de personas que cita la denuncia se hubieran clarificado los camiones de envío de fondos a ANDORRA, o incluso la vuelta de parte de ese dinero con ingreso en los varios bancos que cita, delito entonces penado con hasta seis años de cárcel.

La denuncia no tiene desperdicio. Se describen varias reuniones de corte mafioso con De la Rosa, SU PADRE, ya FUGADO, Piqué Vidal, el juez Fernández Oubiña y gente de su entorno, como los policías, jefe de Estafas Justo Aguilera Fernández, al que también se expedientó por otro tema, con traslado de Jefe en Vía Layetana a la Comisaría de Gracia, y ahora Jefe Superior de Policía en Jaén, y su segundo Carlos Esteban Martín, incorporado al Bufete Piqué Vidal.

Para detalles consultar www.elconsorcio.com.

Anónimo dijo...

EXCELENTÍSIMO SEÑOR DON ALFONSO HERNÁNDEZ PARDO

Cuando en 1977 se aprueba la Constitución es Presidente de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Barcelona. Y cuando en 1980 se denuncia el caso CONSORCIO DE LA ZONA FRANCA, el Gobierno Suárez ya lo ha nombrado PRESIDENTE DE LA AUDIENCIA. Más sutilezas y derivaciones paralelas.



Por Rafael del Barco Carreras



Si otros ya se manifestaban “demócratas”, o progresista, Eladio Escusol Barra (fiscal del caso), él se mantenía furibundo franquista. Sin aparente sintonía con otro de los miembros del Especial Tribunal que juzgará el caso, José Luis Barrera Cogollos (en cuya toma de posesión de Presidente de la Audiencia en el 2000 se elogia que en su época franquista se atreviera a clamar por los Derechos Humanos, e incomprensible la reelección en el 2005 cuando la Audiencia es un caos, los grandes casos con media de diez años hasta los juicios, y el 30% de bajas laborales según un estudio de la nueva Generalitat de izquierdas) o Adolfo Fernández Oubiña (“contratado” por el Bufete Piqué Vidal, y cuya vida y milagros merece un libro aparte). El futuro demostrará su especial talante, expedientados los dos, Barrera pasará a lo Civil, y Oubiña de Presidente de la Sección Primera a de nuevo juez de instrucción.

Don Alfonso, hombre de boina, pero su mujer luciendo brillantes en un Premio Planeta junto a Luis Pascual Estevill (por desgracia mi abogado). Otro letrado, en el colmo del cinismo, me espetó que por suerte para mí Don Alfonso me condenó solo a los dos años, diez meses y veintiún día pasados en prisión de los doce pedidos por Fiscalía, Ayuntamiento y Consorcio, pero yo nunca he sufrido el síndrome de Estocolmo, y desde entonces le he maldecido todos los días de mi vida, aunque nunca se me ocurrió el disparate de otra de sus víctimas que pistola en mano entró en el Palacio de Justicia dispuesto a matarlo. Lo abatieron antes de perderse por los tétricos pasillos.

A mi entender fue de los “duros” nombrados por Adolfo Suárez para mantener el ¨Orden”. Si el orden franquista como el de siglos del Imperio se basaba en Capitanía General, Virreinato, con el Ejército y sus ramificaciones Guardia Civil y Policía Nacional, la Audiencia formaba el segundo gran pilar institucional. El pilar de eso que Franco y los suyos definían el “Estado de Derecho”, donde la pirámide fascista del “ordeno y mando” funcionaba a la perfección. Los juicios se predeterminaban, los bienes se asignaban, y todo parecido con “Justicia” una burla. El Régimen lo abarcaba todo. Y si en lo Civil el Registro de la Propiedad nos descubriría sagas familiares acumulando fortunas (a pesar de los sueldos de miseria), en lo Penal, la Policía y Guardia Civil con sus torturas, y el “hábilmente interrogado”, decidían los sumarios y sus señorías firmaban las sentencias en juicios no más largos e inteligibles que una misa en latín.

Estrasburgo definiría la Audiencia de Barcelona revolcando los casos clave de aquella época, los asesinatos del ex alcalde franquista Viola, o del poderoso industrial Bultó, el incendio de la discoteca Escala, o la represión contra los alocados “rojos”. Sin olvidar los muertos en la Modelo entre los motines de 1977 y la represión hasta 1983. El Poder Absoluto degenera a quien lo ejerce. El “dolo” (voluntad de delinquir) no existía, el “desacato” mantenía firmes a cualquier, ya fuera abogados, testigos o culpables, los fiscales obedientes al Mando, y la SALA determinaba con su SOBERANÍA las pruebas que sustentarían el fallo (habitual que en los pasillos esperaran “testigos” profesionales a tanto la declaración), y la segunda instancia, pilar de la Justicia Democrática y obligada por la Carta de Derechos Humanos de la ONU firmada por España, no existía, pues el recurso al Supremo solo determinaría si el procedimiento se ajustaba a derecho, sin valorar las pruebas convertidas por la Sala en parte de su infalibilidad papal, y siempre se ajustaba, a menos que un “mando superior” entorpeciera el procedimiento.

Y Hernández Pardo, un fingido fanático de la divina procedencia del Poder, y cuando él solo debía mantener la maquinaria en funcionamiento (ya no juzgaba por Presidente de la Audiencia) se atribuye un caso “goloso”, el CONSORCIO DE LA ZONA FRANCA, para él solo, quitándoselo al juez legal y natural, el Presidente de la Sección Primera, Manuel Derqui Valbuena, como si la Constitución no existiera. Actuando a lo virrey se saca de la manga disposiciones del pasado siglo (referentes a sustituciones accidentales) y constituye una Sala para ese solo caso, y el “órgano colegiado” se convierte durante dos años en bicéfalo, firmando al mismo tiempo con dos composiciones. ¿Porqué?. Dinero, mucho dinero, aunque no era el caso más suculento del momento, 1.200 millones denunciados. La punta del iceberg, por debajo muchos miles de millones a mano, con el Banco Garriga Nogués y Javier de la Rosa Martí (y tras él el primer banco nacional, el Banesto, todo el franquismo de entonces y la Caixa…con su enorme Caja B, dinero negro). Sin olvidar que quien le nombra Presidente, el Gobierno Suárez, también está presente en el caso a través del Consorcio, y los suyos en Barcelona recibiendo créditos del Banco. Si los acusadores, Serra y Maragall con su abogado Rafael Jiménez de Parga (que también lo era de Banesto) ya lo habían descubierto, y hasta el instructor Ezequiel Miranda de Dios vivía en un hermoso piso del abogado de los De la Rosa, Juan Piqué Vidal (abogado también de JORDI PUJOL), el caso merecía su personal control, demostrando que el orden jerárquico franquista se hallaba por encima de la Constitución, y que el Presidente de una Sala (en teoría propietario de la plaza desde su nombramiento impreso en el BOE) era un simple muñeco de quita y pon. Y no solo se reservó el caso sino que nombró un Juez Especial, José Álvarez Martínez, para cerrar las peligrosas investigaciones que decretara Miranda de Dios ante mi insistencia. Y aquí, todos los abogados contestándome “se recurre al Supremo, al Constitucional…”, entre cretinos anda el juego… ya matizaré.

Con los años, considerando que Don Alfonso presidía la Junta Electoral Provincial de Barcelona, y en 1980 JORDI PUJOL desbanca a los alocados “rojos” con ganas de poner patas arriba todas las instituciones y máxime la Audiencia (sede de represión), imaginé la mano divina, no en vano, por encima de la LEY, obedecían al “Dios, Patria y Rey”. Si la alcaldía cayó en buenas manos, Narcís Serra del clan Samarach, y después Pascual Maragall del de Porcioles, olvidando el marxismo propio de los “hijos de papá” contestatarios, la incipiente y peligrosa Generalitat de Tarradellas, con vocación de Estado, es decir, de tragarse la Audiencia, debía librarse de rojos foráneos e incontrolados. Evidente que ante la izquierda furibunda y catalanistas nunca ganarían los corruptos de la Derecha Clásica, tipo Eduardo Bueno, el “bueno para Cataluña” (hombre de Banesto y por tanto de De la Rosa). Debía pues facilitarse la victoria a un banquero, que habría olvidado tres años de cárcel tras quince de ganar dinero con el franquismo, y de familia de “derechas de toda la vida”, o sea, fieles al Régimen. Un flautista para esa Cataluña de los sueños de un millón de catalanistas. Y ganó Pujol, y la Audiencia seguiría un largo camino sin ingerencias “rojas”, con tiempo para domesticar a las “ordas” a base de sueldos y chollos, y consolidar cargos, retiros y fortunas. Murió como su adorado Dictador, en la cama.

Ver detalles en www.elconsorcio.net

Anónimo dijo...

JUAN ANTONIO SAMARANCH TORELLÓ

Marqués de Samaranch.



Rafael del Barco Carreras



Nacido en Barcelona el 17-07-1920. De familia del textil a falangista entre los grandes del Régimen, y en Barcelona bajo el manto del cuñadísimo Ramón Serrano Suñer, virrey en la sombra y en toda actividad política y económica de la ciudad. PODER ABSOLUTO. Y puesto que todos son tan longevos, por vía de sucesiones, cumpliendo a la perfección la Ley de Peter de todo fascismo, lealtad y reparto sin fisuras, llegamos hasta nuestros días.

Si traspasar el silencio absoluto del Sistema y Régimen es imposible, y aun treinta y dos años después de muerto el Caudillo difícil husmear en vida y milagros de los de PISTOLA AL CINTO durante los años 40, 50, hasta entrados los 60 que los del OPUS DEI, y el propio devenir mundial, impondrían otro estilo (pero aun eso lo tenía cubierto por unos cursos en la Universidad de Navarra), más allá de inauguraciones y “grandes triunfos de paz y desarrollo” debemos acudir a gente de más de ochenta años, que unos por opuestos y los otros por adictos o de buena fe, enmierdan los relatos con demasiada fantasía, sin más remedio que atenernos a sus cargos y “negocios” para involucrarlos, y por deducción lógica recrear su total e impune MANDO EN PLAZA.

Por mi generación, 67 años, no alcanzo el primer y terrible franquismo, el de los fusilamientos a saco y los ocho mil por juicios sumarísimos documentados en Barcelona hasta 1952 en que se lavaría la imagen ante los Aliados. Permanecen los recuerdos de la miseria de mi barrio, Nuestra Señora del Coll, o por mi familia, trabajadores, con mi madre, obrera de fábrica, prefiriendo su durísima situación al peligro real y sucedido de un pelotón de la FAI o la CNT buscando a mi padre por burgués y poseer una parada en la Plaza de La Libertad, Gracia, a pesar de su obligado carné de la UGT, y su activismo en el Casals Republicá de Nostra Señora del Coll. Los veinte años de diferencia le sitúan tan en primer plano de la más dura época franquista en Barcelona que es imposible enmarcarlo en otro contexto histórico y máxime cuando en 1954 ya es Concejal de Deportes del Ayuntamiento de Barcelona. Por muy genio que fuera, o por bien que le diera al palo en el hokey, nadie, sin la total inmersión, escalaba entonces el más mínimo cargo político.

Olvidando pues si el Gobernador Civil se liaba o no con las cupletistas y coristas del Molino, o si Samaranch formara corte con los magnates o mangantes en aquellas bacanales en el palco y cerrando el teatrillo, lo cierto en cuanto a mi vida, es que una vez alcanzara la Presidencia de la DIPUTACIÓN DE BARCELONA, 1973 al 1977, después de varios cargos del Régimen, hasta con el santa santorum de Procurador en Cortes, se le encuentra en relación directa con los ASUNTOS de los DE LA ROSA. Sospechosa la propiedad de unos valiosísimos terrenos junto a los del Consorcio de la Zona Franca, o la propia compra años más tarde por su dominado RACC Real Automóvil Club de Cataluña de los terrenos de Montornés, CIRCUÍTO DE CATALUÑA, por los que sufrí tres años de cárcel.

De entrada su Diputación aprueba el proyecto CITA, 1974, cuya realización se concede al CONSORCIO DE LA ZONA FRANCA, otorgando poderes absolutos a ANTONIO DE LA ROSA VÁZQUEZ, un abogado del Estado, segundo en Poder de la Hacienda de Barcelona, capitán y condecorado de guerra, y acérrimo del Movimiento. Un hombre de misa diaria, “Santo” dijeron sus empleados, doscientos nombrados por su dedo de entre sus amistades. Sin embargo entonces ya disfrutaba de una docena de los mejores coches de la ciudad aparcados en el parking de la calle Granada cercana a su domicilio de la Diagonal, que cambiaría por otro en Reina Victoria de cuatrocientos metros. Todo a la vista, como sus putas. Parecido ambiente para cualquiera de los grandes de la ciudad. En los setenta ya nadie de los altos funcionarios públicos aparcaba sus coches lejos del lugar de trabajo como era corriente después de la guerra y por los cincuenta y sesenta, aunque el fariseismo con las queridas obligaba prudencias o círculos cerrados. Suponerles ricos era de dominio común, y sin duda los Abogados del Estado, Notarios o Registradores de la Propiedad.

Proyecto CITA, un centro, a pie de autopista y cercano a Granollers, receptor y distribuidor de mercancías y camiones aligerando la circulación ciudadana de vehículos pesados absorbiendo todos los almacenes y agencias de transporte del Pueblo Nuevo. Una gran idea bombardeada (para crear problemas y derivar a otros intereses el pastel urbanístico y constructor) tras la muerte de Franco por todas las ideologías políticas que formando Gestoras dominaron los Ayuntamientos del entorno de Barcelona. Pero proyecto y créditos ya estaban en marcha, y con o sin su realización, desde los primeros talones el 20-11-75, día de la muerte de Franco, para la compra de terrenos en la zona, el dinero se trasvasaría a bolsillos concretos, proceso ya antes iniciado en la construcción de la sede social, parking y almacenes de la Zona Franca que aparecerían multiplicados por mucho en la final denuncia al juzgado, cinco años después. Es difícil imaginar que quien dirigiera la operación por Presidente de la Diputación con vocalía en el propio Consorcio, y en relación directa con la Caixa que lideraba la colocación de las obligaciones que financiarían el proyecto, no supiera de él los cuatro años en que desaparecen 10.000 millones, y con otro camarada Santiago Udina Martorell (y más OPUS DEI) formando parte del Comité de la CAIXA y delegado del Estado en el Consorcio, con firma al igual que De la Rosa, al que sustituirá en 1977 (año en que se va a Moscú) el engañado y condenado Bruna de Quijano. Sin embargo posteriormente sigue en negocios con Javier de la Rosa, y hasta unirán sus vacaciones en la bucólica Cadaqués, sustituyéndole los hijos, 1991, en la bicoca de los consejos de Administración de quien sabía de sobras como trataba proyectos y empresas. Vaciarlos y a Suiza. Suiza, siempre Suiza, allí daría el salto a la fama mundial. El COI.

Si en la Barcelona franquista era necesario el funambulismo para pasearse en la cuerda de la política, desde Moscú de Embajador en 1977 al COI de Presidente en 1980, representa un triple salto mortal. Dejaría en ridículo al Fouché francés. Un franquista, discípulo, camarada y amigo del gran Serrano Suñer, de la cuerda de Himmler, Goebels, Mousolini o el Conde Ciano, trataría de tú a tú, primero a los rusos comunistas que rizando el rizo de sus valores y astucia diplomática le catapultaron al OLIMPO DEL COI, y después con los Americanos, en definitiva patrocinadores de los JJOO, a los que no solo trataría de tú a tú, sino que les ganaría el pulso ante el comité de corrupción de su propio Senado, ¡ahí es nada!. Un maestro especialista en eso de la DEMOCRACIA ORGÁNICA, ese sistema donde parece dominan las corrientes mayoritarias a través de comités y asambleas, y donde en realidad manda un solo individuo y su corte, entre otras razones porque todos los miembros de esos comités y asambleas, o son dependientes o empleados suyos, o viven de sus dádivas y corrupciones. FASCISMO PURO. En la cúspide de la jerarquía mundial, muchos comentaristas situaban al Presidente de EEUU, el Papa, y tras ellos Samaranch, y para según quién el orden pudiera invertirse.

El Poder lo demostró sobrado eligiendo Barcelona para los JJOO del 92. A decir verdad la ciudad solo tenía una virtud, que Samarach quisiera pasar a la Historia concediendo a dedo a su ciudad el más grande honor desde que Ataulfo la creó capital de su Hispania, honor del que no quedan ni piedras, solo las historias con Gala Placidia, entre otras porque Almanzor la arrasaría. Todo estaba no solo por hacer sino por rehacer, hasta suciedad y hierbajos cubriendo las obras de Gaudí. Autopistas de circunvalación, homologándola a cualquier gran capital, maquillar las desastrosas entradas, reconstruir estadios y urbanización de Monjuich, limpia la montaña de barraquismo, crear un puerto y Ciudad Olímpica, hoteles, etc… etc.

España entera, el Banco de España, la Fábrica de Moneda, a disposición de la inimaginable suerte para Barcelona. No en vano tres sucesivas depreciaciones pusieron en la picota a la denostada PESETA hasta que se incluyó en el ECU y después fagocitada por el EURO. Pero surgió otra ciudad, digna de los grandes fabricantes, y de nuestros padres y abuelos, que crearon un Ensanche y Modernismo envidiable (aunque él también interviniera en los desastres urbanísticos franquistas, CIUDAD MERIDIANA). Se merece el marquesado, y hasta la Presidencia de la CAIXA (en la que figuraba de consejero en 1984, y comité ejecutivo 1985) otorgada en 1987 al poco de la nominación de Barcelona para los JJOO, 1986, el cargo más suculento y poderoso de la pujante Cataluña, aunque él ya no necesitara cargos y pujanza. Pero al igual que su maestro Serrano Suñer, y todos los prohombres del franquismo, al Poder en abstracto añadían el concreto del Dinero, y ciegos de ambición, acaparaban cuantos más cargos remunerados mejor. Proyectos, recalificaciones, financiación, y hasta promoción y construcción, todo en una mano y para un bolsillo. Desde 1980 a 1999 que se retira y es nombrado Presidente de Honor, y lo mismo en el COI en el 2001, está presente en tanto cargo y consejos de Administración, que solo con el don de la ubicación, concedido a los dioses, pueden atenderse. Y si en la mayoría de esos consejos de administración surgen descubiertos y desfalcos por cientos de miles de millones, es de suponer que en los INSONDABLES E IMPENETRABES COI (así lo creyeron en USA) Y CAIXA, ocurriría otro tanto. Superó en mucho a sus camaradas Serrano Suñer, Mateu, Simarro, Galinsoga, Porcioles, Viola, que a la vez amamantarían y pasarían el testigo a sus empleados, los dos sobrinos de buenos camaradas, Serra y Maragall.

Y primer síntoma de que la España actual mantiene la misma filosofía fascista de la de “camisa azul” es la total impunidad de su presencia y de sus hijos como miembros de varios consejos de administración de las quebradas empresas, estafas y saqueos de Javier de la Rosa. Ercros, Torras KIO, Gran Tibidabo, o la oscura constructora Huarte y Cía, otros cien mil millones nunca aclarados. A Samaranch, el divino, ni tocarlo. La Ley especial que convierte en semidioses a varios españoles, y no solo al Rey, aplicable desde siglos. Nada ha cambiado, con o sin Constitución. Tan elevado se halla que hasta Javier de la Rosa que intenta involucrar al propio Rey, en ninguno de sus juicios y sumarios cita el nombre de su divino Samaranch.

Pero la impunidad le viene de antes, formar parte de los Consejos de Administración de la familia Franco, Banco de Madrid (donde también zascandileó Javier de la Rosa, para endosar el muerto al Banesto), con todo un río de dinero hacia la sucursal de Suiza, imprime carácter, experiencia y salvoconducto hacia donde le diera la gana, que en principio es a la muy especial URRS, retirándose de la España que podría acabar muy mal para gente de tan inquebrantables adhesiones. Se repatriaría con la seguridad de consolidada la postransición, y su persona más allá del bien y del mal.

En 1992, el Rey y él se llevaron todos los vítores. Se lo merecían puesto que aunque el alumno Serra, ex empleado en su Diputación, era un genio a su estilo, y Maragall, de la cuerda Porcioles, un obediente gestor, las obras amenazaron tanto desastre (como ahora con las del AVE, tarde y mal), que los dos, Samaranch y Rey, apretaron al máximo a Felipe González, que aun sin gozar de la aureola total en aquel baile, participaría, y además con placer, porque la caja del Partido rebosaría con Sevilla y Barcelona, como la del incipiente PSC de Serra floreció por otro discípulo de Samarach, Javier de la Rosa y su Banco Garriga Nogués, o sea, Banesto.

Debió sufrir cuando ya muy zarandeado, en manos de Pujol y brazos del abogado de ambos Juan Piqué Vidal, apartaría a Javier del gran proyecto y realización en curso, Gran Tibidabo – Port Aventura, cerrando la espita del crédito de la CAIXA. Dicen que Vilarrasau le convencería que aquel amigo se había degenerado tanto, y sin necesidad de los Pervertidores de su padre, que a pesar de las vocalías de hijos en sus sociedades, debían clavarle el puyazo final. Los créditos de la CAIXA a su caja particular y pagando sueldos supermillonarios a todo el que apareciera con algún derecho de pernada, agotaba cualquier paciencia. Le conocía de sobra, como Pujol y todo dirigente experimentado español, pero era una vaca de tan fácil muñir que dolía acabar con ella, sin embargo el reparto ya era tan escandalosamente masivo, y esta vez con la CAIXA de su absoluta responsabilidad sustituyendo a los petrodólares kuwaitíes, que no había otro remedio. El caput a De la Rosa, ya iniciado por los moros en Londres y la Audiencia Nacional en Madrid, fue rotundo. Ni padre en la sombra, el padre Antonio de su quinta, tres años más, aun en “busca y captura” veraneaba en Cadaqués, ni menos Pujol, capaz de tragarse varias CAIXAS, detendrían la caída del ídolo repartidor. El precioso Cadaqués nos podría contar de las grandes cifras de los De la Rosa, su relación con Samaranch, y todo el COI, puesto que su segundo después PRIMERO también veraneaba allí, y ¡de la CAIXA!. El Ampurdá de DALÍ se convertía los veranos en capital mundial financiera, no en vano los bancos suizos tenían varios agentes fijos, como el célebre Thierry Kern del juez Pascual Estevill y la propia Telefónica. Sin olvidar el helicóptero, Trueno Azul, (dicen el más lujoso de Europa) de Javier, en su continuo ir y venir a Andorra. Una época, donde los ordenadores no eran tan eficientes como los actuales, obligaba mucho viaje para control de saldos, órdenes de transferencias o movimiento en efectivo.

Yo, a años luz del astro sol, poco a objetar sobre el gran triunfador, y en mi fuero interno agradeciéndole por barcelonés que mi ciudad resplandeciera de nuevo, pero encontrarle en todos los negocios, o mejor estafas, de Javier de la Rosa, y a mis espaldas TRES AÑOS DE CÁRCEL, me lo hacían intragable. Y a más abundancia hasta mi socio Parés escaló su amistad, con su mujer Bibi Salisachs apadrinando a una de sus hijas nacida en mi cautiverio (con Hola incluido), sobrepasando pues el número de las tres casualidades que forman una prueba. Me contaba Tito, según la prensa primer gerente de la Fundación Thyssen, que la colección de pintura de Samaranch en Suiza sobrepasaba en cantidad y calidad a la convertida en España “la mejor del Mundo”. Si les vendió algún cuadro falso, como a mí, aunque devolviera el dinero disculpándose por su ignorancia, no me extraña su desaparición de España y cargos en Los Ángeles. Los patriotas como Samarach a Suiza y los casi apátridas, nacionalizado suizo, con cuadros de más que dudosa procedencia, soñando por amor con España.

Su franquismo, corrupto COI, Cadaqués, la Caixa, le sitúan en primer plano de mi www.lagrancorrupcion.com




--------------------------------------------------------------------------------

Rafael del Barco Carreras dijo...

Gracias por publicar y mantener misescritos...

CURSOS SOBRE CORRUPCIÓN



Rafael del Barco Carreras



Me proponen participar en unos cursos donde una de las asignaturas sería la CORRUPCIÓN. Cursos de DEFENSA CIVIL los titula el ingeniero superior especializado en tecnologías de INTERNET, Luis Toribio. Ver su web www.legitimidad.es. Que yo sepa no hay precedentes. A pesar de tan extendida, la corrupción, comparable a la sexualidad durante siglos, es un tabú. ¿Cómo academizar unas tan enraizadas prácticas?. Si sobre estafas o métodos delictivos se ha escrito y sintetizado casi todo en Criminología, sobre el específico mundo “oficial” y “paraoficial” donde tantos se han enriquecido a base de engañar, traicionar, mentalizar, dirigir, explotar, mentir, falsificar, prevaricar y extorsionar a clientes en connivencia con funcionarios públicos convirtiéndose en una gran red explotadora de toda una cadena de rentables delitos, apenas si hay referencias. El catedrático Rafael Jiménez de Parga, según Internet, participa en semanarios sobre la “Denuncia Falsa”, pero no nos explica como se juega con ella por parte del “mundo oficial”, el suyo. O descubrir la falacia en las conferencias del Juez Miguel Moreiras, invitado por Juan Piqué Vidal, sobre la “Personalidad del estafador”, y cerciorarse uno mismo, que completamente convencido de tener el “mejor abogado” de la ciudad, se ha convertido en una mosca a succionar en una tupida tela de araña. Y nunca estuve de acuerdo con el Fiscal Jefe Vitalicio José María Mena sobre el “caso aislado” Luis Pascual Estevill, el “nos temimos una generalización” se halla más cercano a la realidad. Con la particularidad que a todos les encantaba teorizar y escribir densos libros sobre los delitos que con tanta precisión e impunidad explotaban ellos mismos. Su palo.

En resumen, unos cursos de “autodefensa intelectual”. LA CORRUPCIÓN, una asignatura que solo desde la sufrida experiencia se puede impartir. Una labor apasionante, y peligrosa. Un dato, los dos citados poseen en estos momentos bufetes de 50 profesionales cada uno dispuestos a defender su honor, y en casos concretos su “libertad”, a base de denuncias, abusando de su preeminencia en la Judicatura y el mundo del Derecho. El TERROR del “a éste lo empapelo”. En cuanto a Jiménez de Parga, que se lo pregunten al periodista Félix Martínez, y sobre el encarcelado Piqué Vidal y los cientos que prestan o han prestado servicios en su bufete, no solo tiran y han tirado del barato papel oficial (barato o gratuito en su caso) sino de muchísimas más prácticas corruptas. Y ni pensar que sus jueces, secretarios, fiscales, o incluso notarios, “amigos”…siguen en activo, dispuestos a ganar dinero a como de lugar.

Cursos pues, muy peligrosos, pero alguien deberá empezar a explicar el calvario que puede caerle encima a cualquiera, si como a mí, y miles más, un buen día le llaman de un bufete, consulting o gestoría proponiéndole la defensa o su intervención en un caso concreto. O convencido que tiene razón, la pueda conseguir, o cargado de malicia contra cualquiera de los muchos problemas de la vida, acude a un abogado, y no solo “no tendrá” razón alguna sino que le exprimirán, o algo peor. Si un francés escribió que a un hombre le pueden arruinar “el juego, las mujeres y los ingenieros”, yo siempre he añadido… y también el “mejor abogado” de la ciudad.

Sobre eso y más, y por su abundancia en Barcelona, se imponen unos cursos que además de enseñar a captar, y por tanto defenderse de la abundante corrupción y hasta atropellos “oficiales”, porque además te convierten en delincuente y enemigo público, despierte el olfato para huir de refinados y muy “doctores” profesionales