lunes, noviembre 28, 2005

Irak, o la situación imposible

Durante las últimas semanas el debate sobre la guerra de Irak ha sido uno de los temas dominantes de la actualidad política americana. En contra de lo que venía siendo habitual, la mayoría de opiniones han sido poco maniqueas y si cargadas de un denso realismo. La conclusión de muchos observadores (diría que una mayoría), tanto a izquierda como derecha, es clara: Estados Unidos se ha metido en una situación imposible.

Obviaré por el momento el debate sobre las razones para ir a la guerra, y si la Casa Blanca mintió, confundió u ocultó información antes de la invasión. En mi opinión me parece ya obvio que Bush y su tropa seleccionaron toda la información terrorífica que pudieron, por dudosa que fuera la fuente, y vendieron la invasión bajo falsas premisas. Recurrir a retóricas de "el mundo está mejor sin Saddam" no invalida el casus belli nunca fue el que se defendió. Aún siendo la causa de la guerra justa (y eso es darle el beneficio de la duda) mentir para justificarlo es intolerable.

El problema que se enfrenta ahora Estados Unidos es el reconocimiento que quizás cuando todo esto acabe, resultará que el mundo estaría mejor con Saddam. Ahora mismo hay sólo una cosa que mantiene a Irak a salvo de una guerra civil, las fuerzas de ocupación americanas. En cuanto se vayan, el país tiene todos los números para saltar por los aires, y acabar en una dictadura de la facción que gane, probablemente haciendo muy buenas migas con Irán.

El problema es que quedarse es cada vez más peligroso y difícil. Los políticos iraquíes repiten una y otra vez estos días que ya va siendo hora que Estados Unidos se vaya. Su mera presencia en el país es un foco de descontento y un fantástico instrumento de propaganda para los integristas, aparte de una constante sangría de recursos, vidas y soldados americanos que podrían estar siendo empleados en otro parte. Ya han sido bastantes los militares que han reconocido (y algunas voces de políticos, como John McCain) que el número de tropas actuales no es suficiente para derrotar a la insurgencia; el problema es que enviar más probablemente sería igual de contraproducente.

Parece claro que la guerra se preparó bien, pero la ocupación (al menos desde el lado americano) no, y con un ejercito de bolsillo, por muy moderno que sea, uno no puede controlar un país entero. Sí, se puede atacar Fallujah, Ramadi o la ciudad de locos de turno, pero no hay suficientes tropas para quedarse después y mantener el orden en todas partes. Recurrir al ejercito iraquí, una fuerza que cada vez se parece en composición y métodos al viejo ejercito de Saddam, puede que parezca una buena idea, pero su efectividad, aún ahora, ha sido patéticamente baja.

El problema es que irse de Irak, ahora mismo, sería una estupidez. Bush tiene razón cuando dice que abandonar el país ahora sería darle alas al terrorismo, la ironía, claro está, es que el terrorismo versión Al Quaeda en Irak nunca fue un problema hasta que los americanos llegaron. Es triste, pero Estados Unidos debe quedarse en Oriente Medio no porque su presencia sea una ayuda, sino porque su ausencia sería mucho peor.

Al paso que vamos, me temo que lo que veremos en Irak será un régimen semiautoritario cercano a los Estados Unidos de aquí cuatro o cinco años, manteniendo el país unido y estable a base de mano dura. La democracia, me temo, no tiene dónde echar raices en Irak, mal que nos pese.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Y por si la guerra de Yugoslavia no hubiese mostrado nada, ahora piensan reducir el número de soldados en tierra y sustituirlos por fuerza aérea.

Ya no es solo que sean 4 joes controlando el desierto, sino que ahora piensan hacerlo desde avión. Las órdenes de bombardeo (misiones COIN de apoyo cercano) tendrán que darlas los iraquies con los problemas de mando y confianza que eso conlleva y los "errores" que pueden producirse.

http://www.newyorker.com/fact/content/articles/051205fa_fact
Draco

Citoyen dijo...

SEgún leía el post estaba pensando el comentario que pondría y finalmente lo leí cuando leí el último parrafo...

Me gusta extrapolar los sucesos. Hay que preguntarse si la democracia al estilo moderno es el mejor sistema, no solo para Irak, sino para todos los países de cultura o tradición árabe con el nivel de desarrollo de esos países... La solucion jaksoniana de aplastarlos bajo la bota si no se adaptan tampoco parece muy interesante... Así que ¿que podemos hacer para remediar el hecho de que los países sin tradición cristiana van a entrar en contacto con los nuestros sin remedio y ese desnivel cultural e ideológico no desestabilice la totalidad? Porque la otra opción que es la de blindar las fronteras y no dejarlespasar parece que en francia ya han descubierto que no es posible... En melilla tampoco...

Invito a la reflexión...

Aunque no comparto vuestra teorización post-marxista de la ciencia política (tengo por ahí un post con isidoro sobre el tema), creo qeu efectivamente es necesario encontrar una base sobre la que asentar el sistema democrático. Pero en mi opinión, esa base no debe ser solo económica, sino también de tipo cultural y religioso que puede condicionar decisivamente el sistema a adoptar...

En fin creo que divago, pero aún así me gustaría que alguien me diera su opinión sobre como enfocar el asunto o, sobre que medidas concretas se podrían adoptar...

jclavijo dijo...

Dices que si los marines se van, la guerra civil será un hecho. ¿y no lo es acaso? ¿cuáles son, hoy por hoy, los objetivos de las bombas?

Dices que se harán buenas migas con Irán si EEUU repliega velas. Pero, ¡si la participación de Irán en el conflicto es ya más que evidente!, sobre todo con la participación de los servicios secretos y la diovisión existente entre partidos chiíes en Irak... desde Al Sistani a Al Sadr, pasando por el enfrentamiento no escondido entre el Consejo Supremo de la Revolución Islámica y el partido Dawa del propio Jafari...

En cuanto al "ideal democrático", si este era el objetivo de la guerra, entonces cuando hay una constitución, un gobierno, un ejército irakí (más bien una guerrillla como otra cualquiera), se han celebrado elecciones, a las que hay que sumar las legislativas de diciembre, ¿qué leches pintan soldados estadounidenses en la zona? Si tras las parlamentarias, los marines continúan allí, entonces su papel de invasores quedará muy clarito porque su presencia no estaría justificada ni por activa ni por pasiva.

Por otra parte, y paradójicamente, no quiero ni pensar en una "migración" de la insurgencia. Quizá esto lo contemplen EEUU, GB o Italia para mantener sus tropas. Es proibable que si "el infiel" se va de Bagdad, los objetivos yihadistas empiecen a fijarse en serio en Riad, Doha o Ammán. Probablemente, esta externalidad preocupe y mucho a los panificadores de la ocupación.