lunes, julio 25, 2005

Ah, por cierto...

A pesar de la nominación al Tribunal Supremo (que por cierto, ha sido sorprendentemente moderada), la Casa Blanca sigue recibiendo fuego de artillería a mansalva derivado del caso Palme. Cuando a la prensa le tocas uno de los suyos, los periodistas se ponen de un berserk de pa qué.

Parece que habrá bajas en la administración, y si no, al tiempo.