miércoles, julio 18, 2007

Política legislativa cafre


A los amantes de la política bizarra, hoy el Senado de los Estados Unidos nos va a dar una bonita muestra del género. En un intento por romper el bloqueo de la minoría republicana acerca de la guerra de Irak, los demócratas se disponen a lanzar una sesión maratoniana nocturna en la cámara. Y sí, la foto de arriba no es ninguna broma; cuando se habla de debates largos, la cosa va en serio.

El motivo detrás de este raro debate es la práctica del filibusterismo, una antigua norma del Senado utilizada para proteger a la minoría. Las leyes en el Senado se votan por mayoría, como en todas partes; sin embago la decisión de cerrar un debate e ir a una votación no. Se puede seguir hablando hasta que un 60% de los Senadores decidan que ya hay bastante; como resultado, cualquier ley requiere del consentimiento de una mayoría reforzada para ir a ningún sitio.

Lo divertido del asunto es que los Senadores debatiendo ni siquiera hace falta que estén hablando sobre la ley a tratar. La leyenda habla de Senadores tomando turnos para leer la guía de teléfonos, incansables, mientras la mayoría trata de ir convenciendo a los palizas rebeldes a base de concesiones a ver si llegan a 60 votos. El récord de filibusterismo lo tiene Strom Thurmond, un tipo que fue capaz de pasarse más de 24 horas seguidas hablando (y sin mear) tratando de evitar que se aprobara la ley de derechos civiles. La resistencia de Thurmond y los suyos fue doblegada cuando los demócratas, con mayoría, decidieron que no habría absolutamente nada más en la agenda que esa ley, haciendo imposible eternizar el debate hasta el infinito.

Lo de esta noche es menos dramático, y la verdad, no creo que los demócratas consigan romper el bloqueo. Con 51 votos a 49, necesitan demasiadas deserciones para tener una oportunidad. Aún así, para los auténticos masocas de la política, hoy es un día grande. Sintonizad C-SPAN (sí, se puede ver en línea), preparad las palomitas, enfriad suficiente alcohol para echar a dormir un hipopotamo, y disfrutad del más aburrido espectáculo legislativo del mundo, el Senado americano. Toda la noche.

1 comentario:

Javi dijo...

Pues yo que no me lo voy a perder...en serio...

Es la democracia en estado puro!

Saludos

Javi