viernes, marzo 14, 2008

Primary Colors (XLII): estrategia depresiva

Los medios no lo dicen en voz alta aún, pero algunos se preguntan por qué la campaña de las primarias demócratas aún no esta cerrada. Normalmente una campaña de primarias dura hasta que sólo uno de los candidatos tiene una probabilidad razonable de victoria; cuando un aspirante sólo puede ganar las elecciones sacando resultados ridículamente fuera de lo normal, el aspirante lo deja.

Hillary Clinton está, mal que le pese, en esa situación. Los demócratas escogen a su candidato presidencial votando en primarias que escogen los delegados que escogerán el candidato a presidente en la convención. Estos delegados se asignan estado por estado de forma proporcional al número de votos. Sin entrar en específicos sobre las (bizarras) fórmulas matemáticas de asignación, basta saber que para sacar una ventaja significativa en delegados uno tiene que ganar con márgenes muy amplios, en el rango de los 20 puntos o más; victorias menores te dan una ventaja poco relevante.

Obama, ahora mismo, está a más de 100 delegados de ventaja; 150 si sólo contamos delegados electos (los demócratas tienen "superdelegados", que son cargos y notables del partido con derecho a voto). Siendo muy conservador, Hillary necesitaría ganar el 65% o más de los delegados (esto es, más de un 65% del voto) en todas las primarias que quedan para empatar con Obama. Lo que es peor aún para ella, Hillary está perdiendo en todas las métricas: voto, estados ganados, primarias ganadas, caucus ganados, no importa cómo lo cuentes. No sólo eso, sino que además le quedan cada vez menos oportunidadesde alcanzar a Obama. El tiempo se le acaba.

¿Por qué sigue Hillary en la campaña? ¿Qué está haciendo para tratar de ganar estas elecciones? Básicamente, está recurriendo a la estrategia depresiva: atacar a Obama con tanta publicidad negativa como sea posible, y confiar que este cometa algún error garrafal (según folklore local, que lo encuentren en la cama "con un niño vivo o una mujer muerta") y gane por defecto. El problema es que para hacer esto está atacando a Obama con el entusiamo de una republicana, lanzando acusaciones que podrían debilitarle en unas elecciones generales (decir que sólo ella y McCain tienen la experiencia para ser presidente) o que directamente dividen al partido (insinuar que Obama sólo está dónde esta porque es negro), haciendo más difícil que un demócrata salga elegido en noviembre.

Keith Olbermann, uno de los comentaristas liberales (izquierdas, en lenguaje local) más influyentes últimamente, lo dice mejor que yo:



La verdad, no sé a qué esperan los "notables" del partido para darle un toque a los Clinton. Ahora mismo su insistencia en avanzar de "derrota en derrota hasta la victoria final" hacen más daño que bien al partido. La esperanza es que Hillary se estrelle en Pennsylvania y se calle de una vez, pero la mujer tiene 18 puntos de ventaja ahora mismo. Recordad, sólo una victoria apabullante le da una posibilidad.

Veremos.

7 comentarios:

Alatriste dijo...

¿Y si consiguiera que el partido aceptara a los delegados de Florida y Michigan, o al menos que se llevaran a cabo nuevas primarias en los dos estados? Esa podría ser su mejor, y seguramente única posibilidad...

Egocrata dijo...

En Michigan han pactado ya que el reparto de delegados será 50/50; no hay tiempo ni ganas de repetir esa primaria. Florida parece que van por ese camino.

Por eso digo que cada vez tiene menos margen; no quedan apenas delegados. Hillary sólo puede ganar si pilla a Obama haciendo a una estupidez lo suficiente grande como para los superdelegados la apoyen a ella en masa. Visto lo bien que ha llevado la campaña Barack, lo tiene casi imposible.

Egocrata dijo...

(nota: lo de Michigan es reciente; está en uno de los enlaces ;-). De nada)

Egocrata dijo...

Corrección sobre Michigan: parece que si votan de nuevo por correo

http://seattletimes.nwsource.com/html/politics/2004281629_primary14.html

No que vayan a cambiar gran cosa el resultado...

Anónimo dijo...

¿No se abusa en este blog del palabro "bizarro-a"?

Según la rae:

bizarro, rra.

(De it. bizzarro, iracundo).

1. adj. valiente (‖ esforzado).

2. adj. Generoso, lucido, espléndido.


Claro que a lo mejor lo que tienes en la cabeza es "bizarre" en inglés, eh pillín?

Egocrata dijo...

La academía va tarde en esto, para variar. Hace tiempo que lleva utilizándose de forma habitual para decir "extraño", por calco del inglés.

Lázaro Carreter dijo...

Manda güevos. Políticos, periodistas, blogueros y otras gentes de mal vivir mancillan la lengua castellana y luego se encogen de hombros arguyendo que sus tropelías, por frecuentes, ya son uso habitual. Como si te violan y encima te llaman puta.