viernes, noviembre 19, 2004

Nunca es culpa de nadie (vol.II)

Después los políticos se quejan que la gente les tiene manía. Los republicanos han votado en el congreso un incremento de 800.000 millones de dólares al límite de deuda que el gobierno federal puede tener en las manos. El límite ahora está en 8,18 billones de dólares; un 70% del PIB. Vamos, que si quieren entrar al Euro, no cumplen criterios de convergencia.

Lo mejor de todo, por eso, ha sido que los republicanos han echado la culpa a los demócratas, que según ellos, no quieren controlar el gasto. El pequeño detalle es que los republicanos controlan senado, congreso y presidencia. Creo que la culpa del gasto es de quien manda. Vamos, no sé. Los láseres de control mental no creo que existan.

Por mi estupendo, que conste. A pesar de que tienen incluso a Greenspan preocupado, esto va bien para que el dólar se la pegue y yo tenga un mayor sueldo.