viernes, noviembre 18, 2005

Encuestas, campañas y los problemas del PP

Las campañas políticas negativas acostumbran a tener siempre los mismos efectos. Cuando un político saca el ventilador y se pone a lanzar mierda hacia sus rivales, el daño que hace a su oponente es sólo marginalmente superior al que se hace a él mismo. La encuesta del CIS de ayer es un ejemplo de libro de estos problemas para el PP.

Sí, el PSOE baja tres puntos respecto a las pasadas elecciones (que tampoco es gran cosa, todo hay que decirlo), pero el problema para Rajoy es que ese voto no pasa al PP. Los populares se quedan estancados de manera un tanto patética en el mismo resultado desde el 11-M, mientras que la valoración de su líder empieza a parecerse un poco demasiado a la de Llamazares (4,11 contra 3,8). De manera aún más significativa (y es un dato que se ha señalado poco) no confían en Rajoy el 70% de los encuestados, una cifra que no hace nada bien a un aspirante a presidente del gobierno.

Si el PP pretendía desgastar al gobierno, felicidades, lo han conseguido. Si pretendían acercar a Rajoy a la Moncloa... bueno, pues no tanto. Las campañas negativas son peligrosas para el que las usa. Sí, tu rival queda hecho un asco, pero un se gana una imagen de antipatía que a largo plazo puede ser muy peligrosa. Si la munición que se usa es de calibre grueso, y se está atacando respecto a temas realmente centrales para los votantes, el daño inflingido puede ser mayor que esa antipatía. En temas que interesan poco (y el nacionalismo es sólo un problema para el 3,3% de los españoles) las cosas pueden acabar por salir mal.

El PP ha apostado por tirar con bala contra todo, y a saco contra el estatuto. Se apruebe o no, a dos años de las elecciones este bombardeo sólo consigue pasar la imagen de Rajoy de ser un gallego bonachón a hombre antipático con barba, en un tema que el 99% de los españoles no van a notar el más mínimo cambio en sus vidas en caso que se apruebe. Esta cercanía en las encuestas es coyuntural, fruto de un histerismo negativista del PP. A largo plazo, es probable que los motivos de los ataques pasen, pero la imagen de antipatía se quede enquistada.

Sospecho que Rajoy esto lo sabe, pero que tiene las manos atadas. Si no satisface a los sectores más montañeses del PP y sus corifeos mediaticos, su posición en el partido es muy vulnerable. El líder del PP no se puede permitir una rebelión o un conflicto interno con el ala más intransigente del partido, y más en una situación en que su base de apoyo es incierta.

¿Suena todo esto demasiado pro-PSOE? Quizás sí. Aun así, hay una larga experiencia y análisis en los efectos de las campañas negativas en el apoyo de los políticos, y su capacidad para bajar la popularidad tanto de unos como otros a corto plazo, y no favorecer el atacante a largo. No creo que el histerismo del PP le lleve demasiado lejos.

7 comentarios:

Gulliver dijo...

A lo mejor no está tan "disgustado" Rajoy con los resultados. De la luna de miel de Zapatero con los votantes en los primeros meses, ha pasado a un empate técnico en intención de voto, y todavía está el Estatut en el candelero, así que puede aprovecharlo para erosionar más al gobierno.

Me temo que Zapatero no se puede permitir el lujo de meter la pata o se hundirá.

Lüzbel dijo...

Hola Egocrata:

Efectivamente no se da el fenómeno que suele darse cuando un partido en el poder pierde fuelle, que consiste en que la parte menos fiel de los votantes se pasen al lado contrario ya que les parece mejor alternativa al poder actual.

O, más en concreto para el caso español, pasar a votar al partido de la oposición para echar del poder al que ya te toca las narices, sea o no bueno el candidato de la oposición.

Yo creo que la estrategia del PP, que a muchos de izquierdas nos parezca una locura y un echarse al monte descontrolado, no es tal.

Me explico.

Creo que de lo que tratan no es de ganar de votos pataleando de modo envenenado contra todo, que es lo que creemos todos y contemplamos con sopor.

Así no ganan ni un solo voto nuevo.

Creo que de lo que tratan es de afianzar la base de gente que les vota hagan las barbaridades que hagan y de desanimar al grueso de votantes que votó al PSOE en las ultimas elecciones con el único objetivo de echar al PP.

Creo que es eso. Crear la imagen de que todo es una mierda, que todo esta corrupto, que dan el dinero a los catalanes (bueno, que les demos la mitad del presupuesto de un ministerio a reconstruir Irak vale, pero...¡a los catalanes!), que quieren destruir todo... quieren que los votantes que les echaron del poder, que normalmente no votarían, se desilusionen (es un decir) y no voten al PSOE, porque ellos saben que la inmensa mayoría de sus votantes les votará.

Hagan lo que hagan.

pedro dijo...

Yo creo que Rajoy lo está haciendo rematadamente mal. Con esta oposición tan cavernícula, va a sonseguir que su imagen se deteriore, más de lo que está, como demuestran las encuestas.

Si en estos momentos tan difíciles de la legislatura, el PSOE saca ventaja al PP, a partir de ahora, que todo va a ser más llevadero, tras el vendaval del Estatuto, Zapatero repite en la Moncloa sin despeinarse, y con la oposición hecha unos zorros, por su mal planteamiento.

La derecha está nerviosa, y se nota. Se les ve muy agresivos.No hay que preocuparse, a esperar que pase el temporal, y llegar de nuevo a la Moncloa, para Zapatero, va a ser coser y cantar.

Anónimo dijo...

El PP subió 1,3 puntos por su cuenta...todo eso en una encuesta cocinada desde la Moncloa...pues ya es bastante.

Enrique Castro dijo...

Buen caldo para un mejor cocinero...

Wallenstein77 dijo...

Hola a todos:
Como no me creia las encuestas del Cis durante los Gobiernos de Aznar, donde el PSOE siempre llevaba las de perder, tampoco me creo esta, donde el PP evoluciona un poquito y el PSOE esta mas desgastado, incluso el presidente que ni aprueba siquiera. Si esto lo dice el CIS, fuente poco fiable al trabajar para el gobierno de turno, sospecho que la realidad es mucho peor para el PSOE y mucho mejor para el PP. Me enseñaron en la carrera que todo documento oficial miente y que debe mostrarnos su inocencia y por desgracia, el CIS es una herramienta mas del poder, sea quien sea quien lo detente.

Saludos a todos.

Egocrata dijo...

Conozco a la gente que ha hecho las encuestas del CIS. Te digo yo que con este gobierno no son cocinadas.