lunes, diciembre 19, 2005

Volando voy, volando vengo (II)

Otra vez de paseo. Mañana me toca enfrentarme al destino y los elementos a un viaje potencialmente épico de New Haven, Connecticut a Barcelona, Reino Hispánico de identidad confusa, Europa, para unas (inmerecidas) vacaciones navideñas. Señor, señor.

¿Por qué la épica? Bueno, hay unos señores en Nueva York que trabajan en el metro y están de muy mal humor (por múltiples y muy justificadas razones) y parece que mañana estarán de huelga. Algo que supongo que les hará una gracia enorme a los siete millones de personas que usan el metro cada día para ir al trabajo; casi tanta como a mí, que lo uso cuatro veces al año para ir de Grand Central al aeropuerto. Así que en vez de gastarme $35 como acostumbro cogiendo taxi a la estación, tren a Nueva York y metro de Manhattan al aeropuerto, me tocará gastarme $75 en coger un fregoneta de línea de New Haven al JFK. Sí, el transporte público en este país es baratísimo, oiga. Me sale casi a un dolar la milla.

Si no encuentro un atasco monumental y llego a pillar el avión (cof cof), pues bueno, estoy en Barcelona el miércoles, a tiempo de ver Franz Ferdinand en concierto y todo. Hasta entonces, que sea leve.

2 comentarios:

Alex Guerrero dijo...

Joder, con un post irrelevante como este y te publican en www.las-ideas.org. Están decayendo mucho. :)

wininu dijo...

mmm q gusto vivir en el campo con una ciudad pequeña como Salamanca a 3€ en bus...