lunes, marzo 27, 2006

Pasando el cepillo: ERC y la financiación

El escándalo contra el malvado partido diábolico preferido de la derecha de la semana va de financiación. Por una vez, esta no se refiere a la Generalitat y balanzas fiscales, sino al propio partido, que parece haberle cogido un cariño al poder bastante serio. Hablo, claro está, de las acusaciones lanzadas contra ERC de estar exigiendo una parte del sueldo a todo o parte del personal no-funcionario de sus departamentos en la Generalitat.

La distinción entre que sea a todos o una parte es relevante. Si como dicen los republicanos sólo piden un porcentaje del sueldo a los trabajadores que están en la Generalitat designados por el partido, es decir, políticos ejerciendo como tal en la administración (asesores, directores generales, etcétera) el escándalo de hecho no existe. Como bien señala Daniel Sirera, que como cargo político del PP debe pasar por caja en su partido, es una práctica habitual, reconocida y ciertamente aceptable. Los políticos son militantes que viven de su trabajo para el partido; es legal y comprensible que estos esperen una contribución.

El problema es cuando empezamos a hablar de no militantes. No todos los cargos de libre designación (209 en seis consejerías; un número en ningún caso inusual) tiene el carnet del partido. Si son cargos de confianza se entiende, sin embargo, que sí son simpatizantes; que el partido les recuerde que forman parte de su proyecto no está fuera de la normalidad. Hay ministros sin carnet de partido en casi todos los gobiernos, y es habitual que paguen parte de su sueldo de igual modo. Un jefe de prensa o de gabinete no tiene porque ser diferente.

Lo que si no es de recibo es que empleados en régimen laboral o interinos que están en la Generalitat sin haber sido nombrados por políticos reciban peticiones de dinero. El problema, claro esta, es que esto parece no haber sucedido; aunque el tono histérico de algunos parece que tratar de ocultar este detalle. En el caso que gente que no hubiera sido nombrada por ERC hubiera recibido petición de dinero so pena de perder el empleo, el escándalo si estaría más que justificado. De momento, las alegaciones lanzadas contra los republicanos no deja de ser algo que todos los partidos hacen, aunque quizás de forma menos concienzuda.

Eso no quita que haya algunas actuaciones discutibles, incluso no sugiriendo cobros. Ponerse a reclutar "amigos" del partido entre el personal no funcionario de sus departamentos, por ejemplo, es algo cuestionable. Si a uno su jefe le sugiere por carta que se apunte a su club de petanca, cualquiera que sea un tanto pelota y quiera estar a buenas con el que manda al menos se lo pensará. No es demasiado razonable (aunque que yo sepa, tampoco es inusual) que un partido haga lo mismo cuando llega a un gobierno. Afiliarse es voluntario, sí, pero quien te lo pide no es un actor neutral. Si los funcionarios tienen empleo de por vida es para evitar estas "sugerencias", un partido no debe aprovecharse de las rendijas del sistema.

Un último apunte, por cierto. La retórica izquierdosa de Vendrell sobre una financiación para no depender de "los poderosos" sobra. Como señala hoy El País, el 77% de los ingresos de ERC provienen de las subvenciones públicas (por cierto, datos del 2002; ya vale con los retrasos en estas estadísticas). En mayor o menor medida, todos los partídos políticos dependen de sí mismos y de la legislación que aprueben para obtener recursos. Sí, las campañas las pagamos nosotros, nos guste o no, con dinero que se conceden ellos. Me parece que la alternativa no la veremos nunca.

6 comentarios:

Egocrata dijo...

A todo esto, y siguiendo en parte la discusión del post anterior, imaginad si en vez de partidos-bloque tuviéramos 10 ó 15 diputados cada uno a su bola. Desentrañar que pasa sí sería complicado.

Egocrata dijo...

Artur Mas habla que tiene noticias (y pruebas, supongo) que las peticiones de "aguinaldo" también han ido a laborales no designados por ERC.

Si es cierto, como decía, la cosa es grave.

tusitala dijo...

Yo creía que cuando uno pertenecía a un partido, su conciencia y su militancia le llevaban a colaborar con el partido. En el caso de la agrupación política a la que yo pertenezco (que NO es un partido) se ha puesto en el Estatuto que según la capacidad adquisitiva de cada quien... Claro, que eso es un problema a la hora de hacer caja.

De ahí a que te tengan que obligar a colaborar a punta de Memorandum (aunque seas del partido...) Y menos decirte con cuanto tienes que colaborar.

Me gusta lo que aparece en la Vanguardia: "Vendrell ha admitido que "es posible que haya habido algún error" en alguna, como por ejemplo la que recibió un director general del departamento de Educación afiliado al PSC". Vaya error!!!!

Laia dijo...

buen articulo, egocrata.
para mi hay una cosa facil de solucionar: que no existan laborales en la adm publica. porque al fin y al cabo, todos los que se quejan no han hecho oposiciones ni nada y estan cobrando sueldos importantes...
pero bueno, si estoy de acuerdo que las formas que parece que ha tenido Vendrell no son muy acceptables.

jasev dijo...

Artur Mas habla que tiene noticias (y pruebas, supongo) que las peticiones de "aguinaldo" también han ido a laborales no designados por ERC.

Eso era lo que decía la noticia original cuando salió en El País. Lo que me ha sorprendido es verte negándolo tan tajantemente.

Egocrata dijo...

Eso es lo que me pasa por leer "La Vanguardia", habitualmente mejor informada en politica catalana :-).

A ver que sale de todo esto.