domingo, marzo 04, 2007

¿Sigue usted pegando a su mujer?

La encuesta que publica el periódico El Mundo hoy tiene bastante en común con la pregunta del título. Sí, estan dándote la opción que contestes, pero el sentido de cada uno de los interrogantes está patéticamente dirigido hacia una respuesta concreta. De hecho, es un ejemplo de libro de cómo plantear un sondeo de forma totalmente parcial e interesada, con preguntas intrusivas, sesgadas y ordenadas de modo que el entrevistado sea dirigido a la respuesta deseada.

El cuestionario tiene tantos desastres demoscópicos que la verdad es difícil saber por dónde empezar. Iré pregunta por pregunta, a señalando errores.
  1. "¿Que le parece que el gobierno haya excarcelado a De Juana Chaos?": error gigantesco, ya para empezar. No es una excarcelación. De Juana Chaos no estará en libertad. Es un cambio de situación penitenciaria, en la que el recluso pasa a cumplir su pena en su domicilio bajo vigilancia policial. Por añadido, la pregunta sugiere que el gobierno ha tomado una decisión arbitraria, cuando lo que ha hecho se ajusta al derecho y ha sido aprobado por un juez. Una alternativa sería "¿qué opina del cambio de situación penitenciaria de De Juana Chaos?".
  2. "¿Cree que De Juana se encontraba en una situación terminal que justificara su excarcelación por riesgo de muerte inminente?": repetición de la mentira de la pregunta anterior (nota semántica: el tipo estaba ya "excarcelado"; en un hospital, no en la carcel), con el añadido de hacer una pregunta sobre algo que no es debatible, una situación médica. Si los médicos dicen que el tipo estaba en serio riesgo, esto es una realidad científica, no una cuestión de opinión; insinuar lo contrario es insinuar que el gobierno miente ya en la pregunta.
  3. "¿Cree que el gobierno ha cedido a un chantaje de De Juana y ETA?": la forma más sencilla para que alguien te dé la razón es incluir la respuesta que uno quiere en la pregunta, y la encuesta lo hace aquí a pies juntillas. Si uno quiere una respuesta sin sesgo de origen, lo habitual (y honesto) es dejar la respuesta abierta; "¿Qué ha motivado el cambio de situación penitenciaria de De Juana? opción a, problemas médicos, b, aplicar la legalidad, c, evitar que se convierta en martir, d, aceptar un chantaje". El orden de las alternativas, por cierto, sería fuente de sesgo; si hay pocas y cortas, la última recibirá más votos; si la lista es larga, será la primera.
  4. "¿Cree usted que De Juana estaba realmente en huelga de hambre?": es como preguntar sobre si existe la gravedad o no. El "realmente" no es más que un añadido para sembrar duda en una pregunta que funcionaría igualmente bien sin esa palabra. No que la pregunta no esté allí para generar duda igual, la verdad. Supongo que todas esas resoluciones judiciales a ver si se lo alimenta de forma forzosa o no son también un montaje de los GAL.
  5. "¿Cree usted que De Juana ha disfrutado de privilegios en comparación con otros reclusos?": implicando, claro está, que el encuestado sabe perfectamente cual es la situación habitual de los reclusos en hospitales por problemas de salud tras un intento de suicidio. Incluir la palabra "privilegios" es de nuevo poner la respuesta en la pregunta, es decir, añadir sesgo.
  6. "¿Cree que la excarcelación estaba pactada por el gobierno con ETA como parte de una negociación secreta?": oh, la maravilla de los sobreentendidos. En la pregunta se da por hecho que el gobierno pacta con ETA y negocia en secreto; una respuesta negativa no exculpa al gobierno de esos crímenes. De nuevo, la respuesta está en la pregunta; el gobierno negocia y pacta, así que implicamos que este caso estaba pactado. Maravilloso.
  7. "¿En su opinión, este hecho tendrá un coste electoral para el gobierno?": y el detalle final, el sesgo por ordenación de las preguntas. Tras estar tratando de extraer con fórceps respuestas incriminatorias durante todo el cuestionario, se pregunta al entrevistado si cree que alguien cree que el gobierno saldrá perjudicado. Lo habitual será, evidentemente, decir que sí. Si esta pregunta fuera la primera en lugar de la séptima, el resultado sería radicalmente distinto, como todos los estudios sobre cómo hacer encuestas científicas señalan a gritos.

En fin, patético. Tratar de vender como encuesta de opinión algo que es un abofeteo verbal por parte de un entrevistador al gobierno es sencillamente patético. Las encuestas dan los resultados que uno quieren, si se hacen de mala manera. En este caso, la manipulación del cuestionario llega a niveles sencillamente histéricos.
.

4 comentarios:

David Iwasaki dijo...

Después de años descojonándonos con las tendenciosas "encuestas" de Libertad Digital (que de tan sectarias parecían de coña), el estilo ha calado tanto que un periódico se puede permitir abrir un domingo con tal basura demoscópica encargada al instituto de opinión que tienen a sueldo sin despeinarse. A este ritmo, cuando alguna vez publiquen una encuesta que no sea un puro ejercicio de comprobación de la eficacia de la propaganda del periódico de turno, lo tendremos que celebrar por todo lo alto. País.

Anónimo dijo...

y aún así me parece que sólo el 58% de la población estaba en contra de la "excarcelación". Encuentro el 58 así en caliente, bajísimo. Con ese resultado se puede inferir que en las elecciones generales (dentro de más de un año) se laminan a Rajoy

Anónimo dijo...

Sabéis una cosa? Me dais un poco de pena...

Típicos españolitos con su falla trágica; véase dualidad PP - PSOE y todo lo que eso conlleva.

En fín, un saludo y espero que vuestras vidas vayan un poco más allá.

Egocrata dijo...

¿Qué tiene que ver la lucha partidista con llamar a un periódico chapucero al publicar encuestas? Esa superioridad moral sobra.