viernes, marzo 03, 2006

De leyes e igualdad

Tras muchos años de igualdad jurídica sin resultados concretos, el gobierno ha decidido que es hora de dar un empujón legislativo a la igualdad de la mujer. Hoy el gobierno ha aprobado un proyecto de ley dirigido a evitar la discriminación laboral y aumentar el papel del sexo femenino en todas partes, a ver si de este modo se arreglan un poco las cosas.

Como de costumbre, la patronal se ha quejado de la reforma, diciendo que su carácter sancionador y diciendo que no les han hecho caso. Lo cierto es que la ley no es perfecta, pero el problema de la reforma no son las sanciones si no otra cosa. Veamos.

Empezaré con una obviedad políticamente incorrecta: para un empresario, contratar una mujer joven es más caro. No es que las mujeres sean menos productivas por hora que los hombres (en profesiones que no exigen esfuerzo físico no lo son), si no que tienen un riesgo más alto de absentismo o dejar el trabajo. En otras palabras, pueden quedarse embarazadas, y por convenciones sociales, son más propensas a dejar el trabajo para cuidar de los hijos. A igualdad de salarios, un empresario que mira sus beneficios (es decir, todos) preferirá un hombre a una mujer para el mismo contrato indefinido, sencillamente porque así se ahorra buscar suplentes para una baja por maternidad, o un nuevo trabajador si la mujer lo deja.

Para que exista una oportunidad de igualdad real, lo que es necesario no es tanto sancionar, si no asegurarse que estos posibles costes en que puede incurrir una empresa sean los menores posibles. Una manera sería reduciendo la probabilidad que una mujer deje el trabajo para cuidar de los hijos, por ejemplo, ya sea mediante ayudas familiares sólidas o guarderías gratuitas. Otra manera es subvencionando al empresario las ausencias laborales por embarazo con más entusiasmo.

Lo que no es buena idea es obligar por decreto que las mujeres tengan ascensos a consejos de administración o listas electorales, me temo. El problema no es que el sexo femenino sufre rencor y odio y se le niegan los ascensos. Si una mujer decide renunciar a la familia y los hijos, es muy probable que su carrera sea igual a la de un varón. Lo que provoca la desigualdad es la imposibilidad de combinar trabajo y familia sin tener que pagar un precio en salario. Sólo reduciendo los costes a todo el mundo la igualdad es factible, no mediante sanciones. El gobierno ya ha presentado reformas en este sentido, pero no estaría de más que se esforzara más en ello.

Por cierto, las sociedades que tienen una mayor igualdad entre sexos en Europa (si, Suecia) han acabado "resolviendo" el problema de forma un tanto curiosa. El único empleador que se puede permitir igualdad real sin discriminar en salario es el estado, ya que no está compitiendo en costes. El mayor empleador de mujeres ha acabado siendo el sector público.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

"Tras muchos años de igualdad jurídica sin resultados concretos"

Mis mas sinceras felicidades por esta frase: acabas de ganar el premio Alberto Garzón al izquierdismo alucinado.

Sin resultados concretos...

Por lo demás, te doy la razón en casi todo, salvo que precisamente esta ley es sobre cuotas, no sobre incentivos.

Lo de Suecia es condenar a la sociedad a un Estado de más del 40%, y eso ya esta desplomándose incluso allí.

Por que no hablas del modelo USA? No es tan igualitario, pero desde luego America no es una sociedad machista, y tiene una tasa de fartilidad de 2.1 (mujeres blancas:1.9)

Kantor

Egocrata dijo...

¿Has visto las diferencias salariales? Yo no veo la igualdad entre hombres y mujeres por ningún lado.

La ley es, efectivamente, más sobre cuotas que sobre incentivos. Por desgracia.

Sobre Suecia, ¿has mirado sus indicadores económicos últimamente? Porque siguen igual de ricos, prósperos que siempre. Y crecen a buen ritmo. El modelo social no me parece perfecto, pero no está desplomándose.

El modelo americano es igualitario... según cómo lo mires. La gente de clase media y alta puede compatibilizar la vida laboral y familiar en parte porque al ser el salario mínimo tan patéticamente bajo, los servicios sociales privados son relativamente baratos. El sacrificado, claro está, es la gente con trabajos poco renumerados, que ni pueden compatibilizar ni historias. Y los que trabajan em guarderías y similares, igual.

No es un sistema demasiado igualitario; o al menos la igualdad entre géneros sólo es cosa de gente con recursos.

Berlin Smith dijo...

Lo de las diferencias salariales es el truco del almendruco: una falacia estadística. En Malaprensa tienes una explicación hoy mismo de un problema habitual de la información (propaganda en este caso? Ya es casualidad semejante portada de El País en plena campaña para que las mujeres sean soldados: por cierto, empleos públicos en la línea de tu post).

Reto a quien quiera a que me encuentre un sólo convenio colectivo que establezca salarios diferentes para hombres y mujeres. Sí podemos encontrar casos de machismo, pero es cultural, y tiene que ver con no seleccionar (o, precisamente, seleccionar) mujeres según los oficios o categorías laborales. ¿Y eso cómo se arregla sin cargarse un principio esencial de una sociedad que se espera democrática como es la libertad de contratación? ¿Puede decirme el estado que contrate una mujer para un puesto?

Yo, alternativamente, pienso que la igualdad proviene del acceso a la educación y al control de natalidad para que los hombres y mujeres tomen las decisiones que les dé la gana: si el permiso de materniadad/paternidad se puede elegir indistintamente por cada una de las partes y, después, va la gente y sigue prefiriendo que lo hagan las mujeres ¿lo impondremos por decreto? El que sea a la inversa.

Que la solución a la igualdad venga por el empleo público es otra torpe solución: los funcionarios serán mayoritariamente mujeres. Por cierto, algo que ya está ocurriendo en España y que, efectivamente, tiene que ver con los costes. Normalmente una mujer piensa en sus hijos y en la familia más que los hombres (machismo cultural aparte: ellas son las protagonistas del parto) por lo que eligen oficios y profesiones que permiten:

- tener menos riesgo de pérdida de ingresos. Es decir, menos riesgo para el futuro de los hijos. El Estado no despide. Alguien debería decir por qué existe eso de la "plaza en propiedad", pero es otro debate.

- más tiempo y horarios más fijos para encontrar el tiempo para el cuidado de los hijos.

Pero hay otra: preparar una oposición se concilia muy bien con el embarazo y la lactancia. Tiempo personal y tiempo en el hogar.

Es decir: las mujeres están eligiendo en libertad ser madres más o menos convencionales (¿no nos gusta? ¿no es moderno? qué le vamos a hacer!) y, racionalmente, eligen las opciones que optimizan la función: mínimos costes, máximos ingresos. Si entre los costes incluyes el riesgo y en los ingresos consideras que el tiempo es un ingreso no medido en dinero pero ingreso, las mujeres eligen masivamente el empleo público. ¿Explica eso por qué en España hay muchas, muchas, muchas más juezas que jueces? ¿Se van a establecer cuotas de hombres en la judicatura para compensar?

tusitala dijo...

Yo siempre he creido que tratar de imponer la igualdad con una ley es una manera un tanto burda de conseguir cambios: primero, obligas a las empresas, el estado y los partidos politicos a poner mas mujeres simplemente para tratar de cubrir la cuota y no por meritos propios (gran avance para la mujer), segundo, no garantizas un cambio en la mentalidad de la sociedad sobre las mujeres, porque las medidas impositivas nunca lo logran, sino cambios en el imaginario social que son mas lentos.

Resultado: presiones a las empresas, que se van a sentir aun mas jodidas de tener que contratar a una mujer... Gran avance para la igualdad de genero.

Sobre lo de los permisos de maternidad y el problema salarial, creo que es mas complejo. No importa que una mujer renuncie a la maternidad. Simplemente ser mujer ya la hace sospechosa de quererlo algun dia. Y esa sospecha ya provoca rechazo en algunas personas (tanto hombres como mujeres, y mas las mujeres, curiosamente) a la hora de contratar o aumentar sueldos.

Ofrecer mejores guarderias tampoco es el caso. Al menos no sirve para Peru (tal vez para España si pueda ser una via, pero tampoco me queda claro...) En el caso de Peru, el imaginario colectivo insiste en que no hay nada como el hogar (como en El Mago de Hoz) y que un hijo se tiene que criar con su familia. Segundo, durante los seis primeros meses de vida debe exclusivamente (remarquese exclusivamente) alimentarse de leche materna. Lo que hace que los centros de trabajo mas avanzados en igualdad de genero acojan a los bebes de las trabajadoras, que cada dos horas se los tienen que colgar del pecho. Me viene a la mente una parlamentaria en Suecia que fue con su bebe a las sesiones del Parlamento, dandole de lactar a sus horas en plena reunion. Si creo que eso es igualdad. Pero: ¿Algun empresario/a en contra de la igualdad de genero va a soportar eso? De ninguna manera, me parece.

Creo que la igualdad requiere mas educacion y menos medidas impositivas...

tusitala dijo...

"pienso que la igualdad proviene del acceso a la educación y al control de natalidad"... Buena esa, Berlin Smith, si quieres igualdad, deja de tener hijos (si ya estan en un miserable 1.3 hijos por mujer en España, solo mas bajo en China por problemas de sobrepoblacion, el control de natalidad que propones es ya el acabose para un mayor aun envejecimiento de la poblacion, y ademas un recorte de las libertades para tener hijos: si quieres trabajar, no tengas hijos)

¿Que va a ser lo proximo? ¿Certificado de haberte hecho ligadura de trompas antes de que te contraten? ¿Compromiso dentro del contrato de trabajo de que no vas a adoptar ni a dejar el trabajo por baja de maternidad?

"Normalmente una mujer piensa en sus hijos y en la familia más que los hombres" Tu, tan amante de las estadisticas, ¿donde tienes una estadistica fiable, claro, fiable, de que eso es cierto? Me parece un prejuicio de proporciones mayusculas. Como si los hombres no se preocuparan por su familia, vamos...

Por otro lado, ¿No has pensado que si las mujeres tienen que adaptarse a roles tradicionales es porque no tienen facilidades en esta coyuntura social?

Lo del empleo publico, tambien, prejuicio con ganas: en España el empleo publico lo quieren todos, no solo las mujeres. Maximo beneficio, minimo esfuerzo y seguridad de que no te van a despedir el mes que viene... Eso tiene mas que ver con la precariedad laboral que con cuestiones de genero. Pero: ¿La precariedad laboral no afecta en mayor medida a las mujeres?

Yo creo que si. Tu, sigue en tus trece.

Egocrata dijo...

Berlín Smith:

Cierto, la diferencia salarial es una falacia estadística. Me parece que quedaba claro en el redactado del post, pero veo que no :-).

No es que una mujer en el mismo puesto "cobre menos", es que por varios motivos (reticencia a contratarlas para según que puestos, menos tiempo trabajado debido a embarazos, mayor probabilidad de dejar el empleo) es más probable que la mujer deje de competir exclusivamente en su carrera profesional.

Estoy de acuerdo contigo, no hay solución fácil. Lo del empleo público es torpe, pero parece que es lo menos malo. Sacrificas la posibilidad de una carrera bien renumerada por seguridad y prestaciones sociales sólidas. Es lo que hay, y parece que es lo que acaban escogiendo las mujeres.

Tanto criticar, coño. Si estoy diciendo casi lo mismo con otro lenguaje :-).

Anónimo dijo...

"¿Has visto las diferencias salariales? Yo no veo la igualdad entre hombres y mujeres por ningún lado."

Comparando con que???????? La igualdad jurídica nos ha llevado desde la situación de España hace 30 años, hasta la situación actual.

Basta para USA, por ejemplo.

Ese argumento de que los servicios son muy baratos porque no hay salario mínimo, me parece ultra-espúrio. ¿Desde cuando el salario mínimo genera algo más que paro? Cuanta gente lo gana en Europa?

". La gente de clase media y alta puede compatibilizar la vida laboral y familiar "

Cuanta gente es clase media y alta? Un 80%? Y del resto, la mayoría inmigrantes que estan cerca de unirse al carro...

Kantor

Egocrata dijo...

Lo que en Estados Unidos todo es clase media es un mito. La desigualdad de renta es altísima. El problema se acentua cuando la sanidad es privada y no hay servicios públicos dignos en ningún lado; aquí con $20.000 al año se vive MUY justo.

Sobre los servicios públicos, una empleada de servicio domestico o guardería puede estar cobrando $5,15 la hora. Esto es $824 al mes, sin sanidad, transporte público o ninguna clase de ayuda. En España no puedes vivir con eso, en EUA ni de broma.

Berlin Smith dijo...

¿Criticaba? Simplemente me asombraba que mentes brillantes como la del titular de la casa le dieran pábulo no sólo a un planteamiento de análisis estadístico infumable, sino a una operación de propaganda de tomo y lomo: que El País saque ese titular justo después del nuevo operativo de Bono (ponga una generala en su mesa) y los lanzamientos de los distintos proyectos legislativos de discriminación positiva (que se diga positiva, no evita que sea discriminación y sustitución del mérito por otras cosas), no puede ser inocente.

Si te fijas en tus comentarios ("Has visto las diferencias salariales? Yo no veo la igualdad entre hombres y mujeres por ningún lado") se le daba carta de naturaleza. Pero lo entiendo :-)

Al releer encuentro incluso más justificaciones a la barbaridad que es decirle a la población lo que se le ha dicho: dices, es verdad, que contratar mujeres es más costoso. El mercado no miente: hay más paro femenino que masculino. Si lo que dice El País fuera cierto, el empresariado se tiraría como lobos a por los costes más bajos y el paro femenino sería menor. Los costes son también más altos si (no parece el caso de las nuevas generaciones) las mujeres por decisión personal o por presión cultural, dejan de formarse: menor cualificación, menor productividad.

Y ahora aclaro lo que no se me ha entendido a mí.

La educación y el control de natalidad aumentan las posibilidades de igualdad salarial entendido como que las mujeres accedan a puestos mejor remunerados. La educación es evidente: cuántos más años de estudios más retribución media (si esto no es cierto, ruego me saquen del error). El control de natalidad permite a las mujeres decidir cuándo y cuántos hijos tienen: eso permite formarse mejor y tener más tiempo para desarrollar una carrera profesional planificada, lo que se traduce en más dinero.

Al final, las mujeres tienen más tendencia a dejar de trabajar en los años de crecimiento de los hijos y regresan al mercado de trabajo habiendo perdido años en la adqusición de experiencia. Por ello prefieren o acceden a trabajos que complementan el ingreso del hogar con menos expectativa de crecimiento en el tiempo: recepciones, cajas de supermercado... El proceso inverso es también cierto: una mujer suele desear tener hijos y tiene un ciclo biológico para ello. Si ralentiza en sus años de desarrollo de carrera más importantes es normal que reduzca la carrera de sueldos.

Además, otra cosa que los economistas saben: la mujer ante la maternidad modifica su preferencia entre renta y ocio (o, en vez de ocio, a la producción de otro tipo de bienes que no mide el mercado y que están basados en su satisfacción como madre).

Conclusión: el mercado como tal no discrimina. Discriminan de modo previo las decisiones que toman las familias sobre la educación de sus hijas. "Discriminan" las decisiones que las mujeres en conjunto con sus esposos toman sobre la planificación de los ingresos futuros y el número de hijos. Es ahí donde se supone que ayudan las medidas de conciliación de trabajo y familia y la equiparación de los permisos de maternidad y paternidad: lo paradójico es que los hombres siguen sin cogerlo masivamente. ¿Ustedes creen que es por machismo? Yo m´s bien creo que las familias adoptan la decisión más rentable, no son tontas. Digo más rentable porque puede que se renuncie a salario variable por el tiempo de baja. Digo más rentable porque por las razones que sean es más renatable el tiempo que pasa la madre con el hijo en tiempos de lactancia y de postlactancia (oigan, no soy del Opus, me parece una obviedad). Es decir, que jurídicamente se pueda elegir quién disfruta de ese permiso es correcto. Esperar que la gente lo haga como le gustaría a las feministas es otra cosa.

Sólo una última nota. ¿De verdad todos queremos un empleo público? Pregunta científica: entonces ¿por qué hay más mujeres juezas que hombres? Piense, querido amigo, que hablamos de tasas de empleo masculino virtualmente de pleno empleo en casi toda España. Piense en términos de costes y rentas a percibir y seguro que no nos confundimos mucho en la toma de decisiones de la gente. Pero, por favor, no confundamos deseos con decisiones: todos queremos el trabajo de un cura, las vacaciones de maestro y el sueldo de un ministro.

¿Precariedad laboral? Yo sólo le digo que mi compañía ha tenido que organizar la importanción (perdón por la palabra) de 500 ciudadanos del Perú porque los parados españoles han rechazado nuestras ofertas laborales. ¿Cuánto hay de renuncia al esfuerzo personal en eso que se llama precariedad laboral? Yo, cuando no me gusta mi trabajo me busco otro. Y le juro que me ha ido bien. Y que he invertido (tiempo sobre todo, más que el dinero) en formarme más para conseguir otros trabajos. Y me ha ido bien.

Pd: lo de la desigualdad de rentas como gran tabú lo dejo para otro día.

Kantor dijo...

"La desigualdad de renta es altísima."

¿Cuanta gente no es clase media?

Egocrata dijo...

Depende como lo midas, pero lo que esta claro es que no esta en un buen momento:

http://www.pkarchive.org/economy/ForRicher.html


(lee las fuentes; los datos son objetivos)

Egocrata dijo...

Oh, y excelente post, Berlin. Gracias.

Berlin Smith dijo...

Agradecido. Seguro que consultando las fuentes de datos encontramos más paradojas.