lunes, marzo 31, 2008

Habemus portavoz

Tras mucho remolonear y mirar el techo distraido, parece que Rajoy finalmente ha decidido revelar quién será su portavoz parlamentario. La premiada es Soraya Sáenz de Santamaría, 36 años de edad, una persona tan cercana a Rajoy como uno puede llegar a pedir. Teniendo en cuenta quién está cabreado como una mona con esta designación, uno podría decir que Rajoy sí está renovando el partido un poco.

Sólo un poco, por eso. Pío Garcia-Escudero, un tipo que lleva en el partido casi 20 años, sigue ejerciendo de (antipático) portavoz del PP en el Senado. En un gesto muy Rajoy, da una de cal y una de arena, sin acabar de decidirse si quiere ser un moderno o aceptar las tradiciones.

Es temprano para ver qué quiere ser el líder del PP de mayor esta legislatura, pero en un principio parece que pretende mover el partido al centro, una decisión más que racional visto el resultado de las elecciones. Movilizar a su electorado como nunca hizo que perdieran como siempre, así que no es mala idea empezar a dar pasitos hacia la moderación.

El problema para Rajoy sigue siendo, sin embargo, el sector garrulo de la mediocracia conservadora. ¿Aceptarán Soraya como esencia conservadora? ¿O empezaran otra vez a gritar maricomplejines Rajoy y a decir que la renovación es una rendición hacia los islamoprogreetarras? Si eso sucede, Rajoy puede que tenga un problema. Sí, puede ganar votos por el centro, pero tras la legislatura que nos dio estos últimos años, no sé si demasiados votantes moderados veran su moderación como algo creíble. A Aznar le llevó tres legislaturas de viaje al centro, y el tipo nunca dio los épicos bandazos ideológicos que ya ha dado Rajoy.

En fin, es un primer paso. Rajoy ha sido inteligente adelantando el congreso del partido a junio; la crisis económica mantendrá a "sus" medios ocupados atacando el gobierno un rato, así que es posible que pueda maniobrar para hacerse con el partido en serio sin que nadie se atreva a ir a por él con cobertura editorial rebelde. El PP puede que escape un congreso hostil y ruidoso esta vez.

La pregunta, de todos modos, es si eso es bueno: ¿no sería mejor darse las tortas en público ahora, a cuatro años de las elecciones, y cerrar el potencial conflicto de verdad? A Zapatero le salió bien. Veremos.

6 comentarios:

Demócrito dijo...

Yo, en cambio, creo que sería bueno esperar un poco para definir la política del PP. ¿Por qué? Porque depende en buena medida de la real profundidad y extensión de la ¿posible? crisis económica que se avecina. Si las cosas van mal económicamente, podrán jugar otra vez a ser el Troll de la legislatura: sus bases seguirán votándolos pero el PSOE perderá electores. Si el asunto no es tan grave (toco madera) y el gobierno sabe abordarla, tocará innovar, ya que el cazurrismo político se ha mostrado ineficaz para ganar elecciones, que no votos.

Manu dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alatriste dijo...

O mucho me equivoco o Rajoy no piensa cambiar nada, salvo tal vez un par de caras, y caras pertenecientes a elementos más quemados que un chicharrillo, además.

- En el Senado sigue García Escuredo, que fue un Zaplana bis durante toda la legislatura. Primer indicio de que toca más de lo mismo. Y, aunque esto "curiosamente" no se suele mencionar, Escuredo fue el hombre que llamó accidente al atentado de ETA en la T-4; Zapatero simplemente usó el mismo término unos segundos después.

- En el Congreso nombra a Sáenz de Santamaría, que es cualquier cosa menos un cambio de estilo, como debería saber cualquiera que la haya oido (a no ser que por cambio de estilo entendamos sustituir a Zaplana, que hacía la guerra por su cuenta, por una hechura de Mariano Rajoy que no moverá ni un dedo sin contar con él).

- Para la ponencia política del congreso de junio, nombra a elementos como María San Gil, Jose Manuel Soria y Alicia Sánchez Camacho. Esto no es que sea un segundo indicio, esto es evidencia física: autocrítica cero y leña al mono, que si algo ha faltado habrá sido saña.

- Los puestos en las mesas del Congreso y el Senado, pues para qué hablar ¿Renovación? ¿Caras nuevas? Por favor...

- Y por último, Acebes no ha seguido a Zaplana en el camino de la dimisión, algo que en mi opinión delata quién pretende controlar el próximo congreso del PP, y para qué.

Si Rajoy mantiene su puesto tendremos el mismo PP y con la misma política, y me temo que el único cambio será aún más crispación. Hechos como que no haya nadie del PP catalán en ningún puesto relevante ni en el Parlamento, ni en el partido, ni en la organización del Congreso, hablan a gritos

Egocrata dijo...

Pues parece que a la mediocracia conservadora no le ha convencido.

http://www.publico.es/065086/pedro/j/califica/alternativa/debil/rajoy/losantos/culpa

Y por lo que leo por aquí y por RP, a la izquierda en general tampoco demasiado.

Rajoy intenta contentar a todo el mundo... y deja a todos insatisfechos.

Sandros dijo...

'Habemus'? Jajajaja vaya looser que estas echo, ahora te has convertido en un HOYGAN de pecho y lomo xDDDDDD

Alatriste dijo...

'Habemus' latina lingua est, Sandre amice.

Volviendo al español, 'habemus' se emplea comunmente como referencia (muchas veces irónica) al uso de la iglesia en las elecciones papales 'Annuntio vobis gaudium magnum; habemus Papam: Eminentissimum ac Reverendissimum Dominum...' etc, etc.

Hala, a seguir trolleando, chico.