jueves, marzo 29, 2007

El misterio de la gente rica

Una de las preguntas centrales que se hacen los sociólogos es el origen de las diferencias de renta. Suena un tanto evidente, con la Biblia diciendo eso que los pobres siempre estarán entre nosotros, pero de hecho la respuesta no lo es demasiado.

En un principio todo el mundo prefiere ser rica a ser pobre, con muy pocas excepciones; sin embargo, la distribución de la renta tiene poco de igualitaria en casi todas partes. La respuesta habitual es la clásica de hay gente con más talento que otros, o con un venazo estejanovista más pronunciado, que hace que prosperen más que el resto; esta explicación, no obstante, tiene problemas evidentes.

El primero, y más claro, es que si el talento y voluntad de trabajo es el único elemento que separa ricos y pobres, hay algo que no cuadra respecto a quién tiene esas mágicas características que le hacen prosperar en la vida. En prácticamente todas partes, la forma más eficaz de adivinar cuánto cobra una persona es preguntarle sobre el trabajo de sus padres. Hay una correlación muy fuerte entre la clase social de los hijos y la de los padres, así que o bien la gente rica tiende a parir hijos con más talento (y con la de cretinos con dinero que andan sueltos, eso es bastante discutible), o bien hay algo que no cuadra demasiado en esa explicación.

Parece evidente que hay una série de mecanismos sociales que tienden a favorecer a unos grupos sociales sobre otros. En la mayoría de sociedades avanzadas, el acceso a la educación no parece ser una de las causas; siendo universal, gratuita y obligatoria, el hecho de no poder ir al colegio no parece ser una barrera importante (otra cosa es la calidad, pero de eso hablamos luego). ¿Qué factores tienden a dificultar la prosperidad futura de los hijos de familias pobres?.

Para empezar, una familia con pocos recursos es mucho más vulnerable a cometer errores, o sencillamente a tener mala suerte. No importa lo inteligente que uno sea, es bastante probable que algún día meterás la pata: una torta en el coche, empezar a trabajar en una empresa a punto de quebrar, una mala inversión o beber demasiado, alguna desgracia acabará por sucederte. En el caso de una familia con cierto nivel de ingresos, una calamidad menor tiene un efecto más limitado; es probable que te deje sin ahorros, pero no te causará males mayores.

Si uno vive en una casa que pasa apuros para llegar a fin de mes, sin embargo, un problema aparente menor se convierte rápido en algo angustioso. Puede que no se pueda arreglar el coche, y eso limite el acceso a trabajos y horas de sueño. Irse al paro sin ahorros equivale a no poder pagar alquileres, y sufrir la angustia de un cambio de domicilio. En cualquier caso, el nivel de riesgo es mucho mayor, y las posibilidades de caer en pozos de deuda mucho más graves.

Derivado de este problema, lo cierto es que un chaval en un barrio poco recomendable tiene por añadido muchas más posibilidades de cometer un error. Si uno vive en Chamberí o en Eixample no es demasiado probable que te ofrezcan drogas, se rían de tí en el colegio ser demasiado estudioso y "parecer blanco" (epidémico en Estados Unidos, por cierto), o te peguen una paliza por ser amigo y tener negocietes con la gente equivocada. Sí, alguien que viva en un mal barrio siempre puede decidir bien; el problema es que como más decisiones tome (y tendrá que tomar muchísimas más), más alta es la probabilidad que se equivoque. Y eso, en una familia sin capacidad de recuperación.

Más allá de estos factores, la calidad de la educación es todavía relevante. Más allá de los problemas de acceso que tienen algunos países, el hecho es que tanto la calidad de los colegios como la capacidad educativa de los padres tiene mucho peso a largo plazo. Curiosamente, el nivel educativo donde realmente se "decide" la capacidad cognitiva del niño es el parvulario y primaria hasta los 7-8 años, no los niveles posteriores; el cerebro realmente desarrolla la capacidad de asimilar información muy temprano.

En una familia de clase media, con un ambiente familiar estable, padres preocupados por la felicidad de los críos, y que juegan con ellos, leen a menudo y están entusiasmados que el crío hable ya tan bien, esa capacidad tiende a desarrollarse rápido. En una familia con menos recursos, con una madre soltera que tiene dos trabajos de tercera, vive muerta de miedo y apenas tiene tiempo o fortaleza mental para sentarse a jugar con el chaval, las cosas no irán tan rápido. Sí, el acceso a la universidad es de hecho bastante irrelevante; la capacidad del niño para llegar a ella se decide mucho antes.

El último punto, no menos importante, es el de las amistades. Por mucho que pretendamos vivir en sociedades que valoran el mérito y el talento, lo cierto es que a la hora de encontrar trabajo, descubir negocios y oportunidades o conseguir dinero, hay pocas cosas más relevantes que conocer a mucha gente. Un licenciado de una universidad de élite (Deusto, Esade, Oxford o Harvard, tanto da) es probable que tenga un padre con contactos, y a estos se añadan la red de amigos hijos de casa bien que conoce en la facultad. Le será más fácil conseguir esa plaza de becario en ese banco, bufete o asesoría tan prospera a ver si vale, y a igualdad de condiciones, siempre tendrá cierta ventaja para que le den el puesto.

¿Son estos los únicos meritos que tiene la gente rica? No, evidementemente. Ser trabajador, lleno de buenas ideas, inteligente y tenaz ayuda muchísimo. Tener buena suerte a veces influye. Lo que si en cierto es que alguien trabajador, lleno de buenas ideas, inteligente, tenaz e hijo de banquero tiene muchas más probabilidades de hincharse a hacer dinero que alguien con el mismo talento pero nacido en Nueva Orleans tras Katrina.

Y la verdad, eso no me parece demasiado justo.

16 comentarios:

Julian dijo...

Totalmente en desacuerdo con este post.

Vamos, acaso no sabes que existe igualdad de condiciones y oportunidades ya que lo dice la Constitucion y esta escrito ahi? O acaso no sabes que los pobres son pobres por culpa de ellos, ya que las desgracias no existen, y eso de la gente que vive mes a mes es un mito liberal?

Bieanventurados sean los pobres, ya que pueden mudarse gratis a lugares mejores, no comen ni tienen gasto alguno! Aleluya!

Si los pobres son pobres, es porque no poseen nada. Ergo, si no poseen nada, no pueden tener gasto alguno! Eureka! Eureka! Una victoria mas de la logica conservadora!

Llamen a Hannity!

Agarzon dijo...

¿Y aceptamos la teoría laboral del valor como claro ejemplo económico del origen de las desigualdades en las rentas?

Porque está claro que la causa está en el sistema productivo. Salvo que demos por bueno que existen diferencias genéticas entre los "talentosos" y los que no, sabemos que el desarrollo social es clave y que éste depende del contexto socioeconómico, que acaba por estar determinado por las relaciones de producción.

No te parece, ¿egocráta?

Tito el Elfo dijo...

Me expliquen la teoría laboral del valor, que no la sabo.

De todos modos, el problema no son las relaciones de producción, sino la movilidad social. Si uno puede ascender de clase fácilmente a base de curro, o tu éxito no depende del de tus padres, la distribución de la propiedad es irrelevante. ¿Que problema hay, si quien merece triunfar es quien lo consigue?.

La clave es la igualdad de oportunidades y la meritocracia real, no la igualdad material pura.

Anónimo dijo...

Muy buen artículo. Una vez más me sorprendes por tu agudo análisis. Estoy de acuerdo contigo, no es justo, pero es que nadie dijo que el mundo fuese justo, para eso esta el Reino del Padre

Carlitos dijo...

PARTE 1:

Hola Egócrata.
Acabo de leer tu artículo y, como suele suceder, creo que es de lo mejor en RP. Ahora bien, si no te importa, te voy a dar mi pto. de vista ya que es un tema que me parece muy interesante y con diferentes vertientes a considerar.
Personalmente he conocido a gente de muy diversas clases sociales (desde algunos que apenas tiene qué llevarse a la boca a otros que son familiares directos de algunos de los 10 más ricos de este país), he vivido en un barrio obrero y en uno de clase social muy elevada, y es un tema del que he buscado abundante bibliografía durante años.
Divido el post en 2 partea por la extensión.

En primer lugar, te comento en qué puntos estoy de acuerdo:
1. Es cierto que los ricos tienen un trampolín de partida con respecto a los pobres. Es innegable. Hay personas a la que sus padres montan empresas que ellos no tendrán ni que gestionar, de manera que el dinero les cae del cielo en sentido casi literal; otros no gastarán su patrimonio ni en varias vidas, etc. Lo que les permite afrontar mejor las adversidades, asumir riesgos, etc. sin tener que esforzarse ni sufrir en exceso. Negar la existencia de estos casos sería cinismo puro y duro.
2. Los ricos disponen de mejores contactos. Así, si las cosas se ponen feas, siempre tendrán un apoyo extra para montar un negocio, recibir puestos altos en la Administración o en alguna empresa, etc.
3. Los ricos tienen mayor acceso a una buena formación de cara a su futuro profesional, QUE NO A UNA FORMACIÓN INTELECTUALMENTE SUPERIOR (mucho ojo), al menos en los países desarrollados.
4. Los pobres suelen tener (que no siempre) un ambiente cercano más adverso que los ricos. Ésta es una dificultad considerable para prosperar económicamente y, en mi opinión, la más difícil de solventar.

Hasta aquí, estoy de acuerdo con tus apreciaciones (si es que las he entendido bien).

Carlitos dijo...

PARTE 2:
Sigooooo!!!!!!!!!

Ahora te expongo mis discrepancias:
1. Dices que “ser trabajador, lleno de buenas ideas, inteligente y tenaz ayuda muchísimo”.
Bueno, yo aquí diría que ayuda PERO SÓLO SI las buenas ideas o la inteligencia van orientadas –de manera directa o indirecta- a ganar pasta. Si eres un anacoreta inteligente, tenaz y cargado de buenas ideas puedes vivir y morir pobre de solemnidad. Es decir, no se puede perder de vista que “la viruta” es importante para el individuo. Comprendo que a algunos de tus lectores pueda molestarles pero la realidad es ésa: el dinero es muy importante para alcanzar la felicidad y un asunto clave en nuestras vidas. Quizás no de manera decisiva pero creo que es uno de los factores más relevantes para tener un pleno desarrollo como persona. Afirmar lo contrario supone entrar en el mundo de la fantasía de punta cabeza… Y así, nunca se prosperará y se puede caer en situaciones realmente terribles.
Sé que está mal poner un ejemplo particular y menos aún si además es personal pero te lo cuento porque creo que viene al caso: yo empecé a invertir desde hace bte. tiempo sin ayuda más que de unos cuantos librejos e intentando hacer las cosas lo mejor posible. Si ahora tuviera que vivir de mis publicaciones o de mis ideas en la investigación científica (varias de las cuales han servido de base para ciertas líneas de 2 grupos del CSIC), me estaría comiendo los mocos, aún cuando mis conocimientos científicos sean superiores a los financieros y el tiempo dedicado a unos y otros menesteres se decante claramente por la ciencia. Es decir, creo que hay que buscarse una buena orientación económica por mucho que tengamos buenas ideas y tenacidad en campos fascinantes que jamás nos ofrecerán demasiadas ganancias. Una y otra cosa no son incompatibles.

2. Observo que haces hincapié sobre todo en el medio ambiente adverso para el pobre pero no tanto en una cuestión fundamental: el rico tiene mayor cultura empresarial y financiera que, a menudo, mama desde niño en su casa. Esta formación he observado que suele ser subestimada por los pobres o considerada inaccesible. Sin embargo, en mi opinión es un pilar fundamental para prosperar. Una cosa que he aprendido entre gente forrada y no forrada es que el rico hace una “economía casera de obtención de beneficios” y el pobre “una de supervivencia”. Y a menudo esto no se da sólo por no disponer de una economía poco saneada sino por carecer de la mencionada cultura empresarial y financiera. No quiero decir con ello que el pobre sea culpable de su situación o que se lo gaste todo en putas y alcohol, lo que ocurre es que nadie le ha enseñado a gestionar sus escasos recursos. Y si nadie le ha enseñado 4 cosas muy básicas, pues va de culo y contra el viento. Con ello quiero decir que el mundo cutre en el que se desenvuelve muchas veces se lo impone una orientación equivocada en su forma de pensar y actuar. Algo que podría tener una solución más sencilla de lo que parece.

3. Otra cuestión es que el pobre no asume riesgos… Y cuando los asume la caga. En muchos casos no asume riesgos porque ve peligrar muy de cerca su economía familiar o personal, lo cual es comprensible. Lo triste es que a menudo está asumiendo riesgos muy superiores que no le aportarán casi beneficios o que sólo le pueden perjudicar. Esto es importante saberlo y considero que no es una situación aislada. Cuando estuve haciendo trabajo caritativo en determinadas zonas de Centroamérica, observé que esta situación es extremadamente frecuente y es un potente hándicap al desarrollo que casi siempre pasamos por alto. ¿Por qué?, no lo sé pero en mi opinión es que consideramos dicha actitud intrínseca a la presencia previa del subdesarrollo. Por tanto, pensamos que no es una causa sino una consecuencia, cuando en realidad es causa y consecuencia. Es un motor que retroalimenta el panorama y al que, a veces, por cuestiones ideológicas no se quiere poner freno.

4. Sobre el caso de la suerte que has mencionado, si hablamos en sentido estricto puede favorecer tanto al rico como al pobre. Si es suerte, es suerte. Lo que ocurre es que el pobre muchas veces no está en el lugar oportuno para aprovecharla. En ciertas ocasiones no está porque cualquier cosa que hiciera no sería más que peder contra el viento pero en otras –no menos frecuentes- porque no quiere o porque carece de cultura emprendedora. Por ejemplo, si nunca invierte con conocimientos en mercados financieros (algo accesible por menos de 1 €) o de otra índole ya puede esperar sentado que la suerte no llamará a su puerta. Y si, en cambio, opta por gastarse parte de su dinero en la lotería o en las tragaperras, pues estará jugando con casi todas las probabilidades en contra. No será de extrañar entonces que la suerte nunca le favorezca.

En conclusión:
Mi crítica (general, no a título particular) se refiere a que muchas veces las ideas socialistas apelan a la influencia medioambiental adversa y es evidente que influye. No a título individual pero si a nivel grupal o poblacional: tantas estadísticas al respecto no pueden estar equivocadas. Es una dificultad que nadie medianamente honesto o informado puede negar. Sea liberal, socialista, conservador, etc.
Ahora bien, hay una influencia que, no sé por qué, no se suele mencionar como causa entre la gente de izquierdas y es la falta de cultura emprendedora o de ahorro. Observo que personas afines a ideas socialistas la consideran un tabú (por resultar capitalista), un cuento chino, una burla de los más ricos o un factor insignificante. Me parece una equivocación y creo que de esta manera se está haciendo muchísimo daño a personas que podrían labrarse un futuro mejor.
Me temo que esta falta de cultura emprendedora es un problema de primer orden, gracias al cual se entra en un círculo vicioso que hace imposible prosperar. He observado que, a menudo, cuando esto se nombra en RL es fuente de mofa y de ridiculización, afirmando que el que lo dice es un pijillo que no se entera de cómo está la vida real, etc. Desconozco los casos de otros, pero sí que me considero bte. enterado porque he vivido prácticamente en la ruina, cobrando una miseria, y ahora vivo con unas ganancias más que decentes gracias a la gestión de mis inversiones. Además de que he vivido de cerca los problemas de gente muy pobre (tanto aquí como en otros países) y he buscado bte. información del asunto.

Como bien dices, la situación no es justa, eso seguro. Pero a menudo no es justa por causas que muchos pobres podrían cambiar reorientando su mentalidad y adquiriendo unos conocimientos muy básicos y claros que podrían aprender por muy poco dinero (ni MBAs ni leches)… Además, habría que replantearse el caso de aquellos pobres que no quieren prosperar porque no les da la gana, que “haberlos hailos” y no son pocos, sobre todo en los países desarrollados.
Es decir (y no lo digo por ti), las soluciones a veces pasan por adoptar medidas que pueden resultar desagradables ideológicamente pero cuya eficacia no debe menospreciarse sin un correcto análisis de cada caso.

Nada más, creo que esto resume mi postura. Lamento la extensión.

Saludos

vta dijo...

Tema muy interesante; ligado con el reciente sobre la desigualdad.

Lo enlazaría con la ¿noticia? de ayer:
http://es.news.yahoo.com/29032007/4/aprobado-votos-psoe-pp-estatuto-ex-presidentes-junta-extremadura-tendran.html

O de cuando las leyes se hacen para un Grupo Reducido y no para el conjunto de la sociedad. En este caso el Grupo Reducido ¡es de una sola persona!

Iván Moreno dijo...

Yo más bien enfocaría el debate de otro modo. Fijemos las bases, conforme a tus afirmaciones:

De todos los argumentos que expones, Egócrata, sólo uno afronta un verdadero problema: La realimentación positiva del sentimiento marginal, y su extensión a toda la población de menor renta.

Pero examinemos antes el resto de los argumentos:

1.- Una familia con pocos recursos es mucho más vulnerable a cometer errores, o sencillamente a tener mala suerte

Obviamente, es claro que esto es así. Pero mi pregunta es: ¿qué tendrá esto que ver con un problema derivado de la desigualdad de renta? ¿Acaso si no existiese esa desigualdad (si todos los hombres tuvieran el mismo nivel que nuestro ejemplo), nuestro hombre de pocos recursos no sería igualmente vulnerable?

El argumento deja así clara la posición de partida: el problema no es lo que yo tenga, sino lo que tienen los demás. El problema no es mi vulnerabilidad, sino que hay gente menos vulnerable.

2.- Más allá de estos factores, la calidad de la educación es todavía relevante.

De nuevo volvemos al mismo problema, aumentado y corregido. ¿En el hecho de que yo no pueda alcanzar cierto nivel educativo, de qué manera es relevante la desigualdad? ¿Acaso mi situación sería mejor si todos los demás tuvieran una educación igual o inferior a la mía?

Vamos Egócrata, que tú tienes conocimientos de economía. ¿Cómo va a favorecer a alguien que no haya gente más preparada que él? Hombre, si tu sueño es jugar en el Madrid, pues a lo mejor sería mejor que los jugadores actuales tuvieran un nivel inferior... Pero si lo que quieres es mejorar tu nivel de vida, siempre será mejor que haya gente con posibilidad de desarrollarse lo mejor posible, puediendo generar más riqueza de lo generado de otro modo. Que alguien descubra un remedio al cáncer o a la malaria, no puede sino mejorar el mundo. Que alguien descubra oportunidades de negocio no es más que porque ha encontrado una manera de satisfacer los deseos de la gente de una manera más efectiva. Y entre esos deseos están los de los ricos y los pobres.

Así, de nuevo, el problema no es que yo no tenga una formación mejor, que siempre será más fácil de conseguir cuanta más gente haya más preparada que yo, y cuantos más medios se hayan podido desarrollar. No. El problema es que haya gente que pueda adquirir una mayor formación con menor esfuerzo. Pero, ¿eso no me favorece? Por supuesto, pero "desiguala".

3. El último punto, no menos importante, es el de las amistades.

Toda la razón. Pero aún así, si hablamos de puestos en empresas privadas, es el dueño de la empresa el que se juega su dinero al coger a un amigo. El escoger en función de amiguismos tiene un coste, que las empresas no tienen por qué asumir. Si tú eres más productivo, tú te acabas llevando el puesto. Y si alguien se equivoca al no cogerte lo paga.

Pero vamos, los amiguismos y recomendaciones, en principio también son beneficiosos. Al permitir a las empresas partir con la seguridad de conocer el rendimiento de una persona (bien porque se conoce su valía, o bien porque es recomendado por alguien de confianza), el empresario se puede permitir afrontar mayores riesgo en su estrategia. De nuevo, la sociedad sale beneficiada. Incluído nuestro pobre sin enchufe.

Aún podríamos interpretar que en este caso, sí hay una desventaja debida a la desigualdad (no así en los anteriores, donde la desigualdad no empeoraba mi situación, sino que solamente podía mejorarla). Pero como comprenderás en absoluto puede hablarse de injusticia. No puede hablarse de injusticia cuando yo selecciono para mi empresa, jugándome yo mi dinero, a alguien por una recomendación. Y sí podría hablarse de injusticia, por contra, el hechdo de que alguien, en función de unos baremos que él tiene, me obligara a contratar a alguien concreto, por encima del que yo he elegido.

Iván Moreno dijo...

Así, sólo nos queda analizar el argumento anteriormente citado.

Las desigualdades sí tienen un problema que nace directamente de ellas. Y es justamente la sensación de injusticia que generan. Sensación basada en todas las falacias que demostré anteriormente (los tre puntos del mensaje anterior), pero que a pesar de ello, tienen un gran tirón populista, por su gran tirón victimista.

Fruto de dichas falacias y de la propaganda del victimismo nacieron en el siglo XX, las ideologías más devastadoras de la historia: el fascismo y el comunismo.

El victimismo frente a los ricos (burgueses o judíos), fue más que suficiente para violar todos los derechos imaginables, y provocar al muerte de decenas de millones de personas.

Y obviamente, la fuente de todo no es más que la desigualdad. ¿Pero cuál es el origen de que la desigualdad sea un problema?

Para mí, el problema de todo viene del enfoque de foto fija. Ante una situación dada, da igual como se haya llegado a ella, cual fuera la situación anterior, o cual puede ser la situación futura. Importa solo lo que ahora tenemos.

Así, la existencia de una riqueza presente no se explica como un proceso de creación , sino simplemente como que esa es la riqueza existente. No hay creación, sino simplemente un pastel a repartir.

Eso hace que la parte de la sociedad que ve que no puede acceder al pastel, o al menos no a tanto como otros, se rebele. No ve la posibilidad de crearse su pastel, porque no examina la situación más que como una foto fija. No hay futuro, solo presente. La riqueza para él, no se crea ni se destruye. Sólo está. El único camino posible es la revolución (fascista o socialista), o si esta es imposible la rebeldía contra el sistema: ataque a todos los valores del sistema, persecución de aquellos que quieren integrarse en él (eso que tú ejemplificas en el caso del rechazo a los niños estudiosos de los barrios marginales), alistamiento en bandas ilegales, búsqueda de comportamientos delictivos (drogas, vandalismo, robos)...

Obviamente, la desigualdad tiene ese resultado, (bien claro como comentas, en los barrios marginales estadounidenses). Pero, ¿qué se puede hacer para resolverlo?

Buscar la igualdad, no. Ello sólo puede conseguirse o bien en la igualdad en la nada, o bien en base a una ausencia total de libertad. La libertad, crea desigualdad. Y no sólo por las capacidades u oportunidades, sino porque yo tal vez quiera vivir con lo justo, pero trabajar dos meses al año, y otro prefiera ser rico y currar 14 hras diarias.

Así, creo que es claro que la libertad tiene ese efecto negativo. Nuestra misión debe ser, por supuesto, desde la libertad, buscar los mecanismos de inserción de todos en la sociedad (haciendo uso de nuestros fondos), y desde un punto de vista ideológico, dejar de alimentar las falacias que alimentan el victimismo, y con él, las ideologías peligrosísimas que de él nacen.

Un saludo

Avelino dijo...

De acuerdo con lo que indica Carlitos en su segunda parte. Yo también he tenido contacto con gente de todo tipo y he obtenido la misma sensación: los que provienen de familias con dinero, posiblemente porque lo maman desde pequeños, tienen esa actitud que te hace pensar que son "nacidos para mandar".

Más consicientes de lo que es una empresa, de la cultura financiera, más conscientes de lo importante de los contactos, etc. En ese sentido recuerdo por ejemplo cómo en la época de estudiantes había quien se acordaba de todos los cumpleaños y cómo a mí (alérgico a todo protocolo) me sonaba todo de lo más protocolario y superficial. Sin embargo en el mundo profesional es importante lo que los ingleses denominan networking.

Mantener los contactos tanto profesionales como de estudios, aunque sólo sea felicitando los cumpelaños, enviando algo tan aparentemente irrelevante como una felicitación navideña o un correo de vez en cuando para quedar para comer o para informar de que has cambiado de trabajo, permite, a la larga, mantener una red de contactos que puede ser muy útil.

Si no se tiene consciencia de ello ni se hace, o se hace sólo con aquellos a los que se considera realmente amigos. Los hijos de las familaios ricas lo practican con naturalidad.

Otra pregunta más "sociológica" es ¿por qué, al menos en Espein, los ricos son siempre la "familia bien", muy religiosa y tradicional?

Avelino dijo...

Por cierto Carlitos, una pregunta personal:

El que suscribe se encuentra en el dilema de dedicarse a la empresa, a lo que realmente da dinero y permite vivir con cierta (tampoco mucha) holgura, y dedicarse a la ciencia, que no da pa mucho (como decía el otro, en Espein un investigador no liga, no es una profesión que mole como sí lo puede ser constructor o dueño de un bar de copas).

¿Cómo se hace para compatibilizar ambas inquietudes? Parece que lo has conseguido...

Carlitos dijo...

Hola Avelino:
Te respondo por partes aunque no soy antropólogo, sociólogo o psicólogo, así que no expongo un análisis sino una opinión.

A: “De acuerdo con lo que indica Carlitos en su segunda parte. Yo también he tenido contacto con gente de todo tipo y he obtenido la misma sensación: los que provienen de familias con dinero, posiblemente porque lo maman desde pequeños, tienen esa actitud que te hace pensar que son "nacidos para mandar".

C: “no estoy muy de acuerdo en lo de “nacido para mandar”. Pienso que hay gente rica en la que se da esa circunstancia (sobre todo si son hij@s de un alto cargo) y gente pobre en la que tb. se da. En los ricos lo que se da más es lo de “nacido para ganar pasta” (mandando o no mandando, que de todo hay). A menudo el poder está relacionado con el dinero pero no siempre.

A: “en el mundo profesional es importante lo que los ingleses denominan networking”

C: “coincido plenamente con esto y con lo que dice José Rodríguez de que saber explotar las relaciones sociales es una forma muy efectiva de ganar dinero y poder. Aunque creo que lo del networking es muy fácil de decir y muy complicado de hacer si no se dispone de ciertas cualidades.
Por otra parte, los ricos parten de mejores contactos por el ambiente en el que se desenvuelven. Para una persona con poco dinero puede ser muy difícil establecer una red de relaciones entre gente rica, y a la inversa. A menudo no hablan el mismo idioma. Por no mencionar que establecer contactos a cierto nivel económico no es precisamente barato y de que el pobre que haga eso puede ser considerado un parásito a la 1ª de cambio.
Es decir, hay gente a la que por más crismas que envíe y llamadas que haga, le va a salir el tiro por la culata. Además de que pienso que estas cosas tienen que tener una finalidad distinta a la de ganar dinero.
Ahora bien, lo que propongo no es que la gente prospere a costa de contactos porque esto depende mucho de la empatía, vivencias, pasta y carisma de cada uno, sino que empiece a cambiar un poco su mentalidad. En realidad lo de las relaciones sociales requiere de unas cualidades psicológicas y físicas que no todos poseen y, a menudo, implica tener una jeta que no es normal.

A: “Otra pregunta más "sociológica" es ¿por qué, al menos en Espein, los ricos son siempre la "familia bien", muy religiosa y tradicional?”

C: me parece que estos factores son separables y no tienen por qué coincidir siempre. Además, no entiendo muy bien lo de familia bien (¿pijos, “de orden”, otra cosa?).
Si hablamos de “familia bien” (en plan “pijo”), no es que siempre lleguen a ricos por ser de dicha familia. Es que quizás empezaron no siendo tan bien y ahora los vemos como tales: el esnobismo es muy frecuente. Aunque no por ello se puede olvidar que la riqueza tiene una cierta “heredabilidad”.
Lo de “familia tradicional”… Pues hombre, tb. hay muchos ricos de “familia progresista” o de “familia comunista”. Y ricos bien ricos. Pero ten en cuenta que existe un factor de confusión: la familia desestructurada casi nunca entrará a ser considerada como familia tradicional aún cuando haya familias tradicionales desestructuradas. Además de que entre los pobres hay más familias desestructuradas y de que ser pobre -pienso que- propende a ser socialista (lo digo por si me lo opones a lo de tradicional), cosa que en un ppio. puede tener una lógica bte. fuerte. Siguiendo en el tema, la familia desestructurada de un rico no se quiebra de igual manera que la de un pobre y, por tanto, no siempre se considera desestructurada. Te suena el refrán “¿donde no hay harina viene la tremolina?” Pues es lo que pasa. Un rico puede mantener varias familias tras sucesivos divorcios. Un pobre que actúe igual es probable que contribuya a traer más miserables al mundo. Y no hay que olvidar que muchas familias tradicionales, cuando se desestructuran y abandonan dicha categoría, tb. pueden perder poder adquisitivo.
Sin embargo, la verdad es que no sé muy bien si te estás refiriendo a lo de tradicional como portadora de valores tradicionales o por el mero hecho de ser una pareja heterosexual no divorciada. Vamos, de las que algunos llaman “tradicionales”.
En cuanto a “muy religiosa”… Pues no sé. En un principio, tras atravesar un régimen de una determinada ideología siempre los hay que se enriquecen a costa del mismo. Además de que la historia marca mucho la idiosincrasia de cada nación y en España la religión y el poder han estado muy ligados. Un ejemplo de lo expuesto, aunque no con el caso religioso, está en la exURSS, donde muchos nuevos ricos siguen con su mentalidad comunista. Por supuesto, entendiendo el comunismo a su manera.
No sé, quizás esto explique por qué en España se dan tanto esos 3 factores que mencionas entre las familias ricas. Yo he vivido en Holanda y esa triada no se cumple tanto a la hora de ser más o menos rico.
De todas formas, el factor religioso creo (y no es una cuestión particular mía) que está muy relacionado con la responsabilidad y la constancia. No es que estas virtudes procedan siempre de la religión sino que las personas con responsabilidad y constancia –grosso modo- cumplirán más fácilmente los preceptos religiosos. Y la constancia y la responsabilidad son factores esenciales para mejorar el nivel de vida. Una vida desordenada suele implicar desorden en cuestiones económicas.

A: “El que suscribe se encuentra en el dilema de dedicarse a la empresa, a lo que realmente da dinero y permite vivir con cierta (tampoco mucha) holgura, y dedicarse a la ciencia, que no da pa mucho (como decía el otro, en Espein un investigador no liga, no es una profesión que mole como sí lo puede ser constructor o dueño de un bar de copas).
¿Cómo se hace para compatibilizar ambas inquietudes? Parece que lo has conseguido...”

C: En realidad no lo he conseguido porque no me dedico a la empresa privada más que con colaboraciones desde la investigación. Lo que hago es gestionar de manera activa un pequeño patrimonio que he creado a base de ahorrar e invertir y el cual me rinde unas plusvalías generosas.
Por otra parte, por triste que les parezca a algunos, el dinero –al igual que el poder- es un factor decisivo a la hora de ligar, sobre todo en el caso de los hombres. Creo que esto puede levantar ampollas entre algunas personas pero en fin… Allá ellas, ahora está muy de moda negar lo evidente y sustituirlo por tonterías de color de rosa o por fábulas fabulosas.
Sobre tu dilema. Pues hombre, dedicarse a la ciencia en España es un acto de valentía o de buena fe con lo degenerado que está el panorama de la investigación. Aunque la empresa privada no es precisamente un camino de rosas. Eso sí, si se hacen bien ambos caminos, en España el de la empresa privada (o el de la inversión) da muchas más satisfacciones que el de la investigación. Y no sólo las económicas.

Es curioso, se me hace muy familiar tu forma de escribir, Avelino.
...

Avelino dijo...

Carlitos:

Con respecto a lo de la familia tradicional, me refería a religioso/conservador en lo moral, que así a priorio no tiene por qué estar relacionado con el dinero.

En cualquier caso muchas gracias por tu respuesta.

Anónimo dijo...

Amigo, mi nombre es Martin de Argentina, lei tu aporte y la verdad que me parece que vas por el buen camino de acuerdo a las diferencias entre pobres y ricos, la unica critica para hacerte es que te falto hacer referencia al Estado o Gobierno que debe tambien generar politicas de inclusion social y de movilidad solcidad ascendente, y sobre la inteligencia es discutible creo que la diferencia entre pobres y ricos es que los pobres deben si o si pensar en como vivir el dia en cambio los ricos no ellos deben preocuparse por terminar los estudios y demas.
De nuevo muy bueno tu informe si queres mas info podes enviarme un mail vos y todos los que lean el comentario a "el.ciclope@yahoo.com.ar"

Nadia Alvarez dijo...

Nunca vas a encontrar justicia si lo vez desde ese punto.

Los ricos se hacen mas ricos por que tienen educacion ficanciera,
y les enseñan a sus hijos a pensar como ricos. Algo que las demas personas no pueden hacer por que esa educacion no la enseñan en la escuela,
En la escuela te enseñan a ser un buen empleado, mientras que los ricos les enseñan a sus hijos a ser unos buenos empleadores(a generar los empleos), a hacer que el dinero trabaje para ellos y no trabajar por dinero, como las clases medias y bajas.

Los ricos hacen dinero devido a su columna de activos, los activos es lo que genera dinero y estos en vez de gastarlo en pasivos que no les genera dinero sino que solo les son un gasto, como una casa o un automovil.
lo invierten en activos como empresas, aaciones, bonos, bienes reices, etc.
De esa forma su riqueza crece.
A diferencia de los pobres y la clase media que solo trabajan para adquirir pasivos, que creen que son activos pero que solo les genera, endeudamientos y una terrible crisis financiera.


Esa es la diferencia entre los ricos y los pobres.
los pobres tienen la culpa de ser pobres por no invertir en su educacion financiera y por creer que llendo a la escuela, sacando buenas calificaciones, y obteniendo un empleo seguro, viviran bien el resto de su vida.

Anónimo dijo...

Hola me llamo Eduardo y os voy a contar la historia de mi vida, yo naci en una ciudad en el norte de España. Mis padres son medicos por lo cual siempre he tenido mas dinero que todos mis amigos. El caso es que el tio de mi madre murió y ella heredó algo asi como 100 millones de las antiguas pesetas y decidieron invertirlo todo en la bolsa, hace algo asi como cinco años una de las empresas de la cual tenían acciones multiplico el precio de estas por 200 y al calcular lo que sacarían por todas las acciones de todas las empresas que tenían se quedaron inpresionados al ver la cantidad de 25 millones de euros. las vendieros y desde ese dia mi vida cambió completamente: mis padres vendieron la casa y nos mudamos a la moraleja, a una casa realmente enorme, compraron vario coches de lujo, un yate, una mansion en ibiza, y fundaron una empresa que hoy en dia tiene su sede en dallas (texas) con lo cual, su poder economico se ha ido multiplicando año tras año. al principio estaba bien eso de ser millonario, las mansiones, coches de lujo barcos etc.. el problema vino cuando me di cuenta de que la gente me trataba mejor si mis padres me llevaban a un sitio en un mercedes s500, que en un ford taurus. Ademas me di cuenta de que la mayoria de mis amigos lo eran porque mis padres estan "forrados" dicen.Encima, devido al circulo social que me rodeo ya no puedo hacer las cosas que solia hacer como ir a un sitio de comida rapida, ir a los recreativos o a la bolera, mis actividades estan limitadas a el golf, equitacion y a los deportivos, es decir: lujo, lujo y mas lujo. A lo que me refiero es a que todo el mundo cree que la vida de los millonarios es perfecta: sin problemas y feliz, y no es asi, porque cuando vuelvo del instituto y veo a otros chicos jugando al futbol o al baloncesto me dan ganas de ponerme a jugar con ellos, pero no puedo porque mis padres le han dado al chófer la orden de no dejarme bajar del coche para hacer algo si ellos no lo aprueban. La verdad es que las posibilidades de conseguir algo en la vida es mas facil si tienes dinero, y es algo que me sienta como una patada en los...