miércoles, marzo 05, 2008

Primary Colors (XLI): la sorpresa relativa

Clinton sobrevivió ayer, por los pelos, a una muerte política repentina. Ganó en Ohio por 10 puntos, en Texas por 2 y Rhode Island (que es minúsculo) por 18. Hay muchísimo que hablar, así que seguramente escribiré un poco más sobre ello esta tarde; unas notas.
  • Clinton estaba a más de 20 puntos en todos los estados hace tres semanas; el hecho que haya ganado por los pelos en un estado como Texas, con una minoría latina enorme, es una "gran" victoria relativa.
  • Ohio era un estado perfecto para Clinton; estados con población vieja, renta baja y relativamente conservadora. Su victoria es convincente, pero no inesperada.
  • En cuanto a delegados para la convención, la diferencia entre Obama y Clinton no ha cambiado demasiado; la diferencia entre ellos permanecerá relativamente estable. Rhode Island y Vermont apenas dan delegados, Texas dará más delegados a Obama que a Clinton (gracias al bizarro sistema electoral), y la diferencia en Ohio apenas cerrará la diferencia. El margen de 159 disminuirá, como mucho, a 155. De hecho, puede que la ganancia de Clinton sea cero.
  • Esto es muy significativo porque significa que Clinton puede ganar todas las primarias que quedan por mucho más de 60-40, y seguiría con menos delegados que Obama.
  • Los medios siguen con la misma tontería de siempre, por eso. Si otro periodista dice comeback kid hoy me dará un soponcio. La verdad, esta manía de concentrarse en el día a día e ignorar los datos reales (que Hillary necesita un milagro y a todos los superdelegados del mundo) es bastante irritante.
  • No repetiré lo dicho ayer, pero Clinton se ha lanzado a atacar con todo a Obama; una campaña negativa con todas las letras. Los medios han tragado sin la más mínima crítica, a pesar que los ataques eran patéticamente absurdos en todos los casos. Lo que es peor, los ataques son muy dañinos si Obama gana la nominación; Hillary está haciendo el trabajo de los republicanos.
  • Lo más ridículo de todo esto, es que ahora toca aburrirnos. Hay una primaria el sábado (Wyoming) y otra el martes (Mississippi); tras ello, nada en absoluto hasta el 22 de abril en Pennsylvania, otro estado en teoría "perfecto" para Clinton; hace tres semanas andaba a 20 puntos, ahora está nueve. Son siete semanas sin primarias "grandes"; pueden pasar muchísimas cosas.
  • Lo que es más triste es que tras el giro negativo de Clinton, parece que la campaña de Obama se verá forzada a seguirles a ese terreno. Y si hay algún político en EUA con muertos en el armario, es Hillary; de hecho llevan acumulando aún más cadáveres desde que dejaron la Casa Blanca.
  • Una potencial buena noticia: Hillary insinúa que poner a los dos en la papeleta en noviembre sería buena idea. Claro, faltaría decidir quién va como candidato a presidente, pero bueno.
Para los fans de la oratoria, un regalito final: el discurso (tan bueno o mejor que siempre) de Obama ayer. Nótese, por cierto, el uso de una niña Rajoyesca; esto funciona en EUA y cuando el orador es bueno, no como en otros sitios.



A todo esto, McCain ganó la nominación republicana, como era de esperar. Eso lo elimina de esta serie de artículos, y demuestra que como futurólogo estoy al nivel de los mejores. Esto es, la cagué completamente. En fin.

Nota: varias actualizaciones y correcciones añadidas. Hay mucho, mucho que contar hoy...

1 comentario:

Egocrata dijo...

Ah, la estupidez de los listillos de LD:

http://www.libertaddigital.com/noticias/kw/eeuu/obama/primarias/kw/noticia_1276325117.html

No entienden nada. La cuestión no es la niña, la cuestión es que esta clase de lenguaje político que funciona muy bien en Estados Unidos no funciona en España. En absoluto.

En EUA los coñones de turno no se burlarán de la jodida niña, porque EUA no es un país lleno de cafres que no toleran el menor atisbo de sentimentalismo. Lo mismo sucede con Hillary llorando (que lo intente una candidata en España; ya vereis) o muchísimos otros mensajes políticos.

Los discursos políticos, con poquísimas excepciones, no traducen bien. Punto.