martes, noviembre 22, 2005

Cuando el hecho de criticar es objeto de crítica

Libertad Digital tiene la extraña costumbre en sus editoriales de criticar a aquel que critica. En opinión de ese periódico, lo inadmisible de todo lo que dicen la gente del PSOE no es tanto las palabras que pronuncian, sino el hecho que lo hagan. Vamos, que decir que Jiménez Losantos es un cretino integral no es un problema por el hecho que quizás no sea cierto que el hombre sea un cretino; para ellos es un problema que alguien se atreva a criticar a ese hombre.

Lo cierto es que es una idea muy curiosa sobre cómo debe ser el debate político. Hay algunas voces, en opinión de esa gente, que no deben ser contestadas, porque criticarlas es "inadmisible". El contenido de lo que dicen es irrelevante; es intolerable señalar que pueden estar equivocados. En caso que el objeto de crítica sea un periodista, aparte de inadmisible e intolerable, disentir es un ataque a la libertad de expresión.

Bonita forma de debatir. Si alguien que dice cosas que me gusta opina, criticarlo es un ataque a las instituciones, la libertad de expresión, el poder judicial o Españññaaa en general. Si alguien dice algo que no me gusta, estoy en mi derecho de enviarlo a parir, ya que está clarísimamente equivocado. Estupendo.

La cuestión, evidentemente, es nunca discutir las ideas de fondo, y criticar siempre la forma. Cuando alguien rebate algo que les agrada, el problema es cómo lo hace, no su argumento. Lo de Libertad Digital no es ser de derechas, o liberal, o conservador: es negar la posibilidad de ser rebatido. Está más allá de mala prensa; es una rabieta emocional populista haciéndose pasar por algo de interés.

8 comentarios:

Avelino dijo...

Está bastante claro desde hace tiempo, al menos para mí. Gran parte del contenido de LD no son más que reflejos de las particulares obsesiones de FJL (Polanco es el demonio, la izquierda es terrorista, Francia es una mierda, Reagan y Aznar son semidioses, los marroquíes son enemigos, etc). Eso sí, nada de planterase si tiene algo de "liberal" los infantiles (pre)juicios hacia un colectivo como los mencionados.

Si no se piensa como los creadores de LD es que no se es un individuo racional, sino un borrego o algo peor. O sea, la negación misma del individuo por aquéllos que se proclaman liberales. Pero cuidadín con discutírselo.

O como tú dices, la negación misma del debate racional por aquellos que se jactan día sí día también de estar del lado de la razón y la verdad.

Cesar Calderon dijo...

Saludos Egocrata

Bienvenido a LasIdeas.org!!!

Alex Guerrero dijo...

Cada visitante de Libertad Digital le genera unos ingresos derivados en publicidad online crecientes.

Esto sirve para mejorar el diario, ampliar la plantilla, invertir en autopromo en otros sitios de internet y prensa, así como en afianzar su solvencia financiera y, de este modo, perdurar como un altavoz en el debate político actual.

Cuando entres en Libertad Digital, sé consciente de a qué estás contribuyendo.
Un saludo.

Gulliver dijo...

Hombre, ya te echaba en falta por Las Ideas

Citoyen dijo...

Estoy de acuerdo en la tónica general, sin embargo, creo qeu el ejemplo que pones es ciertamente desacertado.

Criticar al presidente de uno de los tres poderes del estado es algo profundamente grave. Es algo que yo como pseudo intelectual puedo permitirme, que tu puedes permitirte, pero que por razones de respeto y prestigio jamás deberían permitirse políticos como Garrido y Blanco. También es cierto que el CGPJ es una jaula de grillos que debería abstenerse de decir según que cosas. Sin embargo, creo qeu acusar a un juez de no ser políticamente neutro, algo que formalmente se reconoce siempre, es algo que es casi tan grave como llamarle prevaricador... Creo que en este caso, hernando, ese impresentable, tenía algo de razón en opinar sobre ese par de cuestiones, que le afectan directamente al poder del que el es portavoz.

Egocrata dijo...

Por esa regla de tres, criticar al jefe del ejecutivo, al presidente del gobierno, es algo muy grave. Acusarlo de querer romper España y de rendirse a ETA es irresponsable, etc...

En una democracia, no hay NADIE libre de críticas. El presidente del CGPJ no es nadie para librarse de ello.

Citoyen dijo...

Yo opino distinto.

El ejecutivo tiene una naturaleza jurídica totalmente distinta. El ejecutiva no representa a españa como lo hace el parlamento ni tampoco es el encargado de garantizar la libertades y derechos individuales, como ocurre con el poder judicial.

El poder judicial tiene además el hecho de su independencia política, está al margen de toda confrontación política, de toda inmixción dentro de la lucha partidaria: por eso tiene un derecho de sindicación restringido y una prohición de militar en partidos. Su única sumisión es la ley y el derecho y fuera de eso su independencia es una cuestión asegurada por el constituyente.

Por eso, que alguien que ostenta verdadero poder como los dos señores citados, deberían abstenerse de en modo alguno intentar influir o atacar, tanto a la institución qeu representa, como la persona que es por el hecho de ser juez: criticar a un juez es en sí mismo intentar influir en su independencia y en misión de proporcionar una tutela judicial efectiva a los ciudadanos y personas jurídicas.

Es cierto que cuando un juez entra en plítica entonces acepta las consecuencias de esa cuestión, pero en cualquier caso, las críticas que se lancen contra él serán también contra el poder judicial en su conjunto. El CGPJ tiene la función de opinar sobre ciertos proyectos de ley, pero esta opinión es puramente técnica y principalmente jurídica, sin posibilidad de toamr partido. En cualquier caso, el hecho de que hernando sea un impresentable no significa que los demás deban seguirle.

Tito el Elfo dijo...

El problema es que CGPJ no tiene como función en ninguna parte de opinar sobre proyectos de ley. Si lo hace, se está metiendo en política.

Y por lo tanto, son blanco legítimo.