lunes, julio 18, 2005

El mito de la bajada de impuestos

Alberto Recarte pasea de nuevo el cartel, tan desacreditado entre los economistas del planeta Tierra, de las mágicas bajadas de impuestos. Atribuye la recuperación económica en Estados Unidos, como no, a la reforma fiscal de Bush en el 2003.

Es una de esas mentiras que de repetirlas acaban por cansar, pero vamos, es necesario matizar varias cosas. Primero, sí, las rebajas de impuestos provocan crecimiento económico. Eso no es algo que los economistas Keynesianos que él critica contradigan; es algo que se sabe desde hace mucho tiempo. Cualquier política fiscal expansiva (es decir, apretar el botón del déficit) crea crecimiento económico a corto plazo, igual que una política monetaria de dinero barato. Estados Unidos tuvo ambas a patadas.

Ahora bien, la cuestión es si estas rebajas fiscales son mágicas y gratuitas, o tienen un coste. La respuesta que cualquier economista serio daría (incluso un monetarista ortodoxo) es que nada sale gratis. Primero, porque el efecto de las rebajas fiscales nunca crea suficiente crecimiento impositivo como para compensar el déficit público creado (y no, Reagan no hizo el milagro). La reducción del déficit actual es de hecho el efecto de una subida de impuestos (el fin de unas "vacaciones fiscales" temporales en algunos componentes del impuesto de sociedades) que nada tiene que ver con la magia fiscal.

Segundo, y esto un economista conservador como Recarte debería decirlo, el déficit fiscal no sale gratuito. El desplome del dólar (es un desplome; con lo mal que van Italia, Francia y Alemania y que el euro ronde $1,20...) es un coste, al igual que la enorme necesidad de financiación exterior que la economía americana necesita. El hecho que el dólar sea moneda refugio ayuda a reducir estos costes, pero no los hace desaparecer. Por descontado, el gastar más de lo que se tiene incluso en términos de bonanza implica que cuando las cosas no vayan tan bien los recortes serán muy duros. Y eso sin hablar de las futuras subidas de impuestos necesarias para pagar la deuda, que sigue allí siempre.

¿Crean los recortes de impuestos crecimiento? Evidentemente, sí. También lo crearía dar un billete de €100 a todo el mundo, por ejemplo. Es sencillamente, crecer a base de déficit, o dicho de otro modo, crecer ahora a cuenta del gasto de mañana. A veces útil, sí, pero no mágico; especialmente si aún en bonanza se sigue gastando de más.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Una diferencia fundamental. Observa la balanza comercial y el déficit exterior. Mientras que en España es mucho más preocupante de lo que creemos (todo con dinero público) en EEUU tiene un análisis completamente distinto. El peso del sector privado americano en el déficit tiene como lectura que a)quede margen de maniobra para el gobierno b)se traduzca en un crecimiento mucho menos adulterado y ficticio. Es decir, es en España donde es realmente peligroso (suicida?) la bajada de impuestos. EEUU tiene puerta trasera y no es su gobierno el que asume la casi totalidad de la deuda.*

*Ahora mismo no tengo datos exactos de todo lo que he expuesto pero no me costaría encontrarlos. Lo digo por si algún amante de los datos objetivos me lo echa en cara... :D

Egocrata dijo...

Bueno, el problema de España es que de hecho es necesario frenar un poco el crecimiento, no expandir la economía. Por algo Solbes está manteniendo superávit; el ahorro en España lo hace el estado, no los particulares...

Por cierto, España tiene déficit exterior desde que yo recuerdo; siempre ha sido "el problema" y nunca ha hecho daño a al economía.

Egocrata dijo...

La deuda en EUA, por cierto, se la están tragando los bancos centrales asiáticos que no quieren que el dólar se deprecie aún más...

Anónimo dijo...

España va camino de convertirse en el país desarrollado con mayor déficit comercial. Nunca hay que examinar la balanza comercial al margen de la fiscal (dicen), pero los datos hablan por sí mismos.

El déficit en España se arrastra desde el año 2000. Pero el inesperado descenso en los ingresos por turismo hace que sólo ahora suenen las alarmas, es algo con lo que no se contaba.

En cambio en EEUU, los últimos datos conocidos (Junio) sorprendieron a los más optimistas. Nadie esperaba un descenso en el déficit. Aunque en Julio subirán.

Sólo un pequeño detalle: EEUU puede devaluar su moneda. ¿A que España no?

Jessica dijo...

Pero lo bonito es que si creces ahora a cuenta del gasto de mañana, mañana podrás decir que tú creaste crecimiento y el gasto lo crean otros.

Les dejas las deudas a los que vienen detrás y cuando éstos intenten pagarlas, les echas la culpa de la situación y te pavoneas de que tú lo hiciste mejor. Éso está inventado. Se le llama política.

Saludos:
Jéssica.

Egocrata dijo...

Lo curioso es que se hace poco, esto del "hambre para mañana".

Lo del déficit comercial es mucho menos serio de lo que parece, ya que la mayoría del comercio es con la eurozona. No hay peligro de crisis cambiaria por ese lado.

Anónimo dijo...

el deficit lo acabara pagando la ciudadania americana via impuestos ademas con sus correspondientes intereses.