domingo, marzo 11, 2007

Manifestaciones y alternativas variadas

Otro fin de semana, otra manifestación. Tras poner a otros improbables dos millones de personas en la calle (en serio, ¿alguien se cree que dos tercios de la población de Madrid ocupan tan poco espacio?), el PP se mira hoy el ombligo todo complacido, creyéndose haber puesto un ojo morado al gobierno. Dejando de un lado lo estúpido de la protesta (ya argumenté y discutí esto hace unos días, así que no nos repitamos) es cuestión de preguntarse qué escenario tenemos entre manos, tanto desde el punto de vista de PP y PSOE como de ETA.

Desde el punto de vista del gobierno, esta manifestación no deja de ser una más en una legislatura cargada de ellas. No hicieron caso a las anteriores, y es bastante probable que no hagan caso a esta. Por mucho que el PP insista en la importancia de los 320.000 manifestantes de ayer (una cifra francamente impresionante), lo cierto es que es una repetición de algo que ya hemos visto. Sí, hay gente que no está de acuerdo con lo que hace el gobierno. Y no, el hecho que salgan a la calle no equivalen a un sondeo de opinión, ni dice nada sobre el electorado en general.

Las encuestas habían dado de forma bastante consistente un apoyo relativamente sólido a la política de Zapatero respecto el proceso de paz. A pesar de los comentarios de la derecha, parece que los votantes no culpan al gobierno de los atentados de Barajas o habían visto cesiones hacia ETA más allá de algunos gestos. El caso De Juana, una espantosa herida autoinflingida del gobierno inventándose un absurdo delito de amenazas para satisfacer al PP, ha sido la primera vez que este apoyo ha disminuido, y aún así ha requerido algunas encuestas creativas.

La extrema timidez del gobierno, tratando de contentar a la derecha primero para después ignorar el problema, ha sido un error crucial. El terrorismo es un debate que ciértamente favorece al PP, pero se ha demostrado una y otra vez que sobre todo atrae apoyos al ejecutivo, si este toma una posición de liderazgo y muestra que tiene las cosas muy claras. Zapatero no puede tratar de llevar la política antiterrorista de forma intermitente; él es el Presidente del Gobierno, y él es el que debe exponer sus ideas con firmeza. Le funcionó muy bien en el debate tras el atentado de Barajas, y le funcionó muy bien tras la tregua de ETA; ha sido cuando se ha escondido, como con De Juana o el día del atentado cuando el PP le ha puesto un ojo morado.

Si Zapatero como Presidente del Gobierno cree que el final del terrorismo está cerca y que es hora de dar garantías a Batasuna que sin violencia sí serán escuchados, el gobierno tiene que ponerse en bloque a exponer sus ideas, y parar de tirar balones fuera. Ignorar la oposición de la derecha no hará que el problema desaparezca de la mente de los españoles; es el momento de dejar bien claro quien manda, y por qué está haciendo las cosas. Si no, serán los energúmenos en la Cope y El Mundo los únicos que expliquen los motivos del gobierno, y la verdad, no lo harán de un modo favorecedor.

Respecto al PP, lo cierto es que la manifestación no es un cambio demasiado demasiado pronunciado. Rajoy hace tiempo dejó de lado cualquier pretensión de no hacer política con el terrorismo, así que el hecho de haber convocado ellos las manifestación no es ninguna novedad. Hasta ahora, su oposición furibunda lo ha acercado en las encuestas, pero todo ese torrente de hostilidad no le ha puesto nunca más allá de un empate técnico, algo que no le sirve para nada. En el clima actual, y con el alegre desprecio por todo lo que no sea rojigualda y gritón que muestra el PP, no hay partido que les vaya a dar sus votos en una sesión de investidura.

Rajoy necesita una mayoría absoluta, y si bien es posible que el movilizar sus bases le dé más votos, alienar al centro no le dará la Moncloa. En el 2000, los socialistas se suicidaron a base de peleas internas, mientras el PP dejaba de ser visto como la derechona por los moderados tras pactar con CiU y el PNV durante toda la legislatura. Con el PSOE firme detrás de Zapatero y Rajoy a guantazos con toda la periferia, Rajoy parece estar apostando por una dulce derrota.

Nos queda ETA. La imagen de un partido de la oposición saliendo a la calle en contra el gobierno cada diez minutos, clamando que el Estado se está rindiendo a sus pies tiene que ser cuanto menos surrealista, y más teniendo en cuenta el patético historial que tiene en los últimos cuatro o cinco años. Soy de la opinión que la mayor parte de la izquierda abertzale, una vez se aprobó la ley de partidos, se dio cuenta que el Estado había estado dándoles una paliza con la mano atada a la espalda, y vieron que cuando se ponía serio los podía dejar tirados en la cuneta sin apenas esforzarse. Tras los atentados del 11-M el mensaje fue aún más claro; no sólo estamos perdiendo, si no que además ya no tenemos cojones para hacer esa clase de cosas. Por tanto, tras tantos años de lucha, ahora buscan una salida honrosa, y creen que Zapatero es consciente de ello, mientras que Rajoy y el PP no lo son.

¿Significa esto que ETA va a tratar de favorecer a Zapatero? No exactamente. Mi impresión es que dentro de su orgullo, son muy conscientes que si hay un momento para rendirse es este, y no bajo un gobierno del PP. Sin embargo, creo que dentro de ETA saben perfectamente que la actitud de la oposición les da poder de chantaje, ya que sus acciones pueden hacer daño al ejecutivo, algo que no sucedería si el PP no estuviera obsesionado con sacar réditos electorales al problema. Batasuna, por tanto, trata de conseguir un equilibrio: por un lado, obtener algo que justifique dejar las armas, pero a la vez evitar un cambio de gobierno y seguir eternizando el problema.

Por que no, la firmeza del PP no acabaría mágicamente con ETA. El grupo terrorista seguiría siendo incapaz de conseguir sus objetivos, pero matar es patéticamente fácil; sus 10-12 muertos al año los sacaría con relativamente pocos problemas. Quizás al PP eso le parece suficiente, pero me temo que seguir dando nuevos socios a la AVT no es una forma ética de afrontar el problema.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Quizás eso es a lo que se refieren cuando dicen "acompañar a las víctimas". Crear más para que no estén sólas.

En fin, cuando "paz" es una palabra fea para la derecha, eso ya lo dice todo.

Iván Moreno dijo...

La capacidad de chantaje, Egocrata, viene de aceptar que la negociación es necesaria.

Si la negociación es necesaria... ¿por qué abandonar nada? Siempre el Gobierno podrá ceder un poco más, porque siempre la negociación podrá ser necesaria.

Es ETA la que debe rendirse, y no el Estado de Derecho el que debe dar pasos para que ETA se sienta cómoda.

Incluso con la presión del PP en el cogote, el PSOE ha ido cediendo poco a poco, sin que ETA en ningún caso (más bien al revés) haya dado paso alguno.

Dices que lo de De Juana viene de que el PSOE intentó contentar a la derecha... ¿realmente puedes creerte semejante disparate?
Cuando López Aguilar promueve ir a por De Juana, lo hace para no perder a sus votantes... ya habría tiempo después de meter la máquina de propaganda. Pregúntate una cosa: ¿en qué momento de la legislatura le ha interesado la derecha al PP?

Si hasta han rechazado recibir millones de firmas, para casos como el de la asignatura de EPC.

Ver la salida al caso De Juana como un acierto político es seguir queriendo no ver. La banda tiene que ser desmoralizada. Tiene que darse cuenta de que nada servirá para nada. Y este gobierno sólo ha dado pasos, gestos y declaraciones para mostrar todo lo contrario: da igual lo que hagáis (incluso 2 muertos), que nosotros seguiremos siendo generosos.

La negociación es necesaria. Y ETA lo sabe... El resultado es lógico: negociación. Con todas las armas posibles.

Y la culpa es del PP. Justamente la lucha del PP impide a ETA ejerecer mayor presión.

Sólo una pregunta: ¿crees que ETA preferiría una victoria del PP en las próximas generales?

Iván Moreno dijo...

Por que no, la firmeza del PP no acabaría mágicamente con ETA. El grupo terrorista seguiría siendo incapaz de conseguir sus objetivos, pero matar es patéticamente fácil; sus 10-12 muertos al año los sacaría con relativamente pocos problemas. Quizás al PP eso le parece suficiente, pero me temo que seguir dando nuevos socios a la AVT no es una forma ética de afrontar el problema.

¿Para qué querrá ETA matar a 10 o 12 mientras sepa que sólo va aconseguir la cárcel?

10 o 12 se matan para garantizarse una buena negociación. ¿Por qué crees que ETA ha aumentado su violencia en todo el proceso, hasta llegar a matar a 2 personas?

El último año de Aznar no murió nadie... ¿por qué han vuelto los muertos? ¿Crees que es por la fortaleza de este Gobierno?

Se mata para negociar... se mata para negociar... se mata para negociar. ETA no tenía ya fuerzas para negociar, pues sus atentados eran respondidos con firmeza y sin miedos. Pero hay todavía quien cree que afirmando que es necesario negociar ETA va a dejar de matar.

¿Se puede ser más ciego?

Egocrata dijo...

ETA no consiguió nada cuando podía poner 100 muertos anuales sobre la mesa. ETA conseguirá menos poniendo 10-12. No son tontos, y entienden que el Estado no va a darles nada, ya que unos cuantos cadaveres no son un problema para ningún gobierno.

Sin embargo, para dejar las armas, necesitan saber que la alternativa les vale la pena. Si en ausencia de violencia sus objetivos politicos (en los que realmente creen; están dispuestos a ir a la cárcel por ellos) tampoco son alcanzables en las urnas, ten por seguro que no lo dejaran. Joder, salen en la tele todo el rato por ello, y tienen cierto poder de influencia.

Ahora es el momento no de ceder al chantaje, si no de dar garantias que dejar las armas vale la pena. Decir a Batasuna que si ganan las elecciones (sin ETA de por medio) pueden aspirar a la secesion no es rendirse, es defender la democracia.

No es cuestion de negociar o no; si te fijas no utilizo la palabra. Es cuestion de dar una salida a un conflicto que es de hecho relativamente irrelevante (la democracia española puede vivir con un grupo terrorista 25 años más sin despeinarse; no son un riesgo) y que requiere incluir en el sistema alguien que no está seguro que el sistema es justo.

Iván Moreno dijo...

No son tontos, y entienden que el Estado no va a darles nada, ya que unos cuantos cadaveres no son un problema para ningún gobierno.

Para este sí... incluso el de De Juana es un problema, Rubalcaba dixit (ayer mismo).

Lo de que les valga la pena la alternativa a dejar las armas... ¿por cuánto les vale la pena? Y más teniendo un Gobierno que otorga beneficios con dos muertos en la mesa... ¿por qué abandonar las armas? La presión, si el contrario cede, no puede sino aumentar. Se ha visto como ha ido el proceso, egócrata. Cómo han ido aumentando la presión hasta poner dos muertos en la mesa. ¿Crees que no tiene que ver la bondad del Gobierno para con los etarras?

Puede que no abandonen las armas si no se les da algo a cambio... pero ten por seguro que si se les da algo, no abandonarán las armas hasta que se les dé todo. ¿Por qué van a parar cuando el contrario demuestra que cede? ¿Justo cuando su violencia, los muertos, tienen una valor político van a rendirse?

Me gustaría que me respondieras a ello sin irte por las ramas.

Sólo si existe la amenaza de derrotarlos, ellos aceptarían rendirse. Pero si existe esa amenaza, no tiene sentido negociar. Y si no existe... ¿por qué van a ceder? Y entonces... ¿por qué negociar?

Joder, salen en la tele todo el rato por ello, y tienen cierto poder de influencia.

Claro, salen porque ahora sus pretensiones políticas tienen un valor. Depende de lo que exijan y de lo que entregue el Gobierno, para que haya paz. Lo que digan es fundamental. Hace dos años no tenían ni la décima parte de la relevancia política. Sus atentados no tenían reacciones politicas por parte del Gobierno, ni se hacían movimientos de cesión a chantajes "para evitar perder más vidas". Es más, por un tiempo ETA ni siquiera atentó.

Antes la lucha se encaminaba a demostrar la fortaleza de la democracia, la firmeza implacable contra los violentos, sus mecanismos de financiación y propaganda. Ahora vuelve la kale borroka, la propaganda se la da gratuita el mismo Gobierno, se mira hacia otro lado con las extorsiones y se cede para evitar tensiones. Resultado: el PP ni siquiera ha podido completar sus listas en el País Vasco, muestra de que se ha reducido la confianza en la seguridad del Estado de Derecho. ¿Lo consideras tú una buena consecuencia del proceso?. Por Dios.

La cesión ante una banda terrorista sólo puede traer más desgracias de las que pretende evitar. Los pasos de rendición los debe dar la banda. Ellos ya saben que si se rinden, se arrepienten y condenan la violencia tendrán beneficios en los supuestso juicios. ¡¡Pero si está en la ley!!

Nada hay que negociar. Nada en qué ceder.

Un saludo

Egocrata dijo...

¿Derrotarles? Si ya están derrotados. El hecho que el estado pueda permitirse ignorarles si quiere políticamente y que esto no tenga absolutamente ningún coste político (el electorado español o vasco no te castiga por no hablar) es prueba de ello.

El estado no está cediendo; en todo caso se permite el lujo de ser magnánimo. Batasuna se pasó todo la tregua quejándose que el PSOE concedía mucho menos que lo que hizo el PP en la anterior, y lo sabes. No ha habido una sóla cesión significativa.

Y no, De Juana no lo es. Para empezar, la huelga de hambre la hace por libre, en contra de la voluntad de ETA y Batasuna. Más allá de eso, el gobierno no quiere mártires (por experiencias pasadas, las huelgas de hambre crean muy potentes focos de atención), así que se permite el lujo de atenuarle la cárcel. Y fijate que aún con De Juana diciendo que no dejaría la huelga a no ser que lo liberaran, el gobierno no lo hace y dejó la huelga igual. Aquí quien ha roto su promesa es De Juana.

La democracia no tiene que demostrar su fortaleza. Batasuna ya ha visto que aún con el estado luchando con una mano atada en la espalda (nunca ha recurrido a usar el ejercito como en el Ulster se hizo, por ejemplo) les ha pegado una paliza y no se han movido un milímetro más allá del estatuto de Guernika. Han perdido, y lo saben.

Sin embargo, el PP insiste en que van ganando...