viernes, noviembre 12, 2004

Cómprese un Panzer ya, hombre...

Bueno, esto empieza a cansarme. Sencillamente, los americanos aman los cohes grandes. Los Sport Utility Vehicles, o SUV, especialmente; en vulgata, los todoterrenos mega giiiinormes que tanto abundan por estos lares.

Si alguno piensa que un Ford Explorer es una cosa grande, que se lo piense dos veces. Aquí, el Explorer es un todoterreno medianejo, tirando a pequeño incluso, si uno coge aberraciones como el Hummer o las aún más giiiinormes pick-ups que algunos usan para ir al supermercado. Si, hay trastos de esos de semilujo. Algo aberrante. Pesan como mínimo unas dos toneladas y media, y comen gasolina (porque aquí de diesel poco, aparte de los camiones) como nadie.

La verdad, el consumo lo tendrían que dar no en millas por galón (sí, es estupendo el aprecio que le tienen al sistema métrico) sino en marines por galón. Parece que en Falluja están empleándose a fondo para mantener estas tradiciones tan americanas.

Por cierto, no he dicho a qué venía esto. Mientras esperaba el autobús (bajo la lluvia, a 3 C) un SUV (un GM Burminator o un Dodge Aberration, o algo así. No sé los nombres) se ha saltado un stop y se ha comido un pobre Honda Civic (que no es un coche pequeñito, al menos el modelo de aquí). No debían ir ninguno de los dos a más de 30 Km/h, pero el Civic ha quedado hecho una pizza, literalmente, con el SUV sentado encima del morro sin inmutarse. No sólo son feos e ineficientes, sino que además son peligrosos.

En fin, viva America.

3 comentarios:

Julián dijo...

Bueno, colega, usted piense que si no tuvieran estos coches tan grandes, cómo transportarían todo el baggage emocional e ideológico esta gente?

Vamos, que hay que ser un poco mas comprensivo.

David Hervás dijo...

Vivo en Nueva Orleáns desde hace mucho, y ya me he acostumbrado a estos coches. En el fondo, tienen algo de bonito, y más desde que mi novia tiene una Nissan XTerra. Bueno, escucha a David H. en www.wtul.fm los martes a las ocho de la tarde, horario centro.

Egocrata dijo...

Hombre, tien esa gracia intrínseca que tienen los hipopótamos y los superpetroleros, lo único que vuelcan más fácil. :-P