martes, noviembre 30, 2004

Anécdotas ferroviarias

Saliendo hoy de la universidad, cojo la calle Wellington hacia arriba, cuando veo que un tranvía me pasa por mi lado y se detiene en la siguiente parada que lleva el mismo nombre que la calle, de mientras yo voy avanzando despacio en dirección al tranvía estacionado, cuando me doy cuenta de que tiempo de parada está siendo excesivamente largo. Sin darle más importancia sigo mi camino, pero cuando llego a la parte frontal del vehículo descubro el motivo por el que estaba prolongando demasiado el tiempo de parada. La razón, el frontal del tranvía había salido de su sitio, y estaba prácticamente colgando mientras que el conductor del automotor estaba intentando arreglarlo. Con lo nuevos que son y ya se están cayendo a trozos…

Lo siento si la foto no es muy buena y no se aprecia bien, pero que esperan de un teléfono móvil.


El sr. conductor intenta arreglar el tranvía. Posted by Hello

1 comentario:

Egocrata dijo...

La foto parece que le hayan pasado el filtro de acuarela, queda estupenda. Por cierto, estos trastos son francamente bonitos.