martes, febrero 05, 2008

Primary Colors (XXXIII): Über Martes

Hoy es un día grande en las primarias. Votan 24 estados, entre ellos gigantes en población como Nueva York, Illinois y California. ¿Se decidirá la primaria hoy para los partidos? Veamos.

Republicanos:

Todo apunta a que sí. McCain parece finalmente haber metido una distancia importante sobre Romney, en gran parte gracias a los muchos pesos pesados del partido que se han decidido apoyarle. Eso implica, aparte de publicidad y algún votante despistado que sigue lo que diga Arnold, una red de contactos y gente sobre el terreno que te puede hacer campaña y una lista de números de teléfono de potenciales donantes.

McCain se enfrenta sólo a dos potenciales problemas. El primero que gane la mayoría estados pero por algún accidente extraño pierda California. Es improbable, pero eso mantendría a Romney vivo un poco más aunque la verdad los medios ya lo están ignorando casi como si fuera un Ron Paul cualquiera. El segundo, y más serio, hay un sector del partido (y de los medios afines) que sencillamente no aguanta a McCain. No son un grupo insignificante, ni mucho menos, los FJL locales (Limbaugh, Hannity...) le tienen una tirria que ni Gallardón. Eso puede complicarle la campaña de cara a la generales algo serio.

El método para otorgar delegados en los republicanos, por cierto, es fácil: quien gana se lo lleva todo... en unos cuantos estados. En los otros es este mismo sistema, pero por circunscripción al Congreso. Aún así, este sistema puede dar una victoria decisiva a McCain; si gana fuerte, tiene la nominación.

Demócratas:

Algo que me temo no sucederá en el partido demócrata, que han tenido el enorme genio de hacer que en una competición donde sólo puede quedar uno los delegados se otorguen de forma proporcional. Normalmente prefiero este sistema a uno mayoritario, pero en un país que casi nunca usa este diseño y en una elección donde el perdedor no obtiene absolutamente nada es un poco torpe.

Dicho esto, la cosa está muy, muy ajustada. Las encuestas tras la victoria de Obama en Carolina del Sur han seguido un patrón claro; Hillary en cabeza, y Obama acercándose. En los últimos sondeos, la situación es de empate técnico, con la tendencia aún en favor del segundo.

Gane quien gane, la cosa dudo que sea decisiva, así que parece que la campaña seguirá una temporadita más. Algo ligeramente inesperado, pero no necesariamente malo para los demócratas; mientras McCain está sentado en un rincón sin hacer nada, la nominación ya en el bote, los demócratas seguirán atrayendo atención. Puede que todo acabe en la convención, a puñalada y tortazo limpio, mendigando por superdelegados (delegados que son "cargos de partido"; más sobre esto otro día) en salas cerradas llenas de humo. A saber.

Nota final: demostrando que lo del día de reflexión es una chorrada, mientras escribo esto en la tele me han pasado como mínimo 12-15 anuncios electorales, mitad Hillary, mitad Obama. La campaña aquí dura hasta el final de veras, con gente haciendo campaña hasta en la puerta de los colegios electorales. Me encanta.

4 comentarios:

Groucho Marx dijo...

No hay Twitter del supermartes??

Que decepción!!!

Egocrata dijo...

Habrá Twitter, lo habrá. Pero esto es sólo la previa :-).

Tvrtko dijo...

¡Ah... (suspiro)! ¡Las "smoke filled rooms"! ¡Cuántos recuerdos!

Egocrata dijo...

Veo que alguien ha pillado la referencia :-).