jueves, noviembre 11, 2004

Historias del metro

Si habéis estado al tanto de las noticias últimamente sabréis lo del accidente de metro en Barcelona, hace poco ha aparecido el informe técnico y resulta que es culpa de un error humano (herrar es humano). Pero dejadme que os ponga en situación, resulta que el conductor del metro accidentado llega a la estación y como ve que el semáforo está en rojo llama al centro de mando (“Houston tenemos un problema…. El semáforo está rojo”), total que el hombre que estaba allí sentado enfrente de las pantallitas que controlan todo ve que el semáforo está en rojo, pero como no ve nada más extraño le da permiso para seguir con su camino. Resulta que esto de dar paso en rojo es una cosa habitual, y que muchas veces dan la culpa del mal funcionamiento a la humedad o las ratas. Yo me pregunto, si total no hacen caso del semáforo, porque narices los tienen puestos. Y eso no es todo, resulta que el conductor al darle paso en vez de ir despacio, se puso a casi 60Km/h para recuperar el tiempo perdido, total que cuando vio que se desviaba ya no tuvo tiempo de frenarlo.

De momento es todo, en otro momento me pondré a analizar el sistema de control del metro, que también dan para un premio (tipo Darwin, claro).

2 comentarios:

Egocrata dijo...

Errrr... el rebasar semáforos en rojo está en el reglamento del metro, es procedimiento habitual. El problema no es en que se dé paso a señal en rojo, el problema es que el control de agujas del deposito tenía un iconito mu feo y difícil de ver. Lo debía diseñar el mismo tipo que administraba redes en la UPF cuando yo iba.

Entonces pasa lo que pasa.

Groucho Marx dijo...

El problema no es rebasar el semáforo en rojo, sino si por culpa de las ratas o humedad o del chino que se ha dormido el dispositivo falla, porque narices siguen manteninedolos, si al final es el control el que da la orden??