martes, noviembre 15, 2005

"Descomposiciones"

Ignacio Villa lleva predicando lo de un gobierno débil y en descomposición desde el 15 de marzo del 2003. De momento, este gobierno ha perdido tantas votaciones importantes como su antecesor (ninguna), ha acelerado el crecimiento económico, tiene superávit presupuestario, y sigue ahí, tan tranquilo. Si por manifestaciones e insultar fuera, creo que su antecesor le superaba también.

Vale que no le guste, ningún problema. Pero con el carro de medidas legislativas que están pasando (supongo que es contra lo que el PP protesta, ¿no?) lo de inoperante y débil es una soberana tontería. Un gobierno que pasa leyes. Vamos, que gobierna.

Anda que no les escuece a algunos lo de no poder ganar elecciones.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Y además con leyes y medidas de gran calado político:
- retitada tropas de Irak
- regularización de inmigrantes
- aprobación matrimonio homosexual
- ley contra la violencia de género.
Entiendo que los del pp estén cabreados, pero es un gobierno que legisla... y mucho!

Augie March dijo...

Yo creo que sí es un gobierno débil y va a tener muchos problemas para acabar la legislatura. Que la economía siga bien, que se acelere el crecimiento económico, apenas va a generar nuevo voto. La transformación del 96 fue cualitativa, y los votantes enseguida tuvieron esa percepción. Lo de ahora es distinto, y la ilusión talantil se ha disuelto.

El PP está haciendo la política más triste que le recuerdo, pero le da votos. Rajoy no tiene que gustarse en el congreso porque los católicos le van a votar. Los liberales no tienen más remedio. Zapatero ha regalado el centro. El PP parte de 10 millones de votos. El suicidio del viraje a la izquierda era cuestión de tiempo: antes había que ganar el espectro moderado, algo que nuestro presidente parece despreciar altivamente.

La deriva socialista a la izquierda ha provocado que el voto post-terrorista vuelva al PP. Una gran parte del voto joven se ha desengañado por cuestiones peregrinas como el Estatut y la próxima
vez no irá a votar. Alguien pensó que si la economía iba bien se podía permitir lo que fuera, que manteniendo políticas de resultados demostrados se podía ganar la calle con demagogia.

El tándem Caixa-PSC es el ejemplo que mejor lo ilustra. Se ha prostituído Industria. A la espera de lo que pase con la OPA vemos que un gobierno socialista está actuando de la manera menos socialista que se recuerda en el sector energético. Prueba de ello es el panorama actual, y que lo que no se hizo con Iberdrola se va a hacer con Endesa. ¿Alquien cree que al PSOE no le impusieron a Montilla? ¿Alguien cree que el PSOE está tranquilo con Industria?

Hasta un reloj parado da la hora correcta dos veces al día. Nunca pensé con menos de un año de legislatura la situación fuera como anunciaba Villa. Ahora hay que darle la razón. Es el momento más débil del Gobierno Zapatero. Y cuidado, no nos confundamos. Que nadie confunda la actuación de Caixa-PSC con intervencionismo. Nada más alejado de la realidad.

Yo apuesto por un conato de cambio de aliados: CiU por ERC. Es lo que le gustaría a los ideólogos del PSOE. No le gustaría al PSC. Los de CiU están en misa esperando a que el tripartito se hunda sólo. Ahora veremos el poder que tiene el PSOE sobre el PSC (nulo).

[Que alguien me explique cómo ha podido subir el PP en intención de voto en Cataluña]

Egocrata dijo...

Ha subido porque partía del peor resultado de su historia. No lo tenían difícil.

Yo no veo que el PSOE haya renunciado al centro, al contrario. El centro no es el votante católico españolazo. La mayoría de votantes no van a misa ni les importa (a la vista está que sólo el 33% de ellos ponen lo de apoyo a la iglesia en el IRPF) y les refanflinfa lo del estatuto.

El PP se ha fijado en su base, no el PSOE.

Lasombra dijo...

Y como se suele decir en el mus, esto no es como empieza sino como termina. Como la negociación del estatuto termine bien, y el texto aprobado guste a los nacionalistas y el TC no lo eche para atrás, volverán a recuperar esos votos 'perdidos' y alguno más.

Lo mismo pasará si la economía sigue a buen ritmo. El hecho de que la derecha se dedique a criticar el déficit por cuenta corriente, cuando hace dos años sólo los economistas sabían lo que era eso, es significativo.

Por no hablar de lo que pasaría si ETA deja las armas, algo que no es descabellado, ya que están en el peor momento de su historia y tienen la oportunidad de una salida con una pizca de honra. Si lo joden ahora, no volverán a tener una oportunidad así...

Son muchas cosas, y creer que manifestarse junto a los obispos desgasta al gobierno es un tremendo error. Ese tipo de cosas sólo consolidan su base de derecha católica (que probablemente nunca les dejará de votar)