domingo, julio 17, 2005

Efectos legales de ser una "nación"

El PP y Rajoy andan muy preocupados con el hecho que la palabra "nación" salga en algún estatuto (no tanto con los derechos históricos de Valencia, pero vamos, esa es una reforma que ellos han propuesto). Ante esta preocupación, he tratado encontrar qué efectos legales reales tiene el hecho que Cataluña sea una nación y no una nacionalidad (lo que es ahora, según la constitución) en el mundo real.

Pista: no tiene.

Es una cuestión de nombres. Si Cataluña pusiera en su estatuto que se constituye en "país de los pitufos", su peso real sería el mismo, cero. ¿Soberanía nacional? Si entendemos el concepto como lo defiende el PP, siendo esta única e indivisible, las elecciones autonómicas son ilegales y muy malvadas. La "demolición" del estado es una tontería profunda, y más cuando uno mira la conciencia independentista que hay ahí fuera (que no llega al 30% ni en Euskadi, vamos). Algún día se darán cuenta que el nacionalismo en España es un problema irrelevante y pararán de hacer el ridículo cada vez que hay elecciones en Cataluña o Euskadi, vamos.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Efectos prácticos:

Pista: no tiene.

Exijo que se cuantifique el dinero que va a costar a todos los españoles esta exaltación de la barretina.

Como no tengo ninguna base en derecho, ni la pienso adquirir en breve, me parece que es mucho más grave de lo que se considera que unos representantes de los ciudadanos utilicen la política para delirios oligofrénicos.

Es demencial.

Por otro lado, "¿Soberanía nacional? Si entendemos el concepto como lo defiende el PP, siendo esta única e indivisible, las elecciones autonómicas son ilegales y muy malvadas." éste es un argumento tramposo. No creo que el PP promueva la modificación de la Constitución para eliminar el concepto de autonomía.

De hecho la Constitución se ha convertido en el manual político de los del PP (aunque muchos no la votaron).

"Algún día se darán cuenta que el nacionalismo en España es un problema irrelevante"

Esto también es muy discutible. Podemos nombrar el número de comunidades en las que el sentimiento general es de injusticia y de trato de favor hacia otras. Y serían más de un par. Por no hablar de los más de mil asesinados por el separatismo vasco.

¿Qué podemos esperar cuando el principal partido representante del federalismo (el asimétrico no, señor Maragall, que es una paja mental de cuidado) pacta en el país vasco con los partidos nacionalistas/separatistas?

Gulliver dijo...

Lo de la nación, más que un tema legal, parece de índole moral o política.

Si Cataluña es una nación, y el Congreso lo sancionaría como tal, el derecho de autodeterminación parece más legítimo, tanto entre los propios catalanes, como entre la clase política, como en el exterior si buscan apoyos de fuera. Yo al menos lo veo como una baza para ERC, en la que puede apoyarse en el futuro para conseguir sus objetivos a largo plazo.

Anónimo dijo...

Por cierto, hablando de nacionalistas hoy
Xavier Sala escribe en La Vanguardia un articulo bastante sensato. Utiliza frases como "nos recuerdan que Europa es demasiado importante para que los intelectualoides progres la chapoteen con sus babas de moralina barata." que pueden ofender a algunos, eso sí. Hay que darse de alta pero es gratis.

Egocrata dijo...

Cada vez que se habla que España no puede ser federal por "las tensiones territoriales que tenemos" pienso en Estados Unidos, y las enormes tensiones territoriales que este país tiene. Hay un resentimiento enorme del sur y el centro hacia el noreste y California, por ejemplo; y la mala leche va en ambas direcciones, ya que los estados de la costa están hasta las narices de la obsesión por la biblia del resto.

Y sí, se habla de injusticia y trato de favor, e incluso se señala que no estaría mal que Texas/California se largaran de la Unión a veces.

No es anormal, no es antinatural, y existe en todas partes. Los bávaros no aguantan a los prusianos, los escoceses están hartos de los ingleses, el norte de Italia está harta del sur, y toda Francia odia a los parisinos. Una mitad de Bélgica no se habla con la otra, Quebec y el resto de Canadá no paran, y podría seguir listando todas las democracias de un tamaño decente en el planeta.

Por cierto, la constitución actual no es estrictamente federal (el senado no lo es, y la justicia aún está centralizada) pero es estrictamente asimétrica desde el origen. Para ser una paja mental, ha funcionado admirablemente bien. Vamos, no sólo no es una paja mental, es un ejemplo de buena idea muy bien implementada, de hecho.

Si España tiene algo de anormal es que ha sabido solucionar el problema territorial de manera admirable, de hecho.

(por cierto, ETA está en extinción, y no ha llegado a 1000 muertos, son 800. Aparte, dejó de ser un peligro para el sistema hace más de 20 años).

Trampu dijo...

Hace poco lei un comentario de un jurista que venía a decir algo parecido: que el estatuto no será inconstitucional por las etiquetas, sino por el contenido (y me parece lógico, la verdad).

Y hablando de todo un poco, que a estas alturas de la vida el paladín de los medios de la derecha en su defensa de su "España una y no cincuentaiuna" sea Alfonso Guerra es algo realmente sorprendente. Pero viendo como el nacionalismo 'malo' transtorna la razón del nacionalismo 'bueno' (aplíquese lo de bueno/malo a la parte que más guste), pues como que se explica un poco.

Pero lo más lisérgico de todo, es que según Alfonso Guerra lo malo de la palabra nación es lo que puedan pensar los que vengan dentro de 30 años, con la idea de que si son una nación, por qué no van a tener estado. En fin, argumentos jurídicos de pata negra. Supongo que estudió derecho con la misma fruición con la que se leía las obras completas de Lope de Vega (sic)

Jessica dijo...

Efectivamente, una nación no tiene nada que ver con un Estado. Existen naciones sin Estado, y Estados plurinacionales. Nación y Estado no son sinónimos, por lo que no veo porqué el que Catalunya se autodenominara "nación" iba a dar alas a los que pretenden el derecho a la autodeterminación (léase independentistas en los comentarios, aunque no es lo mismo).

Pero aún creyendo que daría argumentos a ERC para pedir el derecho de autodeterminación y recabar apoyos externos, yo no soy independentista y lo pediría también. Incluso sin nuevo Estatuto. Derecho de autodeterminación para Catalunya, y para quien lo quiera: que nos dejen decidir si queremos seguir formando parte de España y no. Y repito: no me considero independentista. Pero creo que es una manera excelente para que los de ERC y derivados dejen de seguir dando la brasa con lo que somos o lo que queremos ser. El independentismo catalán no llega al 20%. Pues votemos y dejémosles con el culo al aire. Para que dejen de erigirse en guías espirituales de la población. A mí Carod Rovira no me representa.

Y sobre las previsiones de futuro que hacen éstos políticos de tres al cuarto, me pregunto quién les habrá dado una bola de cristal. Estoy con Egocrata: mientras sigamos hablando de nacionalismos no nos dedicaremos a las cosas serias y seguiremos perdiendo el tiempo discutiendo sobre quienes somos y adónde vamos. El nacionalismo no es un problema importante. Ni siquiera es un problema, viendo los resultados electorales y el apoyo social. Hacen mucho ruido, pero nada más.

Alguien comentaba por ahí arriba que el número de comunidades en las que el sentimiento general es de injusticia y de trato de favor hacia otras. La palabra clave, como se observa, es SENTIMIENTO, porque el supuesto "trato de favor" todavía no se ha demostrado. Al menos, nadie ha conseguido convencerme con argumentos. Los sentimientos son muy respetables, pero para éste debate, mejor nos guardamos cada uno los suyos.

Saludos:
Jéssica.