lunes, diciembre 05, 2005

La pesadilla financiera de las autonomías

Excelente artículo en el País hoy, que viene a decir lo que llevo repitiendo desde hace bastantes meses: el sistema de financiación autonómica actual es una chapuza.

La historia es conocida. Las autonomías, que gestionan la mitad del gasto público del país (directa o indirectamente a traves de los municipios) no tienen apenas margen para variar su recaudación impositiva. Son las que gastan y proveen la mayoría de los servicios más visibles para los ciudadanos (educación, sanidad, servicios sociales), pero no escogen ni su nivel de ingresos ni su nivel de gastos. Si quieren dar más servicios (porque mal que les pese a algunos, eso es lo que vota la gente a menudo) necesitan más recursos, pero no pueden conseguirlos si no es mendigando miserablemente al gobierno central o haciendo oscuras piruetas de ingenieria financiera.

Ya era hora que en El País se enteraran.

A todo esto, Solbes finalmente ha puesto las cartas sobre la mesa, ofreciendo una mejor financiación para Cataluña (que ya era hora) pero a condición que el modelo sea general, y no esté en el Estatuto. Ambas cosas de una lógica aplastante, y que por cierto es posible que pongan al PP en un aprieto. Si el sistema favorece Cataluña, también favorece Valencia, Madrid y Baleares; veremos si Aguirre, Camps y Matas sienten más amor por su poltrona autonómica que el que sienten por su jefe de filas. En el caso de Aguirre, la tentación de partirle la cara a un líder que ambiciona suplantar será un añadido vistoso al jaleo. Veremos.

1 comentario:

Poldec dijo...

Es cierto. Esto lo llevas tú diciendo hace tiempo.
El problema es las CAs han ido asumiendo competencias y las reformas del sistema de financiación se han ido haciendo (más o menos) a golpe de petición nacionalista y en situaciones límite. Se han ido poniendo parches pero no se han fijado unas normas claras que puedan ser duraderas en el tiempo. Por ej., a consecuencia los pactos de gobierno con CiU o cuando las CAs de vía lenta asumieron de golpe un montón de competencias.

Esto si que necesitaría, en mi opinión, un verdadero pacto de Estado entre Gobierno, Gobiernos de CAs, Federación de Municipios y Partidos Políticos. Y, a partir de ahí, crear unas normas claras y que papa Estado deje de pagar siempre el pato.

Y es que nuestro Estado Autonómico quiebra en los mecanismos de coordinación y de cooperación. A lo mejor una reforma del Senado en ese sentido no vendría mal.

Saludos